Más artículos
¿Chau súper chinos?: cómo sus dueños pasaron de liderar un "boom" a devolver locales y comenzar a enviar "CVs"

¿Chau súper chinos?: cómo sus dueños pasaron de liderar un "boom" a devolver locales y comenzar a enviar "CVs"

¿Chau súper chinos?: cómo sus dueños pasaron de liderar un "boom" a devolver locales y comenzar a enviar "CVs"
En los últimos años encabezaron la expansión del supermercadismo llegando a sumar 13.000 bocas de venta en todo el país. Por qué se apagó ese "furor"
Por Patricio Eleisegui
02.06.2020 11.14hs Negocios

A la par de la incertidumbre económica en general, y el temor sanitario en particular, la pandemia viene haciendo añicos rubros y actividades que parecían "condenadas al éxito" tanto por su proliferación como por su -al menos hasta la irrupción del Covid-19- efectiva estrategia comercial y financiera. El segmento de los supermercados chinos es un caso contundente de afectación: a las pocas semanas de iniciada la pandemia, cerca de 2.600 bocas de ventas interrumpieron sus actividades hasta tanto adaptarse a las nuevas condiciones de comercialización en el contexto de aislamiento social. Pero de ese número, apenas la mitad volvió a reabrir aunque apenas puede mantenerse en pie.

Desde el ámbito de los comerciantes orientales, sendas voces consultadas por iProfesional coincidieron en que el sector vive una auténtica debacle que redundará en nuevos cierres masivos con el correr de los meses.

Anticipan que la etapa del supermercadismo chino expandiéndose por toda la Argentina hasta sumar 13.000 puntos de comercialización es un momento que ya no volverá. Y que lo que ya ocurre es una tendencia generalizada a devolver locales, el consumo propio de las mercaderías todavía disponibles en la góndola, y la búsqueda de nuevo trabajo para los dueños de los emprendimientos.

"Se están perdiendo infinidad de puestos de trabajo. Pensemos en que cada supermercado es el sostén de 3 o 4 familias de China. Pero también generan mucho empleo indirecto. Hoy quienes cierran tienen que salir a buscar otra opción para generar ingresos, la mayoría intenta pasar a ser empleado de otra boca de venta que funcione a nivel económico. Son dueños que se reinventan como justamente empleados, siempre que consiguen, para tratar de ganarle a la desocupación", dijo a iProfesional Yolanda Durán, presidenta de CEDEAPSA, la organización que integra a los comerciantes asiáticos.

"El sector ya venía muy mal previo a la pandemia, con ventas en baja. Pero la cuarentena terminó agigantando los problemas y la comercialización en la mayoría de los supermercados cayó a menos de la mitad. Del otro lado, las boletas de los impuestos nunca dejaron de venir, tampoco es que hubo contemplaciones con el pago de los alquileres. Así se fue llegando a la situación de comercios con deudas mensuales superiores a los 500.000 pesos. Lo que siguió fue el inicio de los cierres sucesivos", añadió.

Sólo en lo que va de cuarentena cerca de 1.300 súper chinos cerraron sus puertas de forma definitiva.
Sólo en lo que va de cuarentena cerca de 1.300 súper chinos cerraron sus puertas de forma definitiva.

Venden mercadería entre sí

Durán expuso que los supermercadistas que cierran "le venden la mercadería a sus pares". Indicó, además, que buena parte de las bocas de ventas que continúan operando sobre todo en Capital Federal y el conurbano bonaerense "abren medio día o por franjas cada vez más acotadas".

"Para colmo muchos empresarios del rubro también habían invertido, con vistas a diversificarse, en locales de comida al peso y regalerías. Todo eso continúa cerrado y generándoles gastos adicionales a quienes aún no devolvieron los inmuebles", aseguró.

La directiva señaló a los bancos como un actor que, lejos de atender los pedidos de los comerciantes orientales, directamente niega ayuda crediticia y hasta -según sus palabras- dificulta la operatoria financiera de los emprendimientos todavía abiertos.

Los comerciantes chinos denuncian la imposibilidad de acceder a fondos para cumplir con sus proveedores.
Los comerciantes chinos denuncian la imposibilidad de acceder a fondos bancarios propios para cumplir con sus proveedores.

"Buena parte de los supermercadistas no tienen acceso a los fondos en sus cuentas. Para retirar grandes sumas ahora resulta que hay que sacar turnos y ocurre que ningún banco los está dando. Apenas si se puede retirar algo más de 10.000 pesos por cajero. ¿Cómo cumplir con los proveedores teniendo acceso a una suma tan baja?", expresó.

"Gran parte de los mayoristas no está aceptando la transferencia bancaria, quiere el dinero en la mano. Y los dueños de supermercados no tienen acceso a esos fondos propios. En definitiva, la sensación es que los bancos están empujando al sector a la quiebra. Saber cuántos supermercados chinos quedarán en pie después de la pandemia hoy es una incógnita que nos angustia", concluyó.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído
Más sobre Negocios