Trabas a las importaciones: cuáles son los sectores que más sufren un cierre que promete profundizarse

Trabas a las importaciones: cuáles son los sectores que más sufren un cierre que promete profundizarse
La medida oficial complica los planes de diversas ramas de actividad. Desde el sector automotor hasta el agro, el listado de rubros alcanzados
Por Patricio Eleisegui
10.10.2021 17.09hs Negocios

La decisión oficial de limitar las importaciones como forma de reducir la salida de dólares está pegando en distintos segmentos productivos y entre los industriales predomina la idea de que la traba se extendería más allá de octubre.

A la par de este temor mezclado con bronca, se multiplican los intentos de los empresarios por sacarle al Gobierno el compromiso de que la medida no se volverá un marco de fondo de aquí al último tramo de diciembre.

En esa dirección, durante la mañana del jueves  representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA) mantuvieron una charla prolongada con hombres del Banco Central (BCRA) con el fin de solicitar una vigencia "coyuntural" de la disposición en lugar de su consolidación como herramienta de control "estructural".

"Es una medida que va a complicar la operatoria de muchas empresas como sucedió el año pasado, pero se espera que en una mesa de trabajo se resuelvan los imponderables que surjan y que sea algo transitorio en un contexto de mayor demanda de dólares y menor oferta por la estacionalidad del año", comentaron desde la entidad.

"La semana que viene iremos monitoreando cómo afecta la dinámica de los distintos sectores y charlaremos con el BCRA para administrar los problemas que se vayan generando", añadieron, tratando de instalar cierta tranquilidad.

En los pasillos de la industria, según reconocieron a iProfesional fuentes vinculadas a la UIA, cobra fuerza la idea de que el contexto electoral y el temor ante lo que pueda ocurrir con el dólar –sobre todo en la primera parte del mes próximo– terminarán empujando al oficialismo a prolongar el mecanismo activado esta semana.

Por el lado de la Cámara de Importadores la perspectiva que se comparte es similar. Con el agravante de que, afirman los empresarios, el nuevo cierre del grifo de divisas, además de fijar un desabastecimiento profundo de productos e insumos, también le hará perder a la Argentina un pelotón de proveedores externos clave.

Los autos 0 Km, entre los más afectados por las trabas
Los autos 0 Km, entre los más afectados por las trabas que se vienen aplicando a los importados.

Automotrices, un segmento que cruje

Mientras tanto, se dispara el dolor de cabeza en distintos nichos de la economía. Las trabas ahora intensificadas para las importaciones complican aún más el escenario para, por ejemplo, las concesionarias y los fabricantes de vehículos.

Una muestra: el cepo fijado amplía la demora ya existente en la entrega de unidades comercializadas mediante planes de ahorro. Superado el plazo límite de 50 días hábiles establecido, a las administradoras no les queda otra que afrontar multas ante la Inspección General de Justicia (IGJ). Y eso es lo que viene ocurriendo en este tramo de 2020.

Fiat Mobi y las unidades Gol de Volkswagen que se ofrecen en buena parte de estas opciones de compra, por mencionar dos casos, provienen de Brasil. Por el lado de las terminales, en tanto, el panorama también se observa dramático: de las 4.500 unidades mensuales que algunas empresas lograron ingresar en la primera parte del año se pasó, en agosto, a sólo 1.000 autorizaciones extendidas. Nadie puede calcular qué ocurrirá en octubre.

Las autopartistas también se las ven complicadas. Ante los últimos "cierres de grifo", la planta de la alemana ZF Sachs, que emplea a más de 520 personas en San Francisco, Córdoba, comenzó a suspender a parte de su personal y muy cerca de la compañía reconocen que, por efecto de las medidas vigentes, en alrededor de diez días comenzará a incumplir con las entregas a clientes en el exterior.

La firma tenía como meta para este año alcanzar la producción de al menos 2 millones de amortiguadores para marcas como Scania, Volvo, Iveco y Ford, entre otras. Más del 50 por ciento de esas piezas tenía como destino prestablecido sendas plantas en Brasil y Europa. Cuánto de ese objetivo comercial logrará cumplir es ahora parte importante de una gran incógnita.

Del chip del auto a la moto

El problema que generan las nuevas restricciones se suma a las dificultades productivas que atraviesan las automotrices por efecto de la escasez de microprocesadores. El peso de este combo mantiene pisado el plan de compañías como Renault, que evaluaba sumar 150 trabajadores en los próximos meses y puso todo en "stand by", o Volkswagen, que en los últimos meses recurrió a sendos períodos de suspensiones rotativas.

Ford Argentina, en tanto, estableció un parate de dos semanas para la primera parte de octubre. En paralelo, desde el entorno de entidades como la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) señalan que el cepo al dólar acentuará el rojo financiero en más de una compañía del rubro.

Como expuso iProfesional esta semana, la merma en la disponibilidad de unidades 0 Kilómetros por la política cambiaria vigente sigue acelerando la demanda –sobre todo de "semi nuevos"– y ese mismo efecto mantiene viva la escalada de precios que evidencian los vehículos.

"Estamos inmersos en un mercado totalmente distorsionado. Pese a este crecimiento, la falta de autos usados y repuestos es alarmante. El mercado está totalmente demandado, llevando los precios de los autos usados en muchos casos por encima de los 0 Km", expresó Alejandro Lamas, secretario de la Cámara del Comercio Automotor (CCA).

Sostuvo que, "en la actualidad y con la pandemia, la macroeconomía, las restricciones a las importaciones no esenciales, el mercado se volvió totalmente inestable". Para enseguida comentar que, a este ritmo de demanda, lo más probable es que también se ingrese en un escenario de faltante de usados. "Los próximos meses apuntan a ser complicados, más de lo que pensábamos", pronosticó.

Ya en el ámbito de las motos, los vendedores destacan una reducción dramática de la cantidad de modelos que también se haría mayor en las próximas semanas. "Al igual que lo que manifestamos con los autos, sigue restringida la oferta de muchos modelos lo que limita las posibilidades de crecer aún más… ", dijo al respecto Ricardo Salomé, titular de ACARA.

Agronegocio e insumos informáticos

Por el lado del agronegocio, desde ese nicho acercaron quejas al oficialismo por las dificultades –actuales y futuras– para acceder a neumáticos, repuestos para maquinaria y fertilizantes, entre otros ítems.

Justamente, la escasez de neumáticos en particular comenzó a añadirle otro dolor de cabeza al agronegocio a partir de junio. El problema encendió luces rojas en el tablero de los sojeros y los fabricantes de maquinaria agrícolas, quienes advirtieron que la nula disponibilidad del accesorio tendría efectos sobre las cosechas.

"El sector depende mucho de la importación. El 80 por ciento de los artículos y repuestos que se venden en Argentina son importados, del Mercosur o extrazona, o son nacionales, pero con una alta integración de componentes traídos desde afuera", comentó José Armando Giordano, titular de la cordobesa Cámara de Empresarios de Repuestos Automotor y Afines (CERAC).

Fuentes ligadas a Coninagro señalaron que las nuevas restricciones a la importación agravarán el mal momento que ya atraviesan los productores de "commodities" por efecto de factores como el faltante de contenedores.

Fuera del ámbito de los sojeros, en las últimas semanas se intensificaron las dificultades para dar con repuestos, circuitos integrados y procesadores informáticos. Las demoras ya existentes en las habilitaciones para su ingreso en el país, reconocen en ese ámbito, ahora se verán ampliadas a partir de las nuevas medidas establecidas para controlar la salida de dólares.

Desde la Cámara Argentina de Distribuidores Mayoristas de Informática, Productores y Afines vienen exponiendo que los tiempos de ingreso de accesorios e insumos en general acentuaron sus demoras en el último bimestre. Y que la política activada ahora reducirá aún más la variedad de dispositivos en oferta y, por falta de piezas, profundizará la demora en las reparaciones.

El faltante de gomas para autos y maquinarias se intensificó durante la primera mitad del año.
El faltante de gomas para autos y maquinarias es otra de las consecuencias visibles de las restricciones.

Alarma en la salud

Los alcances de las medidas que atenúan la importación son seguidos de cerca, también, por actores del ámbito de la salud. El sector depende enormemente del flujo de dólares para ingresar determinados equipos, repuestos e, incluso, medicamentos.

Y no faltan las entidades que hablan de un desabastecimiento actual que se consolidaría a partir de las medidas anunciadas esta semana por el Banco Central y la Comisión Nacional de Valores (CNV).

"La industria médica es dólar dependiente. El hecho de que se hayan cerrado empresas que fabricaban jeringas e insumos médicos nos hace depender de la importación principalmente de China y de India", afirmó Marcelo Peretta, titular del Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos.

"Hoy tenemos faltante de insumos médicos y medicamentos de alta complejidad que incluye los medicamentos oncológicos, cardiológicos, productos biomédicos para curación, las tiras reactivas para quienes padecen diabetes, insulina, entre otros. Todo lo que está dolarizado está en falta", completó. En la organización dan por descontado que lo establecido en este inicio de octubre complicará aún más la disponibilidad de artículos sanitarios clave.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ