Más artículos

El Gobierno reflota la construcción de un mega gasoducto proyectado por Macri

El Gobierno reflota la construcción de un mega gasoducto proyectado por Macri
Se trata de un ducto que tendría 1.400 kilómetros que uniría la zona de Vaca Muerta con el sur de Brasil y costaría cerca de u$s5000 millones
Por Andrés Sanguinetti
30.09.2020 10.08hs Negocios

Mientras a nivel doméstico, las puertas para la compra de divisas extranjeras por parte de la sociedad se cierran cada vez más, el Gobierno acelera conversaciones con bancos internacionales que le permitan financiar una mega obra energética valuada en casi u$s5000 millones.

Se trata del desarrollo de un nuevo gasoducto que permita unificar las necesidades energéticas de Argentina y Brasil a partir de la producción de Vaca Muerta, a nivel local, y de la zona Pre-Sal en el país vecino.

En realidad, no se trata de una obra nueva sino de reflotar un proyecto del anterior gobierno de Mauricio Macri que planteaba licitar el diseño, la construcción y la prestación del servicio de transporte de gas natural, mediante un gasoducto cuya licencia se otorgará al adjudicatario a 35 años y prorrogable por otros 10.

En su momento, el plan preveía dos grandes etapas: la primera por un tramo de 590 kilómetros, desde la localidad neuquina de Tratayén hasta Salliqueló, desde donde el ducto se podía conectar con el sistema actual del sistema de transporte de Transportadora de Gas del Sur (TGS), para llegar al Gran Buenos Aires y al Litoral.

La segunda parte de la obra proponía extender desde las proximidades de Bahía Blanca hasta un punto del sistema de transporte de TGN próximo a la ciudad de San Nicolas, al norte bonaerense.

El Gobierno reflota la construcción de un mega gasoducto proyectado por Macri
El Gobierno reflota la construcción de un mega gasoducto proyectado por Macri

Ambas etapas sumaban un total de 1.100 kilómetros de gasoducto que iba a permitir la evacuación de la producción creciente de gas natural de Vaca Muerta y que iba a estar operativo en su primer tramo en el invierno de 2021 y toda su extensión en el 2022.

Avanzan las conversaciones con autoridades brasileñas

Ahora, el embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, y el flamante secretario de Energía local, Daniel Martinez, avanzan en las conversaciones con las autoridades brasileñas para reflotar el proyecto en el marco de las oportunidades de integración en el sector del petróleo y el gas de ambos países miembros del Mercosur.

En los últimos días hubo un encuentro vía Zoom del que participaron ambos funcionarios y las autoridades brasileñas en el que se analizó el avance de los planes para el desarrollo de este gasoducto.

También se compartió información sobre las matrices energéticas de Brasil y Argentina y de la implementación de mecanismos de integración que ya se venían negociando con la anterior gestión de Cambiemos.

De todos modos, el presidente Alberto Fernández le quiere dar un "toque propio" a la iniciativa para diferenciar la política energética actual de la anterior.

Con esta premisa, por ejemplo, se plantean cambios al gasoducto que tendría un trayecto de 2.400 kilómetros de extensión, de los cuales 1.430 recorrerían desde Neuquén hasta la frontera con la ciudad brasileña de Uruguayana, y otros 600 kilómetros desde allí hasta Porto Alegre para conectarse con la red de distribución de gas del sur brasileño.

En la actualidad, Brasil recibe de Argentina tres millones de m3 por día de manera inconsistente que se envían a la operación de la central térmica de Uruguaiana, utilizando gas natural, principalmente en períodos de sequía y cuando los embalses hidroeléctricos están cayendo.

el presidente Alberto Fernández le quiere dar un
el presidente Alberto Fernández le quiere dar un "toque propio" a la iniciativa

La obra, que demoraría 18 meses, aumentaría el envío de gas argentino a 15 millones de metros cúbicos por día, aunque la capacidad total alcanzaría los 30 millones de m3 diarios, similar a la del gasoducto Brasil-Bolivia (Gasbol).

En los negocios actuales, el gas natural cuesta u$s11 en San Pablo pero, según fuentes energéticas locales, podría llegar a Porto Alegre a u$s7 por millón de BTU, que es la unidad de referencia en el sector.

De los u$s5000 millones totales de inversión, la Argentina debería hacerse cargo de aportar u$s3.700 millones, mientras que los otros u$s1.200 millones serán otorgados por Brasil.

Según las autoridades, el ducto permitiría incrementar el intercambio comercial energético, que es de sólo u$s500 millones anuales, a partir de potenciar las exportaciones de gas natural, GNL, GLP y naftas y derivados.

En estos momentos, los funcionarios trabajan en la conformación de un "comité técnico de planificación bilateral" para avanzar en la construcción del ducto y en los temas de integración energética.

Ya en enero pasado, durante el foro económico de Davos, el titular de YPF, Guillermo Nielsen, se había referido la necesidad de impulsar un gasoducto con Brasil en el marco de una charla con el ministro de Economía del país vecino, Paulo Guedes.

Temas relacionados