01.12.2021
DÓLAR
100.00 / 106.00 0.00%
BLUE
198.50 / 201.50 0.25%

¿Por qué Mastellone profundiza su crisis y ya acumula pérdidas por más de $2.100 millones en 9 meses?

¿Por qué Mastellone profundiza su crisis y ya acumula pérdidas por más de $2.100 millones en 9 meses?
En cuatro años, la dueña de La Serenísima acumula resultados negativos por más de $6.400 millones, afectada por la recesión y el congelamiento de precios
Por Andrés Sanguinetti
12.11.2021 10.27hs Negocios

La evolución de la pandemia del Covid-19; la recesión de la economía doméstica y las regulaciones impuestas por el Gobierno para congelar precios siguen pegando fuerte en el comportamiento de las principales empresas alimenticias del país.

No se trata de un escenario negativo de corto plazo, sino que ya acumula casi cuatro años de pérdidas y finanzas en picada para compañías como Mastellone Hnos, la láctea más grande de la Argentina, que no para de acumular balances en rojo.

Como desde el 2018, la empresa dueña de La Serenísima y cuyo 49% del capital accionario es controlado por Arcor, continúa profundizando su crisis, si se tiene en cuenta que desde ese año ya acumula pérdidas por $6.450 millones, afectada por el congelamiento de precios, la caída del consumo y las medidas sanitarias contra el coronavirus que, en especial, el año pasado provocaron graves problemas al sector alimenticio doméstico.

La misma foto se evidencia en el comportamiento de la empresa durante los primeros nueve meses de este 2021, cuando sus pérdidas llegan ya a los $2.104 millones, algo menores a los $2.697 que perdió en el mismo período del 2020.

Según se desprende del balance enviado por la compañía a la Comisión Nacional de Valores (CNV), el resultado refleja una compresión en los márgenes de rentabilidad ocasionados por el aumento de los costos producto de la inflación y las limitaciones de trasladar a sus precios de venta dichos incrementos.

Es decir, Mastellone sufre la compleja situación de tener que enfrentar gastos crecientes sin poder mejorar su performance a partir de subas de los precios de sus productos, que se encuentran encorsetados por el congelamiento dispuesto por la Secretaría de Comercio Interior que dirige Roberto Feletti.

A este complejo escenario se le suma la pronunciada baja en los niveles de consumo masivo que se viene detectando desde por lo menos el 2018.

En el aspecto sectorial, la compañía detalla que la producción de leche cruda en las principales cuencas lecheras del país creció un 4% en relación con el mismo período del año anterior, traccionada por los sostenidos precios internacionales de toda la gama de productos lácteos y favorecida por buenas condiciones climatológicas.

"Si bien los mayores precios tuvieron un impacto en los costos destinados a la producción y consumo local, el beneficio se reflejó en un aumento en el volumen de las exportaciones y la consecuente generación de divisas", destaca Mastellone en su balance.

También reconoce que los precios de los insumos, en general, han subido reflejando los aumentos de los valores internacionales producto del incremento en la demanda, y el estrangulamiento en la disponibilidad de transporte marítimo mundial y congestionamiento de puertos.

Sin embargo, en lo que respecta a los resultados financieros e impositivos, la compañía sufre por el comportamiento de las principales variables macroeconómicas como la inflación y la devaluación, y el aumento de la alícuota del impuesto a las Ganancias.

En cuatro años, la dueña de La Serenísima acumula resultados negativos por más de $6.400 millones
En cuatro años, la dueña de La Serenísima acumula resultados negativos por más de $6.400 millones

La empresa recuerda además la medida dispuesta por el Gobierno en octubre pasado por intermedio de la Resolución 1050 de la Secretaría de Comercio Interior, que determinó ampliar el congelamiento de precios a más de 1400 productos, estando incluidos dentro de la misma algunos de los productos que la empresa elabora y comercializa a través de supermercados, mayoristas y demás canales de venta.

Ante esta situación, el directorio de Mastellone reconoce estar implementando "las acciones necesarias para contrarrestar los impactos negativos que esta medida podría generar".

También anticipa que seguirá intentando sostener los volúmenes de venta y facturación, "de forma tal de mantener un nivel de rentabilidad acorde a los compromisos asumidos y solventar nuestro ambicioso plan de inversión".

Del mismo modo, asegura que continuará "fortaleciendo y haciendo crecer nuestra relación estratégica con nuestros productores de leche, buscando aumentar la cantidad de litros recibidos en nuestras plantas destinados tanto para el mercado interno como el de exportación".

Deuda financiera

Otra parte importante del plan a futuro de Mastellone para sostener su actividad en un contexto tan adverso pasa por refinanciar sus pasivos como ya lo hizo con la deuda que vencía el 3 de julio pasado por un valor nominal de u$s162.750 millones o el 81,50% del valor nominal total de sus Obligaciones Negociables Clase F (emitidas originalmente a una tasa fija del 12,625% anual).

La oferta consideró el canje de cada u$s1.000 de valor nominal de las ON por u$s675 de valor nominal en nuevos títulos Clase G garantizados no subordinadas a una tasa fija del 10,95% anual con vencimiento en el 2026 y por los u$s325 restantes, un pago en efectivo.

Como resultado del plan, Mastellone obtuvo una aceptación de los bonistas por u$164.246 millones de valor nominal, y el 30 de junio emitió las ON Clase G por un monto de miles de u$s110.866 millones, y efectuó la cancelación en efectivo por u$s53.380 millones a aquellos tenedores de las ON objeto de la transacción que ingresaron en el canje.

Se trata de una estrategia que Mastellone viene aplicando desde que comenzó a sufrir fuertes pérdidas como las del año pasado, cuando su rojo llegó a los $2.287 millones, contra un rojo de $68 millones que había registrado en el 2019.

La mayoría de los productos de la empresa se encuentran bajo los esquemas de precios congelados del Gobierno
La mayoría de los productos de la empresa se encuentran bajo los esquemas de precios congelados del Gobierno

El año pasado, el directorio de la láctea responsabilizó del aumento de las pérdidas a las medidas sanitarias tomadas para combatir el coronavirus que "tuvieron una clara incidencia en la performance económico-financiera de la compañía durante el ejercicio anual 2020".

También se vio afectada por la aplicación del ya finalizado programa de "Precios Máximos", que retrotratrajo los precios de venta de los productos alimenticios, bebidas, productos de limpieza, de cuidado personal, a los vigentes al 6 de marzo del 2020, congelándolos durante todo el ejercicio anual, excepto por mínimos incrementos aprobados del 3% en julio y un 2% en octubre para las categorías de productos lácteos.

En ese caso, todo el portfolio de productos comercializados en el mercado doméstico de Mastellone estuvo afectado por esta resolución, con el consecuente impacto en los números de la compañía.

En el 2019, la pérdida había sido sustancialmente menor, alcanzando los $68 millones, mientras que en el 2018 había perdido $1.995 millones, lo cual refleja que en los últimos cuatro años la compañía acumula un rojo de $6.450 millones que solamente fue neutralizado por una ganancia de $1.156 millones del 2017.

Ese año, logró aprovechar el achique de su rival SanCor para, por ejemplo, quedarse casi con el control total del mercado de leche fresca de Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Ese año también logró crecer en el segmento del dulce de leche, donde las ventas de sus marcas se duplicaron con respecto al 2016.

Temas relacionados