La "bomba" de los UVA: ¿por qué no sirve el "beneficio" del Gobierno y ya hay cuotas de $100.000?

La "bomba" de los UVA: ¿por qué no sirve el "beneficio" del Gobierno y ya hay cuotas de $100.000?
El subsidio anunciado por el ministro Ferraresi no despega y la burocracia bancaria intensifica las deudas. Más de 100.000 familias en vilo
Por Patricio Eleisegui
28.05.2021 11.49hs Negocios

El drama para los tomadores de los créditos UVA se intensifica semana tras semana. Ocurre que lo informado por el Gobierno respecto de la decisión de activar subsidios para algunos de los endeudados hasta ahora no pasó del anuncio. Y las familias vuelven a sumar otro mes de montos a enfrentar en muchos casos directamente impagables.

A mediados de mayo, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, notificó que habría "un subsidio de las cuotas que superen el 35 por ciento de los ingresos".

"Los bancos van a subsidiar las cuotas de los hipotecados UVA que superen el 35 por ciento del ingreso del grupo familiar", dijo. Para luego remarcar que "cada una" de las entidades financiaras "deberá definir qué solución le ofrecen a los hipotecados".

"El Banco Nación y el Banco Provincia van a subsidiar las cuotas que superen el 35 por ciento. El Banco Hipotecario, donde hay 7.655 tomadores de créditos UVA se saldrán de la modalidad UVA para ajustarse de acuerdo a la evolución salarial", añadió.

Desde la principal organización que integra a los hipotecados comentaron a iProfesional que el grueso de los tomadores del crédito directamente no ha recibido ningún tipo de comunicación de entidades como el Hipotecario.

Expusieron, además, que los montos no dejan de incrementarse y que incluso hay familias que están afrontando los pagos recurriendo a herramientas como los fondos de desempleo. "No hay solución más que vender la casa", comentó, resignada, una de las endeudadas.

En otros casos, se indicó que los requisitos son imposibles de cumplir y que, en caso de aplicar, "la medida se renueva cada 6 meses", por lo que transcurrido ese período el endeudado "tiene que volver a presentar papeles" y reiniciar el proceso.

"La gestión del tope del 35 por ciento implica pasos que dilatan los tiempos para las familias, se trata de gestiones prolongadas. Hay bancos que no se han comunicado a pesar del anuncio oficial", dijo una fuente de Hipotecados UVA.

Entre las familias afectadas, indicaron desde la organización, hay quienes ya afrontan cuotas del orden los 90.000 pesos mensuales, mientras que sobre la mayoría de los endeudados pesan pagos que oscilan entre los 40.000 y los 55.000 pesos.

Las cuotas que triplican
Las cuotas ascendieron a valores que triplican con comodidad cualquier alquiler.

"Los bancos están pidiendo infinidad de datos para respaldar el eventual beneficio que se comentó desde el Gobierno. Eso demora los tiempos y los meses van transcurriendo con montos cada vez más abultados. Para colmo las entidades no aceptan pagos parciales, que es una opción que sí pueden afrontar muchos afectados. Es un escenario agobiante", sintetizó la voz interpelada.

Entre los tomadores del crédito anticipan que, a este ritmo, las fracciones en cuestión llegarán a fin de año con un acumulado cercano al 100 por ciento. "No existe ingreso, ni salario que soporte semejante ajuste", afirman.

En abril detonó todo

A fines de abril, los endeudados comenzaron a recibir notificaciones de los bancos que, entre otras pautas, incluyen cláusulas "irrevocables" que vetan la posibilidad de futuros reclamos si hay cambios en montos y plazos de pago.

Sendas cartas provenientes de instituciones bancarias llegaron a hogares de hipotecados de todo el país con detalles sobre las deudas a cubrir tras el final de los créditos pactados.

Las misivas incluyen, también, ítems donde se insta a los deudores a renunciar a cualquier maniobra legal referida a las deudas que generó el congelamiento, diferimiento y convergencia establecidos por el Gobierno durante el primer año de pandemia.

El escenario para los tomadores del crédito comenzó a complicarse hace casi un bienio. En 2019 se impuso un congelamiento y el monto impago iba a prorratearse el año pasado, pero la irrupción del Covid-19 derivó en una extensión de la medida.

El despegue permanente de la inflación redundó en cuotas impagables.
El despegue permanente de la inflación redundó en cuotas impagables para los tomadores del crédito.

Tras las sucesivas interrupciones se llegó a este 2021 en el cual, desde marzo, los tomadores de créditos comenzaron a enfrentar una cuota actualizada por inflación y una fracción de lo que no se pagó desde 2019 a esta parte. Quienes accedieron a los UVA durante el macrismo, según lo dispuesto por el Gobierno, tienen que cubrir esos montos recargados por al menos 18 meses.

UVA aumentó más del 305 por ciento entre 2016 y 2020 mientras que los salarios en el mismo período merodearon una suba del 245 por ciento. La pérdida de poder de pago de quienes accedieron a los créditos seguiría profundizándose este año siempre a partir de la inflación proyectada.