iProfesional

Llegaron los piratas: radiografía de la flota china que ya depreda en la Patagonia y sus "socios" en el saqueo

Más de 100 buques ya se apostaron frente a Comodoro Rivadavia y otros navegan en esa dirección a través de Magallanes. Cómo operan y qué vienen a buscar
Por Patricio Eleisegui
06/12/2021 - 11,21hs
Llegaron los piratas: radiografía de la flota china que ya depreda en la Patagonia y sus "socios" en el saqueo

Ya están acá. En sintonía con los pronósticos que anticipan su arribo durante el mes de noviembre, la flota de pesca en aguas distantes de China ya inició su campaña de depredación frente a las costas de la Patagonia.

Suman más de 100 los pesqueros extranjeros posicionados sobre la milla 201, al borde la zona económica exclusiva de la Argentina, y se estima que hacia fines de diciembre -tal como anticipó iProfesional hace escasas semanas- esta armada del saqueo alcanzará los 350 navíos anclados, sobre todo, muy cerca de las costas de Comodoro Rivadavia.

A esa cifra hay que añadirles buques de apoyo y unidades para el traslado de las especies capturadas hacia el puerto de Montevideo, Uruguay, auténtica base de operaciones de la flota de pesca ilegal siempre en el Atlántico Sur.

El marco jurídico vigente en la Argentina favorece en más de un sentido el accionar de estos buques cuando deciden ingresar en la zona económica exclusiva. La legislación local apenas establece multas para los barcos con un tope de apenas 150.000 dólares. No existe la condena penal para capitanes u oficiales, algo que sí rige en otros países de América latina.

Claro que los chinos no serán los únicos que este verano, como cada año, arrasarán desde el calamar hasta la merluza, pasando por especies de tiburones, rayas, abadejos e, incluso, elefantes marinos. Otras tres naciones operarán en las frías aguas del Sur a la par los navíos de la potencia oriental.

Milko Schvartzman, especialista en conservación marina, derechos humanos en la pesca, colaborador del Círculo de Políticas Ambientales y asesor en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) entre 2011 y 2015, detalló las características de esta flota combinada.

"Son cuatro estados que subsidian a sus embarcaciones para que viajen a los caladeros más lejanos, que abundan en recursos ya explotados al máximo en el Hemisferio Norte. La nacionalidad de los barcos corresponde a China, España, Corea del Sur y Taiwán", explicó el experto en un artículo publicado en su blog personal.

"El porcentaje de las embarcaciones según la nacionalidad: China es el 60 por ciento, Corea del Sur el 15, Taiwán el 14 y España el 11. Los capitanes y oficiales son de nacionalidad de la bandera del barco, el resto de la tripulación son indonesios, filipinos y en menor medida africanos", añadió Schvartzman, quién además remarcó que los "tripulantes son mal pagos, en muchos casos se les embargan sus posesiones, y se les cobra como requisito antes de embarcarlos, en violación a las normas laborales internacionales".

"En muchos casos mueren por causas evitables, como ser un dolor de muelas, o por desnutrición. En los barcos chinos hay casos documentados de que trabajan encadenados con grilletes en los tobillos", afirmó.

En cuanto a las características de los buques, el experto precisó que el 80 por ciento comprende unidades de tipo "potero", esto eso, destinadas a la pesca del calamar. Señala que estos buques "no respetan temporada ni tamaño de los ejemplares, los que muchas veces no alcanzan la edad reproductiva. Tienen baja captura incidental, pero esta puede incluir especies en peligro de extinción como el albatros".

Detalle del movimiento de la flota ilegal en esta parte del mundo. Imagen gentileza Milko Schvartzman.
Detalle del movimiento de la flota ilegal. Imagen gentileza Milko Schvartzman.

"Un 15 por ciento son barcos arrastreros. Utilizan grandes redes que arrastran a media agua o de fondo según las especies objetivo. Suelen causar gran daño ambiental por la alta captura incidental que puede incluir delfines, tortugas marinas, lobos y elefantes marinos. Capturan merluza común, merluza de cola, abadejo, calamar, tiburones, rayas, elefantes marinos y otros mamíferos marinos", agregó.

Por último, el 5 por ciento de la flota depredadora comprende barcos "palangreros". Estos buques "utilizan líneas kilométricas de las cuales cuelgan anzuelos con carnada. Está entre las artes de pesca menos selectivas y más destructivas. Capturan tiburones, atunes, y muchas especies de forma incidental, como ser delfines, pingüinos y tortugas marinas", detalló.

Las unidades en cuestión arriban, en su gran mayoría, provenientes del Pacífico Sudoriental. En concreto, desde el borde las zonas económicas exclusivas de Galápagos, el Ecuador Continental, Perú y en ocasiones del norte de Chile. "Otras embarcaciones provienen de sus países de origen en Asia, o España. Y varias permanecen años en el caladero, y se reparan y reaprovisionan en Montevideo, Uruguay", indicó Schvartzman.

La importancia del calamar

En diálogo reciente con iProfesional, el experto sostuvo que el saqueo del calamar que efectúa la armada ilegal afecta dramáticamente la supervivencia de los ecosistemas en el Atlántico Sur.

"El calamar es el alimento principal de especies como la merluza común. Pero también es importante en la alimentación del cachalote, los pingüinos y muchas otras variedades de la fauna marina. Esta presión terrible que ejecuta la flota viene generando una catástrofe. Junto con el plancton, el calamar es la base de toda la cadena alimentaria del Atlántico Sur", dijo.

"Los calamares que se capturan son descargados en Montevideo. Ahí mismo pasan otros barcos de carga, contenedores, que luego tienen como destino la Unión Europea y los Estados Unidos. En esos mercados muchas veces se comercializa como ‘Made in China’ el calamar que se pescó de forma ilegal en la Argentina", amplió.

Así comenzó a concentrarse la flota ilegal en la Patagonia argentina. Imagen gentileza Milko Schvartzman.
Así comenzó a concentrarse la flota ilegal en la Patagonia argentina. Imagen gentileza Milko Schvartzman.

Schvartzman estimó en 500.000 las toneladas anuales que pesca esta flota foránea en esta zona del mundo. Vale aclarar que esa cifra comprende sólo las capturas estimadas de calamar. No hay datos respecto del resto de las variedades marinas que atrapan los barcos en cuestión.

El número correspondiente al calamar representa casi el triple de lo que extraen los buques argentinos en la misma zona del Atlántico Sur. Convertido en divisas, el impacto económico es superior a los 1.500 millones de dólares anuales.

Temas relacionados