Más artículos
Por la cuarentena, venta online de electrónica se disparó 120%: ¿alcanza el ecommerce para salvar al negocio del derrumbe?

Por la cuarentena, venta online de electrónica se disparó 120%: ¿alcanza el ecommerce para salvar al negocio del derrumbe?

Por la cuarentena, venta online de electrónica se disparó 120%: ¿alcanza el ecommerce para salvar al negocio del derrumbe?
Las cadenas que comercializan desde celulares hasta televisores se adaptan a la nueva realidad. ¿Es suficiente para superar el coronacrash?
Por Juan Diego Wasilevsky
22.04.2020 17.20hs Negocios

La pandemia de coronavirus cambió la realidad de múltiples sectores. Sin dudas, los más golpeados fueron los de gastronomía, agencias de viajes y hoteles.

Por detrás, sin embargo, hay todo un grupo de ramas de actividad que están sintiendo el efecto del "coronacrash". Y uno de ellos es el de la tecnología y artículos del hogar.

Es que, cuando se decretó la cuarentena, debieron bajar sus persianas todos los retailers, que ni siquiera estaban autorizados a comercializar a través de Internet. Así, solo los hipermercados que comercializan este tipo de productos pudieron ganar algo de terreno.

Sin embargo, su participación es marginal en el mercado, por lo que la venta de electro y de dispositivos tecnológicos se desplomó a niveles históricos.

Tal como consignó iProfesional, según un relevamiento de GfK, compañía multinacional de investigación de mercado con presencia local, las ventas "se desplomaron en Argentina a partir del comienzo de la cuarentena obligatoria, mostrando un piso nunca antes visto".

En concreto, según el informe, en la semana 13, que es la primera desde que se decretó la cuarententa, se comercializaron menos de 49.000 unidades, frente a las 285.900 de la semana anterior. Es implicó una caída del 82,5%.

En ese contexto, la comercialización a través del canal online sufrieron una caída pero menor a la del mercado total.

"La cuarentena generó un aumento en el tiempo que las personas pasan navegando por Internet, e incrementó las operaciones comerciales dentro del mundo online. En este contexto, las ventas de tecnología y electrodomésticos mostraron en Argentina, al igual que en el resto del mundo, una clara contracción total, pero en el canal online reportó una baja mucho menor", explicaron desde GfK.

Como consecuencia de ese movimiento, la venta online pasó de explicar un 10% del share de todo el mercado en la semana 12 de 2019, a un nivel del 40%.

Es decir, el ecommerce no llegó a despegar hasta ese entonces, pero sí empezó a dar muestras de su potencial, en momentos de aislamiento social.

El sector, claro, se vio favorecido luego de que el Gobierno anunciara la autorización de las ventas por delivery de un listado de "productos electrónicos esenciales", a través de las cadenas de electrodomésticos, que hasta ese momento tenían vedada esa posibilidad. El listado de productos autorizados por el Gobierno incluyó computadoras de escritorio, notebooks, celulares, televisores (de hasta 55 pulgadas), tablets, lavarropas, heladeras, freezers, impresoras, termotanques, calefones, cocinas, hornos y microondas.

También se pudieron empezar a despachar pequeños electrodomésticos para el hogar y la cocina, como planchas, aspiradoras, batidoras, licuadoras, tostadoras y pavas, entre otros.

Ahora sí: despega el ecommerce

En este contexto, según anticiparon desde GfK a iProfesional, durante la semana que fue del 4 al 10 de abril, la comercialización de este tipo de productos a través de Internet experimentó un explosivo salto interanual del 122% respecto a la misma semana del año anterior.

Así, en un contexto en el que únicamente los hipermercados, supermercados y grandes almacenes, tipo Easy, pueden tener sus puertas abiertas, el market share del ecommerce también se disparó: mientras que en abril del año pasado era de un 10% y durante la primera semana de cuarentena se elevó al 40%, en la actualidad llega al 65 por ciento.

¿Qué es lo que más compraron los argentinos? Según Eduardo Echevarría, project manager de GfK, se mantuvo la tendencia por la cual los teléfonos celulares, televisores, consolas de videojuegos y notebooks acapararon la mayor parte de la demanda.

También se movió un poco la categoría heladeras e impresoras, sobre todo por los chicos que no pudieron ir más a clases y ahora deben estudiar en sus casas.

¿Es suficiente? 

Sin embargo, ¿alcanzó el permiso que dio el Gobierno a las empresas de electro y tecnología para que puedan realizar envíos puerta a puerta para sacar al sector de esta crisis histórica?

A juzgar por los datos que dejó la semana que fue del 4 al 10 de abril, ayudó a amortiguar un poco el impacto de la pandemia pero no evitó otro colapso: tras haber registrado una caída del 82,5% durante la semana 13, el desplome interanual pasó a ser del 60%.

"Es algo anecdótico estar hablando de si es un 80% o un 60%. Cualquier cifra por encima de un 30% ya es algo grave y crítico para cualquier sector de actividad. Así que, si bien el canal de ecommerce está siendo importante para activar algo de ventas y puede convertirse en un paleativo, la realidad es que no va a salvar a la industria de esta crisis histórica", plantea Echevarría.

Según el experto, no se trata ya de una cuestión de canales, sino de los problemas que arrastra la economía local, agravados por la pandemia.

Por un lado, desde Gfk mencionan:

-El parate económico, con un PBI que proyectan podría caer un 6% o incluso más.

-Desempleo y caída del salario real, con ningún sector que hoy le pueda empatar a la inflación.

-Perspectivas económicas

"La caída del consumo es tremenda, como consecuencia del recorte de salarios y de otra parte de la sociedad que directamente se quedó sin ingresos. Pero estos drivers implican una muy mala perspectiva para la demanda de bienes durables. Lo único que crece es consumo masivo, explicado por los alimentos", sostuvo el experto de GfK.

En paralelo, desde AFARTE, la cámara que nuclea a empresas que producen electrónica en Tierra del Fuego, tampoco consideran que este impulso sea suficiente como para cambiar la suerte de las empresas.

"Todo es muy a cuentagotas. No es que se reestableció la cadena de distribución completa. Solo es el último tramo de esa cadena. Esto tiene efecto sobre algunos retailers, pero no sobre las fábricas. Hace un mes que estamos sin actividad, sin poder facturar, nada", alerta Federico Hellemeyer, titular de la entidad.

Si al hecho de que las líneas de producción no pueden activarse y que las cadenas de electro venían con muy poco stock por el alto costo de capital de trabajo, esto puede generar, según el directivo "que conforme vayan pasando los días, se produzca un desabastecimiento paulatino de los productos que más se están moviendo".

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ