Qué es la inteligencia emocional: estas son sus características y así influye en el ambiente laboral

Qué es la inteligencia emocional, para qué sirve y por qué es la habilidad más valorada en el ámbito laboral en estos días. ¿Se puede desarrollar?
Por iProfesional
06/02/2022 - 19,28hs
Qué es la inteligencia emocional: estas son sus características y así influye en el ambiente laboral

Para triunfar hoy en el mundo laboral es necesario no solo entender qué es la inteligencia emocional sino además asegurarse de contar con ella. 

Es cierto que este tipo de inteligencia es útil en muchos ámbitos de la vida. Pero no hay que perder de vista que estamos hablando de una de las habilidades más valoradas hoy sobre todo en ámbitos gerenciales.

Si una persona tiene aspiración de hacer carrera dentro de una empresa, conducir un equipo, estar en una posición con poder de toma de decisiones, no puede desconocer entonces qué es la inteligencia emocional. 

Pero si no tenés claro qué es o si la posees, no temas. Siempre se puede desarrollar esta habilidad y seguirla cultivando a lo largo de la vida. 

En el siguiente artículo te contamos qué es la inteligencia emocional, por qué es tan valorada, para qué sirve y cómo aplicarla a tu vida diaria. 

¿Qué es la inteligencia emocional?

Qué es la inteligencia emocional y qué tiene que ver con las emociones
Qué es la inteligencia emocional y qué tiene que ver con las relacioones interpersonales

La inteligencia emocional es la capacidad que tienen las personas de reconocer, entender y manejar las emociones propias.

Al mismo tiempo, se utiliza este término para definir la capacidad de reconocer, entender e influir en las emociones de otras personas. Es por eso que interviene de manera directa en las relaciones interpersonales

Se parte de la premisa de que las personas tienen distintos tipos de inteligencias y las ponen en práctica en todo momento, como postuló en 1983, el psicólogo estadounidense Howard Gardner, quien desarrolló una teoría conocida como Teoría de las inteligencias múltiples.

Pero básicamente quien tiene inteligencia emocional es quien puede reconocer las emociones propias y las de los demás y actuar en consecuencia. 

Por eso es que tantas personas se dedican a entender qué es la inteligencia emocional, porque es muy útil en distintos aspectos de la vida diaria, pero sobre todo en las relaciones laborales. Algunos expertos sugieren que puede ser más importante que el coeficiente intelectual a la hora de determinar el éxito de una persona.

El término se originó en 1985, cuando el psicólogo Wayne Payne la utilizó en su tesis doctoral, titulada Un estudio de las emociones: el desarrollo de la inteligencia emocional. Si bien fue la primera vez que se la mencionó, fue otro psicólogo estadounidense quien se encargó de iniciar toda una línea de trabajo e investigación.

La inteligencia emocional interviene en muchos aspectos de la vida
Qué es la inteligencia emocional y cómo saber si la tengo

Cómo saber si tengo inteligencia emocional

Fue Daniel Goleman comenzó a estudiar y descubrir el poder de las emociones sobre lo que las personas hacen y en su forma de relacionarse.

Así, él definió la inteligencia emocional como la capacidad de una persona de manejar sus sentimientos de manera tal que se expresen adecuada y efectivamente. De acuerdo con Goleman, la inteligencia emocional es el mayor predictor de éxito en el lugar de trabajo.

Es importante destacar que esta línea de investigación tiene cinco componentes principales para determinar si alguien tiene o no inteligencia emocional:

  • la conciencia de uno mismo o autoconciencia emocional,
  • la autorregulación o autocontrol emocional,
  • las habilidades sociales o relaciones interpersonales,
  • la empatía o reconocimiento de las emociones de los demás y
  • la automotivación.

Qué es la inteligencia emocional y cómo aplicar al trabajo

Dadas las características mencionadas, lo que es la inteligencia emocional está íntimamente relacionado con el equilibrio emocional.

Este equilibrio no sólo afecta a la vida personal, sino que es importante para el trabajo y el desarrollo profesional. 

Dentro de la organización, la inteligencia emocional es beneficiosa para la satisfacción en el trabajo, para el mejor liderazgo de los superiores, para reducir el estrés, para trabajar en equipo.

Por suerte, es posible aprender las habilidades emocionales que brindan beneficios en el plano personal y laboral y que, además, permiten obtener mejores resultados organizacionales.

La inteligencia emocional individual y colectiva afecta a la empresa de manera positiva y negativa. Las organizaciones en las que sus trabajadores presentan un nivel elevado de inteligencia emocional experiencian un mayor compromiso por parte de los empleados.

En cambio, las empresas en las que sus trabajadores presentan un nivel bajo de inteligencia emocional tienen un mayor cambio de personal, mayores niveles de síndrome del quemado (burnout), baja productividad y menos ventas.

La inteligencia emocional puede ser útil en el trabajo
Qué es la inteligencia emocional y cómo puede ser útil en el trabajo

El autoconocimiento o autoconciencia es una competencia que impacta positivamente a la autoconfianza y en el éxito en el terreno laboral. Además, permite que un individuo evalúe sus valores y su sistema de creencias, ya que en muchas ocasiones las creencias limitantes interfieren en el potencial y el desarrollo profesional.

El autoconocimiento también permite evaluar los puntos fuertes y débiles de uno mismo, por eso es una de las variables más importantes en la inteligencia emocional.

Por otro lado, la autorregulación emocional es sumamente importante en distintas áreas del trabajo, y resulta muy necesaria para el control emocional, la confianza y la iniciativa. También es esencial, por ejemplo, para tomar decisiones difíciles por parte de los ejecutivos.

Entender qué es la inteligencia emocional tiene muchos beneficios para las empresas.

1. Mayor productividad

El 10% los sujetos con mayor nivel de inteligencia emocional rinden más que aquellos con un nivel más bajo de inteligencia emocional.

Otro estudio llevado a cabo por una empresa de Dallas, y que evalúo la inteligencia emocional de todos sus trabajadores, concluyó que aquellos con puntuaciones más altas eran hasta un 25% más productivos que aquellos con puntuaciones bajas.

2. Más ventas

En un estudio de la revista Fortune reveló que aquellos comerciales que con un nivel de inteligencia emocional elevado conseguían vender hasta un 50% más que aquellos con un nivel bajo de esta habilidad.

Por este motivo es fundamental para una empresa entender qué es la inteligencia emocional, ya que de ello pueden depender sus resultados financieros.  

3. Estabilidad de los empleados

Una empresa del prestigioso ranking Fortune 500, que utlizó la evaluación de la personalidad durante años en un intento de reducir su alta rotación en su equipo comercial, se dio cuenta que esa estrategia era ineficaz.

Entonces, mediante la implementación de la evaluación de inteligencia emocional, que incluye temas como el manejo del estrés, autoconciencia o las habilidades sociales, fue capaz de reducir su alta rotación en hasta un 67%.

Esa empresa calcula que se han ahorrado más de 30 millones de dólares gracias a ello.

4. Satisfacción de los trabajadores

Un banco fue forzado a reducir su personal en un 30% debido a la crisis económica reciente.

El nivel de inteligencia emocional de los trabajadores que quedaron en la empresa fue evaluado para colocar a los trabajadores en los puestos de la estructura organizacional según los resultados. Como consecuencia, el banco tuvo mejores resultados con menos personal, y los trabajadores afirmaron ser más felices en sus nuevos puestos.

Qué es la inteligencia emocional y cómo se relaciona con la felicidad y la satisfacción en el trabajo
Qué es la inteligencia emocional y cómo se relaciona con la felicidad y la satisfacción en el trabajo

5. Mejora en el manejo de las situaciones difíciles

Dos investigaciones, una en una empresa de retail y otra en una empresa del sector de la construcción, demostraron que los trabajadores con puntuaciones altas en inteligencia emocional manejaban mejor las situaciones difíciles y sufrían menos accidentes de trabajo.

6. Mejor servicio de atención al cliente

Una empresa de venta de coches de lujo que centró todo su plan de marketing en la experiencia del cliente, se estaba expandiendo y quería contratar a empleados idóneos para llevar a cabo la labor de ofrecer el mejor servicio posible al cliente.

En el proceso de selección de personal se utilizó la evaluación de inteligencia emocional para seleccionar a los candidatos con el mejor perfil. Un año después la empresa se situó en el 10% de las mejores empresas de automoción mejor valoradas.

7. Mejora la comunicación organizacional

Un estudio de la empresa Willis Towers Watson concluyó que la inteligencia emocional mejora la comunicación con los empleados, lo cual repercute positivamente en los resultados obtenidos por la empresa.

Qué es la inteligencia emocional y cómo desarrollarla

Como ya mencionamos al hablar sobre qué es la inteligencia emocional, se trata de una habilidad que se puede desarrollar y entrenar

También dijimos que no se trata solamente de las capacidades de manejar las propias emociones. No se puede terminar de entender qué es la inteligencia emocional si no se contempla que se trata de un fenómeno colectivo, de cómo las personas interactúan entre si y se comunican

Qué es la inteligencia emocional y cómo aplica a la gestión de equipos de trabajo
Qué es la inteligencia emocional y cómo aplica a la gestión de equipos de trabajo

Esto es fundamentalmente importante para quienes tienen que dirigir equipos de trabajo, que además de saber qué es la inteligencia emocional deben ponerla en práctica para asegurarse de obtener el mayor rendimiento posible de las personas a su cargo. 

Por caso, el master coach de CEOs, Daniel Colombo, elaboró un listado de cinco formas para desarrollar la inteligencia emocional en un equipo de trabajo. 

Formas de aumentar la inteligencia emocional en tu equipo

"La inteligencia emocional es parte fundamental de cualquier estrategia de conducción de personas. Desde el rol de líderes, el desafío es conformar "teams" de trabajo cohesionados, entusiasmados y con la energía que les permita superar los desafíos", detalló Colombo en una columna escrita para iProfesional.

Aquí tienes estas 5 formas prácticas para incrementarla con el talento que tienes a cargo, e incluso, practicarla mano a mano con compañeros de trabajo:

1. Mejora la comunicación y multiplica el compromiso

Uno de los principales focos de dificultad en los equipos se basa en una comunicación ineficiente. A veces por ego, lucha de poder y competencias, se producen distorsiones en el flujo de información que se comparte, y de esta forma, las conversaciones pasan a ser territorios de lucha, y no de conquistas.

Aparece la emoción, siempre presente en la vida de las personas; es indisoluble de quienes somos, porque nos expresamos como lenguaje, cuerpo y emoción todo el tiempo. Por eso es necesario entrenarse en gestionarlas con inteligencia emocional.

Un liderazgo asertivo se basa en enfocar en los beneficios de la claridad de la buena comunicación y en una mirada superadora de los problemas. Se trata de crear espacios donde primen la confianza, la apertura y las destrezas para compartir ideas en forma constructiva y apropiada, incluso en el disenso, que es natural que ocurra. De esta forma, se alienta el despertar del potencial de las personas del equipo; de lo contrario, se lo oprime o reprime.

Para lograrlo, puedes explorar la comunicación empática, donde cada uno comienza poniéndose en el lugar del otro frente a los intercambios que realicen.

Otro aspecto que te ayudará es que, sin importar los roles, el flujo comunicacional necesita estar siempre abierto y ser de ida y vuelta, no como una imposición, sino una co-construcción enfocada en el logro que se persigue.

Finalmente, utilizar distintas metodologías de feedback y feedforward -retroalimentación hacia el futuro-, teniendo en cuenta que,siempre que se haga una observación, se la focalizará hacia una idea o situación, no hacia la persona. Así se crea una instancia donde prevalecerán las comunicaciones generativas que agregan valor.

2. La capacidad de saber escuchar al otro

Oir no es lo mismo que escruchar: practicar la escucha activa
Oir no es lo mismo que escruchar: practicar la escucha activa

Dicen que tenemos dos orejas y sólo una boca para escuchar el doble de lo que hablamos. Oír no es lo mismo que escuchar. Para lograrlo, la inteligencia emocional sirve para que cada líder y su equipo pueda conectar profundamente con las demás personas, a partir de activar el poder de la escucha activa.

Por ejemplo, no es lo mismo escuchar para defendernos, escuchar por respeto, escuchar por compromiso, o escuchar al jefe porque le tengo miedo.

La escucha activa permite recepcionar mejor las ideas y poner el foco en lo realmente importante. Escuchar de manera activa hacerlo con el propósito de entender, comprender y tomar los dichos de otro que asumimos, sin inferencias, suposiciones ni juicios que afecten las relaciones del equipo.

Al escuchar con una predisposición abierta lo constructivo, en presencia completa y sin levantar las defensas como primera reacción, cada persona se abre a un mundo de posibilidades a conectar mejor.

Los líderes tienen la importante función de ser el ejemplo de la escucha activa y quien transmita su importancia, a la vez que expande esta norma de comunicación no escrita. Para fomentarla, puedes empezar por trabajar en la no interrupción entre las personas cuando alguien está hablando, suspender la "lectura de mente" queriendo adivinar lo que los demás van a decir o están pensando; y evitar la censura de ideas.

3. Desarrollar el espíritu de empatía grupal

La sensibilidad y el ser profundamente humanos y cercanos son dos de las cualidades para abordar la empatía grupal. Además de ponerse en los zapatos de las personas, un paso más puede ser el empezar a vibrar y sentir imaginándonos en el mundo emocional del otro.

La empatía abarca aspectos laborales y también personales, cuando aparecen desafíos en la vida de algún miembro que necesita del acompañamiento incondicional del líder y de sus colegas.

Hoy, cuando la percepción es de indiferencia, destrato o incomprensión, los miembros de un equipo lo hacen saber. Un buen líder debe estar atento a esto y propiciar la calidez humana mientras sigue buscando alcanzar sus metas grupales. Recuerda, no eres un jefe, eres un líder. Una de las diferencias más importantes radica en este punto.

"Recuerda, no eres un jefe, eres un líder. Una de las diferencias más importantes radica en este punto," dice Daniel Colombo

4. Gestionar los conflictos sin echar más nafta al fuego

Lo que en su equivalente individual sería la gestión apropiada de la ira, el enojo, la decepción y la frustración, en inteligencia emocional de equipos hablamos de saber expresar cada emoción oportunamente para evitar escalar malestares y encontrar soluciones. Siempre habrá picos emocionales, lo importante es saber encauzarlos.

Los desacuerdos o los puntos de vista distintos son parte del trabajo con otras personas. Es más: la incorporación del disenso es lo que marca una gran diferencia y se lo puede usar en forma generativa; desde esta perspectiva, es rol de cada buen líder saber valorar el pensamiento diverso y el respeto por ello y entre cada integrante del team.

El trabajo por realizar es la búsqueda permanente de consensos, el compartir información de manera apropiada en un flujo constante, el escuchar las visiones complementarias, y percibir cómo están siendo asimiladas por el equipo poniéndole mente, corazón y espíritu a cada vínculo interpersonal.

5. Liderar desde la coherencia

La integridad y la coherencia son dos componentes indisolubles para una mejor inteligencia emocional. La concordancia entre lo que se piensa, dice, hace y siente es la mayor demostración de equilibrio de quien lidera.

Esta es una de las mejores formas de llevar a cabo cambios que sean duraderos y que se multipliquen hacia dentro de cada equipo, las mismas cualidades que esperamos que se instalen y calen hondo en sus integrantes.

Para trabajar estas competencias, se requiere un desarrollado autoconocimiento por cualquiera de los caminos que pienses que son apropiados. No es posible liderar a otros sin no se tiene este auto dominio de sí mismo.

Sugiero que siempre empieces por el ser, para luego reflejarlo en el hacer. Esa concordancia es lo que llama mucho la atención de quienes son líderes que transforman realidades.

El desafío es que cada miembro del equipo sienta, viva, piense y actúe como agente de cambio, con impacto directo en la productividad y también en todo su entorno.