Boom inmobiliario: por qué Pinamar se convirtió en un imán para inversores chicos y grandes

Boom inmobiliario: por qué Pinamar se convirtió en un imán para inversores chicos y grandes
Pandemia y "home office" reavivaron el interés por la compra o el alquiler de viviendas en la costa. Se incrementó el lanzamiento de nuevas construcciones
Por Patricio Eleisegui
04.03.2021 12.02hs Negocios

En un contexto de complicación generalizada para los principales sectores de la economía doméstica, la actividad inmobiliaria sigue buscando la fórmula para reavivar la demanda. Mientras tanto, la pandemia, con los cambios derivados del mismo cuidado sanitario y la redefinición de la escena laboral, despertó el interés por los destinos de inversión fuera de Capital Federal y las ciudades más grandes de la Argentina.

Atentos a estos cambios, desarrolladoras y comercializadores inmobiliarios encontraron en destinos como Pinamar un territorio fértil para lanzar nuevas propuestas.

Y los indicadores desde la irrupción del Covid-19 a esta parte, indicaron sendos expertos a iProfesional, parecen darles la razón: la demanda de lotes y las nuevas construcciones no deja de incrementarse. Y hasta los alquileres, con una suba del 30 en términos de nuevos contratos, viven su gran momento más allá del parate económico predominante.

"Las búsquedas que más se destacan son los lotes unifamiliares. Esta oportunidad también se traslada a los lotes multifamiliares y comerciales. Para construir edificios y galerías comerciales tanto en el centro, en la zona conocida como Náyades que se está consolidando, como en la zona de Pinamar Norte, que es hacia donde crece la ciudad", comentó al respecto Jorge Kacef, gerente de Pinamar SA.

"La actividad inmobiliaria aumentó. Se registran muchas transacciones de venta de lotes. También se incrementó la cantidad de construcciones y el interés por la venta de desarrollos en pozo. Factores como el valor de los terrenos o el costo de construcción generan oportunidades", añadió.

Los empresarios del rubro señalan que la multiplicación de casos de coronavirus redundó en una migración hacia destinos como esa ciudad de la costa. "Las ventas de lotes, casas y departamentos, los alquileres a largo plazo, son un reflejo de eso", afirmó Kacef. El directivo señaló que los lotes unifamiliares en las mejores áreas de la ciudad costera se ofrecen a precios que oscilan entre los 50.000 y los 100.000 dólares.

En cuanto al usado, el atractivo también pasa por los precios. En sintonía con otros puntos de inversión en destinos de playa, dejaron de subir o, en todo caso, no faltan los propietarios que aceptan sentarse a negociar con contraofertas a la baja.

"Hay productos atractivos y con buena financiación. En pandemia fue mayor la calidad de las operaciones que la cantidad, y durante el verano esta tendencia se mantuvo, aunque aumentaron las consultas con respecto a otros años", afirmó Gerardo Gioiello, socio gerente de GYG Brokers.

Demanda de lotes para nuevos desarrollos y nuevos alquileres impulsan
Demanda de lotes para desarrollos de viviendas y nuevos alquileres, síntomas de una demanda en ascenso.

Por su parte, Fernando Marzullo, titular de Constructora del Mar, dijo a este medio que el interés por la inversión en Pinamar comenzó a consolidarse como tendencia a partir de la segunda mitad de 2020.

"Es una tendencia que observamos desde el último cuatrimestre del año pasado. Existe mucho interés de pequeños inversores que quieren empezar a posicionarse en Pinamar, ya sea sólo como una modalidad de ahorro o con la idea de tener una segunda vivienda cercana a la playa", precisó.

Alquileres a largo plazo

Otro cambio marcado por la pandemia es la demanda de alquileres a largo plazo. "Recibimos muchas consultas y se efectivizó el alquiler de casas, sobre todo de más de 200 metros cuadrados -esto es 3 dormitorios y dependencias-, y preferentemente con pileta", dijo Marzullo.

"En demanda, tuvimos un aumento del 30 por ciento respecto de la temporada pasada. El producto más buscado en alquiler corresponde a las viviendas unifamiliares. Más allá de alguna demanda puntual para Cariló, nuestras mayores consultas y cierres de operaciones son en la zona de Pinamar Norte", afirmó.

Los contratos de nuevos alquileres crecieron 30 por ciento respecto del año anterior.
Los nuevos contratos de alquiler crecieron al menos 30 por ciento respecto del año anterior.

Gioiello, en tanto, expuso que las unidades que ostentan mayor demanda "son las de 2 y 3 ambientes". Para enseguida añadir que "zonas residenciales exclusivas y barrios privados" concentran el mayor interés.

"También hay demanda en las zonas céntricas. Sobre todo, de aquellos que tienen hijos adolescentes y buscan comodidad y practicidad para que puedan moverse solos, además de tener todo al alcance", concluyó.