Se agrava la crisis de Garbarino: piden la quiebra de la cadena en la Justicia

Se agrava la crisis de Garbarino: piden la quiebra de la cadena en la Justicia
Una compañía financiera que prestó fondos a la compañía de Carlos Rosales presentó un reclamo contra la cadena y el propio empresario por $50 millones
Por Andrés Sanguinetti
04.06.2021 15.49hs Negocios

Mientras el futuro de Garbarino se sigue debatiendo entre el cambio de propietario o el inicio de un proceso concursal, en la justicia comenzaron a llegar los pedidos de quiebra contra la mayor cadena de venta de electrodomésticos de la Argentina.

Varias de estas solicitudes corresponden a compañías financieras adonde los actuales dueños de la compañía concurrieron en busca de fondos necesarios para mantener la operatoria habitual y seguir pagando los salarios de sus 3287 empleados.

En la actualidad, Garbarino sigue acumulando deudas al punto que solamente en cheques rechazados por algo más de $2.233 millones, además de no hacer los aportes a la seguridad social en la Afip.

Un escenario incierto para el futuro de Garbarino que podría llegar a encaminarse si su actual dueño, Carlos Rosales, logra cerrar el traspaso de sus acciones con Facundo Prado, el CEO y accionista mayoritario de la empresa de TV paga Supercanal que desde hace un tiempo viene mostrando intenciones de quedarse con la cadena.

De hecho, la semana pasada culminó un proceso de revisión de las cuentas de la compañía y, según fuentes cercanas a la operación, ya estaría todo acordado para encarar el proceso de traspaso en breve.

Sin embargo, otras fuentes del mercado aseguran que el dueño de Supercanal habría desistido de la transacción a partir de la profundización de la crisis financiera que sufre Garbarino desde el 2018, cuando comenzaron sus problemas producto de la recesión de la economía y de la fuerte caída del consumo de electrodomésticos.

Es que, si bien la empresa llegó a un acuerdo con los bancos para reestructurar una deuda de $5.000 millones, y con los acreedores para pagar otros $7.000 millones, continuó endeudándose con compañías financieras por un monto global de $1.200 millones.

Listado de acreedores financieros de Garbarino, según el BCRA.
Listado de acreedores financieros de Garbarino, según el BCRA.

Un caso es el de Credibel, una financiera que opera desde marzo del 2004 con préstamos personales para un segmento de la sociedad que tradicionalmente tenía dificultades para acceder a los créditos en efectivo.

Comenzaron a operar en la ciudad de Resistencia, Chaco, y actualmente opera también en el mercado corporativo como alternativa crediticia de segundo piso.

La compañía acaba de presentarse ante la justicia con dos pedidos de quiebra, uno contra Garbarino y el restante de manera personal contra el propio Rosales, en ambos casos por la suma de $50 millones.

El pedido quedó radicado en el Juzgado Comercial 14, Secretaría Nº 27 bajo la caráturla "Garbarino S.A.I.C. E I. Le pide la Quiebra Credibel S.A".

El mes pasado, el juzgado a cargo de Pablo Frix hizo saber que la presentación inicial y la documentación acercada tienen carácter de declaración jurada (conf. Ac. 4/2020 C.S.J.N.).

En el mercado se sostiene que Credibel no es la única financiera que realizó esta presentación ante la justicia sino que varios de sus competidores también optaron por el mismo camino ante la falta de respuesta de la compañía a los reclamos de pago.

De hecho, en la web del Banco Central figura la cantidad de cheques impagos y el listado de acreedores de Garbarino que encabeza otra financiera, Cooperativa Frincredit, a la que le adeuda otros $130 millones. Lo mismo con Finares, con la que tiene una deuda de $128,6 millones.

El dueño de Supercanal estarí a punto de cerrar el acuerdo de compra de Garbarino
Facundo Prado, dueño de Supercanal, estaría punto de  comprar la mayor cadena de elecrdomésticos de la Argentina

En tercer lugar se encuentra el Banco Nación, con $80 millones; GS Negocios, con $76 millones; Libertador Factoring, $57 millones y el HSBC, $54 millones. También se encuentran CVCC Concepción, $40 millones; Victo Inversiones, $16 millones; Crediserv, $10 millones; American Express, $8 millones, entre otros acreedores.

Proyecto trunco

Cuando asumió el control de Garbarino, en junio del año pasado, Rosales pudo reestructurar la deuda que la cadena tenía con un grupo de bancos liderados por el Santander y el Galicia, que buscaban cobrar $5.000 millones.

También mantuvo negociaciones para resolver el reclamo de los proveedores locales y extranjeros de la empresa a los que se les adeudaban otros $7.000 millones.

Además, comenzó a desarrollar una nueva estrategia comercial basada en un mayor uso de las herramientas tecnológicas y el comercio electrónico.

El actual Pro Tesorero del Club Atlético San Lorenzo de Almagro y dueño del grupo asegurador Prof, quería transformar las 200 sucursales en tiendas online con punto de entrega para convertirlas en un canal virutal que permita a los proveedores potenciar sus marcas de la mano de ofertas, promociones y planes de cuotas dirigidos a los consumidores.

También esperaba lanzar su propia billetera virtual o asociarse a varias de las que ya operan; impulsar el ecommerce y cerrar acuerdos con empresas de delivery para que los clientes puedan comprar mayormente de manera remota.

Sin embargo, la realidad fue otra, muy diferente a la imaginada ya que la empresa siguió sufriendo por las restricciones económicas impuestas por las medidas sanitarias para combatir el Covid-19 y por la recesión que derrumbó las ventas de productos electrónicos. A esto se le suman medidas del Gobierno que imponen restricciones a las importaciones de ciertos productos y componentes que Garbarino necesita para comercializar y para su planta de Tierra del Fuego.

Tampoco logró reducir sus costos fijos para transformar su estructura en cuanto a cantidad de empleados y locales a un escenario como el que le toca atravesar.

Pudo suspender algunos empleados en el interior y cerrar de manera temporal algunas sucursales en el interior, luego de que el gobierno nacional decidió eliminar la ayuda oficial en el pago de la mitad de los sueldos mediante los llamados ATP que recibían sus empleados.

A partir de esta acción, el gremio mercantil se encuentra alerta y a la espera de recibir alguna notificación por parte del Ministerio de Trabajo de Nación o bien por parte de la firma para buscar acuerdos para que el conflicto no se agrave.

Temas relacionados