Éxodo sin fin: ahora Falabella cierra en peatonal Florida, Rosario y Martínez y queda sin locales en Argentina

Éxodo sin fin: ahora Falabella cierra en peatonal Florida, Rosario y Martínez y queda sin locales en Argentina
La cadena puso punto final a su operatoria mediante puntos de venta a la calle. La firma inició este proceso de achique en septiembre del año pasado
Por Patricio Eleisegui
06.04.2021 13.42hs Negocios

Cayó la persiana para la operación a la calle de Falabella en la Argentina. La compañía de origen chileno informó su decisión de cerrar los puntos de venta ubicados en la porteña peatonal Florida, Martínez y Rosario, y de esa forma puso final a su presencia a través de locales físicos. La compañía, a partir de esta jornada, sólo mantendrá su negocio de comercio electrónico.

Mediante un escueto comunicado al que accedió iProfesional, la cadena expuso que la decisión responde a un intento por "hacer sustentable la operación en Argentina", además de señalar que, como en los cierres previos, "este proceso contempla un plan de retiro voluntario para todos los colaboradores de las tiendas que cesarán sus actividades".

En el ámbito comercial señalan que el final de los locales de Florida, Martínez y Rosario representa la pérdida de al menos 500 puestos de trabajo.

El movimiento comunicado este martes se inscribe dentro del plan activado por la firma en septiembre del año pasado. Durante ese mes, Falabella reconoció que iniciaba un proceso de achicamiento fuerte en la Argentina. 

La compañía llegó a contar con 10 tiendas distribuidas en distintos puntos del país. La irrupción de la pandemia de coronavirus, sumado a una recesión que no dejó de intensificarse sobre todo en el último año, complicaron fuertemente la supervivencia de la cadena en el escenario doméstico.

Según declaraciones de representantes sindicales de trabajadores de la sucursal de Rosario, las persianas de los últimos locales bajarán por última vez en "unos 60 días".

"No sabemos bien cómo se van a pagar las indemnizaciones y eso genera mucha preocupación. Es un combo, la tasa de retorno no es la prevista, en su país de origen tienen menos ingresos y deciden irse del país", expresó Juan Gómez, secretario de Empleados de Comercio de Rosario.

En su mejor momento, la cadena llegó a contar con 10 tiendas en el país.
En su mejor momento, la cadena llegó a contar con 10 tiendas en el país.

En ese momento, la reconocida firma chilena puso a la venta cuatro de sus tiendas y se puso a buscar socios para que se hagan de las otras franquicias. También dio la oportunidad a sus empleados a que se adhieran al retiro voluntario.

El inicio del fin

En 2020, la firma explicó su decisión a través de un comunicado de prensa, en el que informó la resolución de cerrar cuatro espacios comerciales: dos de la marca Falabella -ubicados en Florida 343 y Tortugas Open Mall- y otros dos de Sodimac -el de Villa Tesei y el de Malvinas Argentinas-.

La firma activó su proceso de cierre de sucursales en septiembre del año pasado.
La firma activó su proceso de cierre de sucursales en septiembre del año pasado.

"Falabella se encuentra evaluando opciones de rentabilización de las operaciones de sus filiales en Argentina, las que podrían incluir el ingreso de un socio estratégico para las mismas", indicó el comunicado.

"Nuestros planes en Argentina desde ya hace un tiempo son conservadores. No se han ajustado, hemos hecho ya un par de ajustes en el último par de años de tiendas que decidimos que ya no cumplían un rol y se cerraron, y ahí nos quedamos", dijo en ese entonces el CEO de Falabella, Gastón Bottazzini.

Las ventas de la empresa de origen chileno cayeron en picada desde 2018 a esta parte. Pero más allá del contexto local, como ya se dijo, Falabella también complicó sus números a partir de la expansión del Covid-19 en toda la región.

Sólo entre enero y julio de 2020 el retail acumuló un rojo superior a los 135 millones de dólares. En tanto el hilo siempre se corta en su tramo más delgado, el escaso rédito que le acercaba la operación en la Argentina terminó precipitando el cese de operaciones de una firma que, de forma urgente, necesita readecuar su estructura comercial para volver a crecer.

En septiembre del año pasado Falabella ya había dado la primera señal de que su negocio local no funcionaba: despidió a 250 empleados -casi el 5 por ciento de su plantel en el país-.