Más artículos

El ocaso de los súper chinos: catarata de cierres, empresarios varados en Asia y la "migración" al interior como salvavidas

El ocaso de los súper chinos: catarata de cierres, empresarios varados en Asia y la "migración" al interior como salvavidas
La cuarentena resultó fatal para los emprendimientos, que cerraron el peor año en dos décadas. La facturación se derrumba y devuelven los locales
Por Patricio Eleisegui
14.01.2021 12.31hs Negocios

Golpeados de lleno por la cuarentena, y afectados por una recesión que mantiene al consumo por el piso mientras la inflación no cede, los supermercados chinos transitan su peor momento en dos décadas. El final de 2020 llegó con cierres definitivos, rescisiones masivas de contratos de alquiler, y una pérdida de puestos de trabajo que alcanzó los 2.000 empleos entre directos e indirectos.

El inicio no se ve para nada venturoso: referentes de la actividad señalan que la baja de persianas se profundizará por efecto del contexto económico y exponen una ausencia total de acompañamiento por parte del Gobierno. Señalan, como ejemplo, la nula inclusión de los autoservicios orientales en políticas como Precios Máximos.

En diálogo con iProfesional, fuentes del segmento señalaron que se multiplican los supermercados que abren por muy pocas horas por efecto de las menores ventas o la imposibilidad de mantener a personal. No faltan las voces que asumen a Capital Federal como una plaza difícil de sostener por aspectos incluso de la vida cotidiana, y de ahí que varios empresarios comenzaron a poner proa hacia el interior de la Argentina.

El 2020 concluyó para ese nicho con más de 200 supermercados que cerraron para no volver y una facturación que se derrumbó más del 30 por ciento y sigue sumando puntos en contra en esta primera parte de 2021.

"Terminamos un ejercicio con ventas magras y a nivel comercial ni siquiera sentimos que hayamos comenzado el año. Seguimos con escasez de personal tanto por la pandemia como por falta de fondos y muchos autoservicios cierran temprano porque no pueden sostener el funcionamiento", comentó a iProfesional Yolanda Durán, presidenta de CEDEAPSA, la organización que integra a los comerciantes asiáticos.

"Las ventas no remontan y decimos que están por debajo del 30 por ciento sólo por ser benévolos. En realidad, el porcentaje de caída es más amplio. La pandemia profundizó una caída que ya se empezó a sentir en 2019 por efecto de la inflación. El año pasado la gente directamente optó por comprar sólo para el día a día, lo justo y necesario, y eso complicó a los supermercados porque los costos no dejaron de dispararse", agregó.

Durante 2020 la facturación se derrumbó más del 30 por ciento.
Durante 2020 la facturación se derrumbó más del 30 por ciento.

Un año para el olvido

Según Durán, los últimos meses han sido "de rescisión de contratos" de locales, con pico en octubre, y el año que acaba de concluir "fue el primero en mucho tiempo en que los supermercados no abrieron nuevas bocas".

"En 2020 no hubo nuevas aperturas, fue un estancamiento total para los que siguieron en pie. De los 3.000 supermercados con que contábamos al iniciar ese año llegamos a diciembre con por lo menos 200 que no reabrieron. Ahora estamos esperando a marzo para conocer cómo estamos parados. Tenemos a cientos de familias que se están quedando sin nada", dijo.

La directiva sostuvo que muchos comerciantes asiáticos que cerraron en las últimas semanas sobreviven "comiendo la mercadería del mismo supermercado que ya no reabrirán". Durán señaló que, en los casos de los supermercados aún activos, diversos propietarios ya evalúan migrar hacia plazas en el interior del país.

"En marzo se tomarán las decisiones para este año. Seguramente nos estaremos yendo más al interior. Buscamos no sólo una oportunidad comercial: también mejor calidad de vida. Además de que hay más campo para trabajar, se generan otras integraciones con las comunidades. En Buenos Aires los últimos meses han sido de puro empobrecimiento", reconoció.

Por el contexto de pandemia, China restringió fuertemente la entrada y salida al país.
Por el contexto de pandemia, China restringió fuertemente la entrada y salida a ese país.

Al número de cierres ya constatados, Durán añadió las dificultades que aún enfrenta un abultado pelotón de empresarios asiáticos para regresar desde China. La directiva sostuvo que la complicación para salir de la potencia oriental también redundará en bajas de persianas en Argentina.

"De los 500 empresarios que quedaron varados en 2020 apenas si pudieron volver 10. China impuso requisitos muy estrictos para salir del país y eso generó una demora que se sigue extendiendo. Lamentablemente, los negocios de esas personas están en grave peligro de desaparecer. Si no hay una solución inmediata, sumarán sus emprendimientos a los supermercados que ya bajaron definitivamente la persiana", concluyó.

Temas relacionados