La posible salida de Guzmán genera alerta entre el establishment local

La posible salida de Guzmán genera alerta entre el establishment local
Para los empresarios se trata del Ministro que mejor entiende la relación del sector privado con el Gobierno. Temor a un sucesor impuesto por CFK
Por Andrés Sanguinetti
04.05.2021 09.48hs Negocios

En febrero pasado, con la presencia de 34 empresarios, en su gran mayoría CEOs de importantes empresas locales y multinacionales, el Gobierno concretó una convocatoria al sector privado con el objetivo de lograr un acuerdo de salarios y precios que contenga el derrotero inflacionario.

En ese encuentro, la figura fue el por ahora ministro de Economía, Martín Guzmán, a quien los hombres de negocios hasta llegaron a regalarle un fuerte y prolongado aplauso.

Es que para la mayoría del sector corporativo, Guzmán es, dentro del Gobierno del presidente Alberto Fernández, el funcionario de mayor pragmatismo y quien también plantea posiciones sin abonar a la grieta que, paradójicamente, podría costarle el puesto.

Quedó expuesto a convertirse en un posible desocupado tras haber intentado echar de su staff a uno de los referentes del kirchnerismo para el sector energético como es considerado Federico Basualdo.

Ese error de cálculo amenaza con eyectarlo del Gabinete si se cumple la profesía que se anticipa desde las usinas del Instituto Patria donde sostienen que Guzmán "tiene el boleto picado" y que es cuestión de tiempo para que sea reemplazado por un ministro que comulgue con los postulados que impulsa el sector del Frente de Todos que encolumnado detrás de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Ante esta posibilidad, los hombres de negocios advierten que la salida del Ministro sería una fuerte pérdida para la relación entre los empresarios y el Gobierno, por entender que viene tratando de mantener a la Argentina dentro de reglas básicas.

Advierten entonces que si se da este cambio, la política económica oficial profundizaría el uso de medidas populistas y "progres" orientadas a incrementar el poder del Estado por sobre el mercado.

Según explicó a iProfesional un empresario que participa asiduamente de las convocatorias del ministro de Economía, Guzmán es quien mejor explica cuáles son los puntales necesarios para tener una macro ordenada, la política de precios y salarios y la forma en la cual poder mantener la pelea contra la inflación sin que eso genere conflictos con el sector privado.

La posible salida de Guzmán genera alerta entre el establishment local
La posible salida de Guzmán genera alerta entre el establishment local

También consideran que es el único funcionario capaz de tender puentes con inversores internacionales por la credibilidad que le otorgan en el exterior a su personalidad y forma de gestionar las negociaciones de la Argentina con el FMI y los acreedores externos.

Como ejemplo recuerdan el caso más cercano que ocurrió durante su gira por Europa, en abril pasado, cuando organizó un encuentro en la embajada en Italia con representantes de compañías italianas radicadas en el país a quienes les presentó los pilares de la política macroeconómica y destacó la importancia de generar reglas de juego claras.

Es decir, de políticas que se alejan del uso de la emisión monetaria para sostener el elevado nivel de subsidios que el Estado vuelca a la economía y que también deberían permitir que el PBI caiga menos de lo que decían las proyecciones internacionales, y que la recuperación se esté dando de una manera más rápida.

Todo un mensaje para el mundo empresario local enviado desde Italia, donde también Guzmán intentó explicar la razonabilidad de lo controles de capital como regulaciones "macroprudenciales" basadas en esquemas que alienten la inversión real y desalienten conductas especulativas de corto plazo. Como dijo que ese objetivo lleva tiempo, durante la transición se deben fortalecer las exportaciones y las reservas a la vez que se van flexibilizando los cepos.

Candidatos

Si Guzmán deja su puesto, para los ejecutivos locales sería impensado que se mantengan esas premisas para la macro economía porque entienden que la debilidad con la que quedaría el propio Alberto Fernández permitiría que el sucesor de su ministro sea designado directamente por el Instituto Patria. Es decir, por el propio cristinismo.

Entre los eventuales sucesores también figura Augusto Costa, actual ministro de producción de Kicillof
Entre los eventuales sucesores también figura Augusto Costa, actual ministro de producción de Axel Kicillof

De hecho, en las últimas horas se barajaron varios nombres para llegar al Palacio de Hacienda que son impulsados por voceros cercanos a Axel Kicillof y Máximo Kirchner como son la actual secretaria de Comercio Interior, Paula Español, y el ministro de producción provincial, Augusto Costa, entre otros.

El empresariado y el mundo económico local temen que si una de estas figuras asume más poder dentro del gobierno, el Presidente le haga caso a Cristina, radicalice y ponga al frente del equipo económico a alguien más ligado a ideas estatizadoras, con una todavía mayor carga impositiva y rupturista con el Fondo.

La salida de Guzmán dejaría un vacío de poder y un debilitamiento tan fuerte del gobierno de Alberto Fernandez que abriría una fuerte crisis de gabinete de la cual saldría beneficiado el sector del Frente de Todos más confrontativo con el establishment.

Por lo menos así describen el futuro los hombres de negocios para quienes Guzmán es leído por el mercado como el que plantea la mirada más sensata sobre cómo frenar el déficit fiscal y el esquema de emisión, al contrario de lo que plantean los laderos kirchneristas.

"Salido Guzmán, el escenario es dramático para el sector corporativo, además de evidenciar la debilidad política en la que quedaría el propio Alberto", destacan los ejecutivos.

Es que ya con Guzmán en Economía, el déficit viene registrando ciertas mejoras que son valoradas por los empresarios. De hecho, en marzo, el país registró un déficit fiscal primario de $74.466 millones, frente a un resultado negativo de $124.727 millones del mismo mes del 2020. Una baja que se debe, en parte, a la reestructuración de la deuda pública en moneda extranjera llevada a cabo el año pasado.

En cuanto a la emisión monetaria, en marzo esa inyección de liquidez volvió a incrementarse, según indica el último Informe Monetario, el Banco Central en donde se asentó la transferencia de $70.000 millones en concepto de Adelantos Transitorios, en su primer giro de 2021.

Para los empresarios, si el supuesto próximo ministro de Economía permite el mayor uso de la "maquinita" podría provocar un desborde monetario que desestabilizará de nuevo la macroeconomía y volverá a disparar las brechas y los dólares alternativos.

Temas relacionados