El negocio impensado: tres socias hacen piezas de diseño con desechos de la industria petrolera de Vaca Muerta

El negocio impensado: tres socias hacen piezas de diseño con desechos de la industria petrolera de Vaca Muerta
Carla, Ornella y Mora Basilotta fundaron la marca de indumentaria que lleva su nombre. En 2018 apostaron por algo diferente: la moda sustentable
Por Rocío Bravo
09.07.2021 13.21hs Actualidad

En este camino hacia la sustentabilidad, Ornella viajó a la provincia de Neuquén en busca de fibras naturales para desarrollar una nueva colección que forme parte de Basilotta. Ahí se encontró con un material distinto: residuos de big bags plásticas, las bolsas contenedoras de la arena que se utiliza para la actividad del fracking, extracción de petróleo y gas no convencional en Vaca Muerta.

Fue ese el momento preciso en el que la emprendedora vio en ese residuo un textil. Así nació Fracking Design, una nueva marca de diseño de impacto a través del reciclado de las big bags plásticas para transformarlas en accesorios premium de triple impacto.

"Fracking Design arrancó en 2018 como una cápsula de accesorios reciclados dentro de la marca que teníamos anteriormente con Caro y con Mori que se llamaba Basilotta", cuenta Ornella a iProfesional. "Basilotta era una marca tradicional de indumentaria femenina que fundamos en 2009. Algo que empezó casi como un hobbie, empezó a crecer mucho y llegamos a tener cinco franquicias, tres locales propios, 35 empleados, más de 100 clientes mayoristas".

Pero ese éxito no fue suficiente para la joven empresaria que después de casi una década en el rubro empezó a transitar una crisis personal. "No me sentía cómoda con lo que estaba haciendo, me había involucrado con la moda sustentable y quería mutar hacia eso", dice. "En ese momento teníamos un modelo de negocio que no lo permitía por los precios, por la modalidad de venta que teníamos. Entonces decidí armar una cápsula de moda sustentable con fibras naturales y viajé a Neuquén en búsqueda de mohair. Me había contactado con unas chicas que tejían mohair semi industrial y mi idea era incorporar unos sweaters y probar cómo el cliente reaccionaba a esta nueva capsula".

Fracking Design, una nueva marca de diseño de impacto a través del reciclado de las big bags plásticas para transformarlas en accesorios premium de triple impacto
Fracking Design es una marca de diseño de impacto a través del reciclado de las big bags plásticas 

Pero el destino le jugó una buena pasada. En ese viaje, Ornella tuvo la oportunidad de conocer una planta tratadora de residuos petroleros y, entre otros residuos que la planta recibe, se encontraba el bolsón plástico de arena. "Cuando lo vi, lo vi como una tela y me enamoré del material, no podía creer la cantidad que había, no podía creer que se trituraba y se quemaba, y me lo quise traer a Buenos Aires", narra. "Ahí empecé a investigar cómo utilizar este material en Basilotta. Fue tanto el entusiasmo, y Caro y Mori se entusiasmaron tanto con el proyecto que no pudimos seguir pensando una colección de ropa. Decidimos cerrar Basilotta, hacer una transición hacia Fracking Design y dedicarnos exclusivamente a hacer accesorios de marroquinería con este material".

Hoy, los valores que definen la marca son el cuidado del medio ambiente y el impacto social. Fracking Design es una marca que nace con un ADN de triple impacto muy fuerte, liderado por estas tres jóvenes mujeres, y con valores familiares con los que trabajan junto al equipo que tienen: hoy son 7 en total más las cooperativas.

La transición hacia lo sustentable

"Cuando empezamos con esto, teníamos muchos frentes que atacar", dice Basilotta.

"Primero, teníamos que ver cómo transformar Basilotta en Fracking Design, tuvimos que capacitar a la gente que estaba trabajando con nosotros y contarles el proyecto con el que íbamos a seguir, donde muchos decidieron quedarse y muchos otros no. Empezamos a estudiar más sobre sostenibilidad en todas sus áreas para atacar el emprendimiento en todos los aspectos que definen a una empresa, desde la administración, a la producción, el diseño. Empezamos a buscar cooperativas que nos acompañen porque si bien el propósito principal es mitigar la huella de carbono de la industria petrolera, también era fomentar el trabajo justo y la inclusión laboral. Una de las cosas más cuestionadas que tiene la industria de la moda es la informalidad de sus trabajadores y nosotros queríamos hacer foco en ese aspecto también", explica.

Un punto clave y desafiante fue la gestión en Neuquén para conseguir el material, para que las petroleras separen este residuo en origen y poder llevarlo a las unidades productivas donde se empieza a desarmar y lavar, para luego en Buenos Aires transformarlo en accesorios.

La industria petrolera tiene muchos protocolos, este material llegaba a las tratadoras mezclado con otros desechos y se trataba como un residuo peligroso. "Tuvimos que hacer toda una gestión para que lo separen en origen, que no se mezcle con hidrocarburos y así poder tratarlo como un residuo sólido. La gente de la Secretaría de Ambiente de la ciudad de Neuquén nos ayudó y nos extendió un escrito donde decía que este material era un residuo sólido y se podía llevar a las cooperativas", detalla. "Después fuimos al INTI para ver a qué lo podíamos exponer, de qué estaba compuesto, si resistía el calor, al agua, distintas pruebas para lograr el producto".

Desde el punto de vista financiero, "con las chicas hicimos una planificación estratégica para generar capital genuino y poder armar toda la línea de accesorios y todo este proceso de recuperación de material sin tener que buscar inversores", cuenta la creadora de Fracking Design. "Transformamos todo lo que nos quedaba de Basilotta, armamos una colección de upcycling junto a una colección de Fracking muestrario e hicimos una gira en todo el país donde vendíamos esta colección de upcycling con telas y prendas que eran de otras temporadas, lo capitalizamos y lo transformamos en producto. Aprovechamos toda la cartera de clientes que ya teníamos de Basilotta, que si bien quizás no eran los futuros clientes de Fracking, eran los que teníamos para poder levantar este capital. Así fuimos provincia por provincia contando el proyecto, mostrando los productos y levantando capital para arrancar el nuevo proyecto".

La satisfacción de emprender y generar impacto

Para Ornella nada se compara con la satisfacción que te deja cada venta, cada recuperación de material, cada trabajo que generas en una cooperativa. "Toda la cadena de valor te da una satisfacción que te llena más allá de lo económico", asegura. "Si encima después el emprendimiento empieza a funcionar y se arma toda una cadena de producción constante y que no se corta, que ves involucrada a la gente y que se apasiona por el propósito, que sabe que es algo positivo, eso es lo más lindo que tiene emprender con impacto".

"En nuestro caso, por ejemplo, cuando más ventas hay, más plástico recuperamos, más trabajo en las cooperativas generamos. Lo importante es poder revisar la cadena de valor de cualquier empresa o emprendimiento, hacer foco, ver dónde se puede impactar en toda esa cadena y una vez que encontras eso, se va generando solo", plantea la joven. "Mientras perseguís el fin económico, al mismo tiempo vas generando impacto ambiental y social. La única forma de generar impacto ambiental y social es siendo rentable porque cuanto más rentabilidad tiene la empresa, más impacto ambiental y social genera". En línea con ello, dentro de Fracking Design las hermanas quieren seguir desarrollando ideas, "para seguir en constante innovación y crecimiento".

Un punto clave y desafiante fue la gestión en Neuquén para conseguir el material, para que las petroleras separen este residuo en origen
Un punto clave fue la gestión en Neuquén para conseguir el material, para que las petroleras separen este residuo en origen

Siempre emprendiendo

"Nosotras decimos que somos emprendedoras 2.0", expresa Ornella. "En el 2009 fundamos Basilotta, pero con Caro en 2007 fundamos una empresa de producto terminado y hacíamos producto para otras marcas. Vivimos emprendiendo, no nos imaginamos en otra situación. Emprender es una forma de vida. Quizás trabajas más, pero trabajas para vos, te entusiasma, tenes más libertad".

Para ella, "ser emprendedor" lo define el ser muy positivo y creer en la idea que tenes. Sobre todo, remarca el ser positivo "porque el emprendedor fracasa un montón de veces en todo el proceso y si en esos fracasos te caes, nunca llegas al objetivo. Esa es la diferencia entre un emprendedor con alguien que no lo es, porque el que no lo es siempre abandona en el primer fracaso. ¿Cuántas amigas o amigos conocemos que emprenden algo y terminan abandonándolo? Emprender no es soplar y hacer botellas, es un camino muy duro al principio, pero a su vez es muy lindo y divertido. Si en esa parte dura, que es la más difícil, abandonas, nunca llegas. Esa es la diferencia, la garra que le mete un emprendedor con el que no lo es".

"Y en Argentina es muy difícil porque la economía cambia permanentemente, la inflación, los impuestos que pagamos", agrega. "En nuestro caso, que fabricamos, también está la informalidad que hay en vuestra propia industria. Siempre digo que, si tu emprendimiento funciona en una economía como la argentina, imagínate en una economía estable y buena".

Lo que viene

Las hermanas Basilotta, si bien sienten que hay logrado los objetivos del inicio, quieren que el emprendimiento siga creciendo. "Nos queda pendiente exportar por mayor. Hace poco, a través de un premio que ganamos con DHL, pudimos vincular nuestro sitio con DHL y podemos vender al mundo. Empezamos a exportar ventas minoristas y nuestro objetivo es poder vender por mayor, hacer exportaciones más grandes al mundo y que Fracking pueda ser conocido más allá de la frontera. Los próximos pasos apuntan a trabajar en este plan de exportación, de expansión, e incorporar productos nuevos, agrandar la línea vegana que cada vez nos exigen más. Tenemos muchos pedidos de productos veganos asique estamos intentando agrandar cada vez más la línea vegana que antes ni siquiera teníamos. Y queremos incorporar un material nuevo que también es de la industria petrolera", anticipa.

"Expandirse, aprender, innovar, no quedarse quieto, capacitarse y ser colaborativo con otros emprendimientos, generar comunidad emprendedora", esos son nuestros próximos pasos concluye Ornella.