Más artículos

Lejos de la crisis argentina, Rodríguez Larreta promovió a emprendedores en Silicon Valley

Lejos de la crisis argentina, Rodríguez Larreta promovió a emprendedores en Silicon Valley
La meta oficial fue aunar intereses de cara a 2020 cuando se inicie la puesta en marcha del Parque de la Innovación. Hubo sondeos con fondos de inversión
Por Andrea Catalano
17.09.2018 05.43hs Negocios

Los fondos escuchan. Los emprendedores argentinos exponen y preguntan. De ese intercambio y de ese juego de seducción dependerá el éxito del fondeo futuro de las 15 empresas tecnológicas que participaron de la misión del Gobierno porteño en el Silicon Valley.

La misión que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, lideró junto con su equipo al oeste de Estados Unidos tenía dos objetivos bien claros: el primero, “vender” el Parque de la Innovación, es decir, atraer inversiones de empresas tecnológicas de cara a 2020 cuando comiencen a levantarse los edificios destinados a tal fin en el predio que todavía hoy ocupa el Tiro Federal.

El segundo, acompañar a las start ups en su meta de codearse no sólo con los fondos de inversión sino también con los argentinos instalados en la Meca de la tecnología para conocer su experiencia, además de ponerse al tanto sobre las innovaciones más recientes del sector. Una condición excluyente para mantenerse a la vanguardia de la industria.

Fue la razón por la que Rodríguez Larreta subió también al avión al secretario de Relaciones Internacionales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Gabriel Capitelli, y al decano del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), José Luis Roces. En esta vez, más que en cualquier otra, el foco oficial apuntó a mostrar que en estas latitudes funciona el “triángulo de Sábato”, que conjuga los esfuerzos del Gobierno, de la academia y del sector privado.

El gobierno porteño no sólo se preocupó en “vender” el Parque de la Innovación sino también en dar a conocer lo que produce el mercado de start ups en la Ciudad de Buenos Aires. Además de chequear de primera mano qué tan contenido se sienten los emprendedores con los programas oficiales.

IguanaFix, Conexia, Wolox, Audiotrade, Competir, Wayra, TurismoCity, Carvi, Cor, Ripio, Tchnisys, Tigout, Blue Star, Aivo y Xapia conformaron el grupo de empresas que formó parte de la delegación junto con los funcionarios oficiales y las autoridades de la UBA y el ITBA.

En cada caminata que los llevaba de una empresa a otra en el Silicon Valley, el propio Rodríguez Larreta se ocupó de preguntarle a cada uno de los empresarios que viajaron con él si los programas están activos, si sirven o no, qué otras cosas necesitan. 

La meta oficial fue aunar intereses de cara a 2020 cuando se inicien los tiempos de la puesta en marcha del Parque de la Innovación.

“A fin de año empieza la construcción del nuevo Tiro Federal, que demandará 14 meses de ejecución. Una vez que se mude se empezará a trabajar en el Parque, es decir, se arrancará en 2020 y esa tarea va a extenderse durante 18 meses, plazo en el que se van a construir tres torres que generarán el financiamiento para el desarrollo de esas 16 hectáreas, 12 de las cuales son para el ecosistema de innovación”, dijo a iProfesional desde el mismo Silicon Valley, Ignacio Stegmann, titular del Parque de Innovación.

Fue en este marco que se firmó la carta de intención con WeWork, la empresa que construye edificios y alquila oficinas de manera flexible para promover el coworking entre todos los que trabajen en esa instalación.

“La carta firmada contempla la construcción de un espacio para emprendedores, aunque no va a ser el único dedicado al coworking porque queremos que haya muchas empresas de este tipo que alberguen a las start up”, agregó Stegmann.

En otras palabras, si la carta de intención prospera, WeWork arrancaría con su obra a partir de 2020. Para ese entonces, la expectativa oficial es tener cerrados otros acuerdos. Para ello, uno de los aspectos sobre el que trabajan es el de la academia.

La UBA tendrá un área de transferencia tecnológica en el Parque, además de otro de relaciones internacionales y uno más de ciencia y tecnología, además de laboratorios. A este se sumará un edificio donde se ubicará el INTI con un proyecto de biotecnoogía, además de uno de la ciudad destinado a que tanto las universidades del país como las del exterior realicen actividades con el ecosistema de emprendedores y start up que, a futuro, se instalen allí donde hasta ahora funciona el Tiro Federal.

Por esta razón formaron parte de la misión la UBA y el ITBA y, en pleno Silicon Valley, llegaron hasta Stanford a fin de conocer de primera mano qué sinergia a futuro podrán concretarse con el semillero que, se prevé, se establecerá.

A diferencia de lo que sucedía en otras oportunidades, ahora las 15 compañías que participaron de esta misión se pagaron todos los gastos de la misión: pasajes y estadía. Son “inversiones” que las compañías decidieron hacer la apuesta económica, y contar con el aval oficial. Los resultados se verán en el mediano y largo plazo, no de manera inmediata.

La mirada en otro lado

La misión se realizó justo en otra semana en que el dólar otra vez se mostró intratable, y franqueó la barrera de los $40 pese a los esfuerzos del Banco Central, con el impacto que esa situación genera en la mayoría de los argentinos. Y, además, cuando todavía no se disipó el malestar por el hecho de que también las empresas de servicios serán alcanzadas por las retenciones a la exportación.

Pero nada de eso se advirtió en San Francisco. Las empresas, las aceleradoras y los venture capital con que se encontraron tanto el equipo de Gobierno como las empresas no preguntaron sobre la situación del país sino que más bien focalizaron su interés en los proyectos de los emprendedores argentinos.

Al revés, fueron las firmas locales las que consultaron sobre todo lo que fueron conociendo en estos días. Porque uno de los puntos que resulta estratégico para las start ups que andan en busca de capital es saber hacia dónde están orientando sus intereses los dueños del dinero.

“Estas misiones son ideales para las empresas que están buscando financiamiento. Sirve para aprender, para marcar la cancha y para ver qué juego jugar”, confió a iProfesional, Pablo Aristizábal, CEO de Competir, una de las empresas que está en el Silicon Valley justamente por la cuestión financiera.

La empresa está desarrollando una plataforma de aprendizaje personalizado basada en inteligencia artificial y machine learning y, justamente, el objetivo de formar parte de esta delegación es prepararse para el futuro fondeo.

Google, Facebook, Amazon y Conexia son algunas de las empresas que estuvieron visitando empresarios y funcionarios. Entre los fondos, Riverwood, uno de los más activos en materia de tecnología y que es uno de los principales inversores de Globant, uno de los unicornios de la Argentina, fue uno de los más visitados por los emprendedores.

“Hace rato que teníamos pendiente la visita al Silicon Valley. Visitamos a compañías, a aceleradoras, a fondos, a los 50 argentinos que viven aquí y el objetivo es hacer networking y expandir el negocio en los Estados Unidos”, dijo por su parte, Julián Gurfinkiel, CEO de TurismoCity.

El grueso de la delegación de emprendedores mantuvo una reunión con Riverwood, tal como lo hicieron con aceleradoras e incubadoras que están atentos a proyectos que sean escalables a nivel global y tengan impacto disruptivo.

“Los encuentros con aceleradoras, venture capital e incubadoras es para potenciar la actividad. Nuestro objetivo es que estén en el Parque de la Innovación o fondeen a más emprendedores locales para que tengan su puente internacional. Algunas estarán físicamente, otras no, pero la idea es que tengan presencia”, agregó Stegmann.

De ese modo se expresó Karen Mirkin, gerente de desarrollo de negocios de Wayra Argentina, una de las principales aceleradoras de start ups del país. “El objetivo de esta misión fue posicionar a la Argentina como un actor relevante en el ecosistema emprendedor, mostrar el talento local y acompañar a las empresas que están mirando el mercado norteamericano. Y, lógicamente, levantar fondos”, sostuvo.

En ese sentido, explicó que Wayra busca en estos encuentros generar contactos con inversores locales para ayudar a los emprendedores a fondearse cuando salen de roadshow. Los intereses pasan por saber quiénes son esos capitales que apuestan por nuevos proyectos y llevarles los proyectos más afines a ellos.

A diferencia del Distrito Tecnológico que opera desde hace más de 10 años en el barrio de Parque Patricios, y que alberga a empresas que ya tienen una actividad económica existente, el Parque de la Innovación se concentrará en los emprendedores, en aquellos que necesitan nutrirse de fondos y de intercambio constante con otras empresas y con el ámbito académico para desarrollarse.

Y contar, a su vez, con espacios flexibles donde instalarse, tal como el que propondrá WeWork si la carta de intención se transforma en un hecho concreto. Pero también porque los espacios que se crearán no competirán con los desarrollos inmobiliarios de la zona.

“Nos sorprendió su mirada, que está puesta en si los desarrollos son escalables globalmente. La mirada de las empresas, de los fondos de inversión, es más tecnológica, busca lo disruptivo. Saben lo que ocurre en la Argentina, pero su foco no está puesto en eso”, sentenció Stegmann.

 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas