NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Visión de expertos

Precoloquio de IDEA: cuál será el escenario para el dólar, las tasas y el crecimiento que prevén analistas y empresarios hasta las próximas elecciones

Precoloquio de IDEA: anticipan escenario político y económico más negativo para el Gobierno hasta las próximas elecciones
Especialistas advierten que la recesión se podría profundizar. Estiman que Macri pierde imagen y que se quebró su vínculo con gran parte de la sociedad
Por Andrés Sanguinetti
16.08.2018 06.47hs Negocios

Con un escenario político y económico cargado de vaivenes y de una fuerte volatilidad, que desde los cuadernos de Centeno hasta las últimas medidas para reducir el gasto público, un grupo de 300 empresarios se reunieron en Rosario para analizar la situación del país y buscar proyectos comunes a futuro.

El marco fue un nuevo centro de convenciones ubicado en la zona norte de esta ciudad y la excusa fue asistir a una nueva edición del Precoloquio de IDEA de la Región Norte.

Además de las exposiciones de las dos principales figuras de esta provincia como son la intendenta de Rosario, Mónica Fenn, y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifstchitz, analistas políticos y económicos ofrecieron su visión sobre la actualidad y el futuro de la Argentina.

Bajo el lema de “Cambio Cultural: soy yo y es ahora”, Daniel Artana y Juan Germano coincidieron desde sus visiones en que el escenario económico y el político seguirá siendo complicado para el Gobierno, por lo menos, hasta las próximas elecciones del año próximo.

En lo que respecta a la coyuntura económica, el director de FIEL señaló que hasta el año pasado la Argentina tenía un déficit externo mayor de sus características económicas y un atraso cambiario grande.  Pero eso se compensaba con financiamiento barato y abundante que ahora dejó de estar. Ya no sobra el dinero para financiar ese escenario y es necesario entonces dejar de gastar más de lo que se produce.

Ante semejante objetivo, asegura que el Gobierno debe atacar esencialmente el problema de riesgo país teniendo como necesidad imperativa la obtención de fondos que le permitan al país seguir tomando deuda más allá del préstamo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FM)).

De acuerdo a la visión de Artana, la Argentina necesita endeudarse en los próximos años en cifras nada despreciables que llegarían a los u$s80.000 millones y que con el actual nivel de riesgo país están lejos de poder obtenerse, por lo menos a tasas normales. “Es difícil que el soberano se pueda endeudar a tasa del 10% en dólares, lo cual también hace que lo sea para el sector privado y las provincias, pero si no lo hacemos la recesión de la economía será aún más profunda”, sostiene Artana.

Daniel Artana, economista de FIEL.
Daniel Artana, economista de FIEL.

Por ese motivo, le sugirió al presidente Mauricio Macri y al equipo económico poner el foco en mejorar la visión del país en el contexto internacional para, de ese modo, reducir el riesgo país y así obtener más financiamiento a tasas adecuadas. “Si no conseguimos financiamiento la cosa será todavía peor”, señala el especialista de FIEL, para quien el Gobierno también debería modificar el acuerdo firmado con el FMI para poder usar parte de las reservas para financiarse y, de ese modo, mejorar el riesgo país.

Su postura se vincula a creer que el país posee financiamiento y que lo debería utilizar también para evitar que en el exterior se empiece a especular con el posible default de la Argentina dentro de cuatro años. “La prioridad es arreglar el riesgo para acceder al financiamiento que nos permitirá evitar que la recesión sea peor. Este es el foco en el cual debe centrarse el Gobierno”, propone Artana, quien de todos modos considera que no se trata de lo idea sino del mal menor. “Hay que flexibilizar el acuerdo”, sentencia el economista.

En este marco, advierte que en el mercado de bonos la probabilidad del default de la Argentina en los próximos cuatro años es del 40%. Pero asegura que “hay reservas para evitar que eso ocurra, usándolas para cancelar deuda si no se consigue crédito”.

Para poder hacerlo propone cambiar el convenio con el FMI, ya que si no se lo hace la percepción actual será que el efecto en la economía de los cuadernos de Centeno será mucho más negativo. “La gente cree que el tema de los cuadernos es positivo a largo plazo, pero en la coyuntura puede generar un problema adicional para la actividad”, advierte Artana para quien si esto ocurre el Gobierno no cumplirá con los números fiscales.

Por eso insiste en la necesidad de mostrar que hay plata para sostener este tema y para evitar que el país entre en default. “Hay que poner prioridades y si lo hacemos igual no la vamos a pasar bien este año, con una economía que caerá 1% y una inflación que podría llegar al 32%, pero la clave para la recuperación son dos: que el tiempo acompañe en la cosecha y que podamos normalizar el acceso al crédito del país”, sentencia Artana.

Si esto se logra, estima que la recesión será suave y el país habrá sorteado una nueva turbulencia a la que califica como “innecesaria” porque “nos hemos dejado seducir con esa atracción fatal que genera endeudarnos para evitar lo que hay que hacer”.

La imagen de Macri

A su turno, y teniendo en cuenta el escenario económico descripto por Artana en su intervención, Juan Germano, titular de la consultora Isonomías, analizó la coyuntura política en el marco de este nuevo Precoloquio de IDEA de Rosario.

Según su visión, el Gobierno se encuentra en un grave problema ya que se quebró de alguna manera la relación con la mayor parte de la sociedad. “La idea de que el presente era regular pero el futuro iba a ser mejor, se terminó porque el país hoy está mal y el presente es negro”, sentencia.

De acuerdo a una encuesta que mostró a los presentes en este encuentro, en la actualidad sólo el 37% de los argentinos cree que el país va a estar mejor con Mauricio Macri mientras que tras las elecciones del 2015 ese porcentaje se ubicaba en el 70%.

Recuerda, además, que fueron cuatro los motivos por los cuales la sociedad eligió al gobierno de Cambiemos: obra pública, ganarle a Cristina, confianza en bajar la inflación y un pacto anti corrupción, ético y de limpieza institucional.

Pero a la vez advierte que lo que en la actualidad ocurre ya no es del todo culpa del pasado. Según Germano, solo el 49% de la sociedad lo cree contra el 64% que lo consideraba tras las elecciones del 2015.

Asegura también que la imagen presidencial cayó y que el Gobierno está perdiendo credibilidad, en especial en cuanto a la batalla por bajar la inflación. Igual, agrega que todavía existen variables positivas en términos de percepción social como las obras de infraestructura y la lucha contra la corrupción.

Pero en su intervención, Germano dejó en claro que también a la oposición le va mal. De hecho, estimó que a toda la política la recorre un alto nivel de desconfianza social con una imagen totalmente negativa. “La política debe dar respuesta a esto y dejar de sumar complicaciones a la ciudadanía que no le cree, como tampoco le cree a la justicia”, sostiene el analista de Isonomías.

Según su visión, en el 2015 la sociedad reclamaba a los políticos diálogo, que resuelvan los problemas y hoy les siguen pidiendo lo mismo.

En este escenario de humor negativo, advierte el crecimiento de electores a los que llama como los Ni Ni. O los que ni creen en Macri ni creen en Cristina. Y estima que se trata de un 20% del electorado que el año que viene podrían terminar de definiendo los resultados de la elección.

En este marco, igualmente cree que el Gobierno todavía sostiene un piso electoral de entre el 30% y el 35%, mientras que Cristina Kirchner llega a un techo del 25% y el peronismo no K a un 10%.

“Lo que importa para el 2019 es si el mandato electoral volverá a ser la grieta entre Macri y Cristina o si será la comparación entre lo que el Gobierno prometió y lo que cumplió”, estima Germano, para quien también habrá una cierta dependencia electoral vinculada a lo que ocurra con la economía, con la cosecha y la recesión.

Más sobre Negocios