iProfesionaliProfesional

Las reglas de oro que debe seguir todo emprendedor para captar dólares para su proyecto

Con casos resonantes que levantaron grandes rondas de capitales, les contamos a los emprendedores cómo lograr financiarse en el mercado local y extranjero
27/11/2021 - 08:01hs
Las reglas de oro que debe seguir todo emprendedor para captar dólares para su proyecto

En la Argentina el universo emprendedor es grande, diverso y muy dinámico. Se sabe que el primer año es crucial, y no todos logran atravesarlo. En este momento, uno de los grandes problemas es cómo conseguir el financiamiento tan esencial para avanzar. Y ante este problema surge una solución: el fundraising. ¿Qué debe hacer un emprendedor para alcanzarlo?

"En todo emprendimiento siempre lo importante es partir de cuál es la visión y el propósito del negocio, particularmente cuando se piensa apelar a este tipo de fondeos. En segundo lugar, tener claro un modelo de negocio: cómo vamos a llevar adelante nuestra organización, cuáles serán los segmentos y problemas que vamos a intentar resolver. Estas dos preguntas nos llevarán a preguntarnos acerca de cuánto necesitamos, en que lo usaremos, y en qué lapso de tiempo", dice Jonatan Loidi, CEO de Gruposet y miembro de la Comisión Directiva de ASEA.

Pero Loidi asegura que hay una pregunta que es vital: ¿qué esperamos obtener con el emprendimiento? "En función de cómo uno presente eso, y que tan estructurado lo tengamos, que tan sólido sea, y si tenemos las pruebas de mercado correspondientes, mayores probabilidades de recibir el financiamiento tendremos", suma Loidi.

Por su parte, Diego Borel, cofounder y CEO de Geblix, tiene experiencia en esto de buscar capitalización. "El proceso de fundraising es complejo y demandante. Quienes lo inician deben saber que demandará mucha energía y foco", cuenta, y describe las dos etapas que él considera importantes.

  • Preparación Interna. Es fundamental que el emprendedor y su equipo tengan claridad sobre el problema que resuelven o quieren resolver con el emprendimiento. También conocer el tamaño del mercado y la oportunidad de negocio, sus diferenciales frente a la competencia y, aunque parezca obvio, deben tener muy claro por qué piden el dinero ahora y en que se lo utilizará. Toda esta información suele consolidarse en un documento llamado deck, que sirve justamente para mostrar de forma ágil el valor del negocio que se quiere potenciar con la inversión.
  • Charlas con inversores. Una vez convencido el emprendedor de que es el momento de buscar una determinada suma de dinero para su emprendimiento (y con su deck ya preparado), arranca el proceso formal. Lo primero que debería hacer el emprendedor es buscar a los inversores y fondos que inviertan en startups como la suya. No todos los fondos invierten en las mismas cosas.
Analizar internamente la propuesta es la clave antes de presentarse a un pitch.

"A la hora del encuentro con el inversor ("pitch", como se dice frecuentemente) hay que ser creativo y convincente al presentar el proyecto. Piensen que un inversor recibe y analiza decenas, cientos o incluso miles de proyectos por año. Cada emprendedor cree que su proyecto es único y una oportunidad enorme para quien apueste por ellos, pero la clave está en convencer al inversor de eso", resume Borel.

Lo mejor es mostrar conocimiento y experiencia, exponer con números y ser sincero. Pero sobre todo, "mostrar claramente el impacto a futuro que la startup tendrá en el mundo. Es una mezcla de racionalidad y visión soñadora", indica el CEO de Geblix.

Qué buscan los venture capitals

Para presentarse a una ronda de capitalización es fundamental conocer en qué tienen puesto los ojos los inversores, porque así se podrá presentar el proyecto buscando encajar lo más posible con su mirada.

Los inversores le dan prioridad a los emprendimientos que solucionan puntos de dolor de la sociedad.

"Se está apoyando a todos aquellos emprendimientos que tengan un mayor impacto en la sociedad, y que respondan a necesidades más latentes en ella. Todos aquellos proyectos a mediano y largo plazo, y con alto impacto o que tiendan a resolver un dolor que está muy presente, van a tener más probabilidad de obtener inversiones que un proyecto que tienda a ser utópico o muy de largo plazo", advierte el directivo de ASEA.

A esto, Borel agrega: "el inversor de riesgo busca proyectos que sean disruptivos y escalables. Como contraprestación, buscarán proyectos que puedan facturar o valer mucho a futuro. Por eso, muchos negocios tradicionales pueden no ser valorados por estos inversores. No están mal, solo que quien pone el capital busca tasas de crecimiento muy altas para capturar rápidamente la oportunidad. No todos los negocios pueden cumplir esto".

Por último, la gran esperanza para muchos está en capitalizarse en el exterior, aunque hay que ser consciente de que el país no está en el centro del escenario para los inversores extranjeros,

"En Argentina, aunque está menos desarrollado, se ha comenzado a desarrollar un ecosistema permeable a este tipo de inversiones. Se recomienda tratar de no apuntar a grandes inversores, sino buscar a los más pequeños, con pequeños montos. Así, sumando varios podremos lograr nuestro objetivo con éxito", aconseja Loidi.