Por trabas judiciales, Equinor cancela el arribo de un buque sísmico contratado para la exploración offshore en el Mar Argentino

La jaqueada exploración sísmica offshore en el Mar Argentino sumó un nuevo capítulo de incertidumbre que ha vuelto a estirar los plazos
Por Antonio Rossi
30/11/2022 - 12,17hs
Por trabas judiciales, Equinor cancela el arribo de un buque sísmico contratado para la exploración offshore en el Mar Argentino

La jaqueada exploración sísmica offshore en el Mar Argentino –donde varios informes técnicos indican que el país tendría un potencial de producción hidrocarburífera superior a Vaca Muerta—sumó un nuevo capítulo de incertidumbre que ha vuelto a estirar los plazos de inicio de las inversiones y actividades que tiene en carpeta la petrolera noruega Equinor a 320 kilómetros de las costas de Mar del Plata.

La demora que arrastra la Justicia en resolver el amparo que tiene frenada la exploración offshore desde el año pasado y la falta de certeza sobre cuándo podría quedar el despejado el camino llevaron a Equinor a cancelar la contratación del buque BGP Prospector que iba a arribar al país en estos días para dar comienzo a las tareas de relevamiento sísmico.

Equinor -que asociada con YPF y Shell tiene adjudicado el bloque denominado CAN 100 (Proyecto Argerich) para explorar y posteriormente realizar la explotación petrolera frente a la costa marplatense- había programado la llegada del BGP Prospector y su buque de alimentación GeoService 1 para fines de noviembre convencida de que ya estaría levantada la traba judicial.

Pero, ante una nueva dilación de la Cámara Federal de Mar del Plata que tiene que resolver el tema, la compañía noruega decidió dar de baja el contrato de alquiler de los buques que estaban apostados desde hace varios días en el puerto de Montevideo esperando la orden de ingreso al país.

Un elevado costo en dólares

En la decisión de cancelar la contratación de los buques, además de la tardanza judicial, también influyó el costo de u$s60.000 diarios que venía desembolsando desde hace más de un mes para poder tener a disposición las embarcaciones.

El cronograma de trabajo que había diseñado Equinor con esos buques contemplaba una "ventana operativa" hasta abril del próximo año. Como en el mercado petrolero no abundan esta clase de barcos para la exploración offshore, lo más probable es que cuando se resuelva el obstáculo judicial la empresa no pueda conseguir rápidamente otras naves de reemplazo lo cual llevaría a un nuevo retraso en la largada de las tareas sísmicas que debían haber arrancado a fines de 2020.

Por trabas judiciales, Equinor cancela el arribo de un buque sísmico contratado para la exploración offshore en el Mar Argentino
Por trabas judiciales, Equinor cancela el arribo de un buque sísmico contratado para la exploración offshore en el Mar Argentino

En la última semana de diciembre del año pasado, el Gobierno nacional había dado el visto bueno y otorgado la declaración de impacto ambiental para que el consorcio encabezado por Equinor comenzará con la exploración offshore en los bloques CAN 100, CAN 108 y CAN 115.

El freno judicial llegó en febrero de este año, cuando el juez federal de Mar del Plata, Santiago Martín -tras hacer lugar a una demanda del intendente del partido de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro y de entidades ambientalistas- dictó una medida cautelar prohibiendo la actividad de las petroleras que se habían adjudicado las tareas de prospección sísmica.

La intervención de la Justicia

A principios de junio, intervino la Cámara Federal de Mar del Plata y procedió a revocar la cautelar, ordenando una nueva ronda de audiencias públicas y nuevos estudios de impacto ambiental.

Tras la realización de una nueva audiencia pública con los elementos solicitados por los camaristas, a mediados de octubre el juez Martín decidió mantener la cautelar con el argumento de que las autoridades nacionales y Equinor no completaron todos los estudios y requisitos ambientales que habían sido fijados.

Desde entonces, el expediente se encuentra otra vez en el ámbito de la Cámara Federal de Apelaciones que debe resolver si los informes, estudios y análisis que presentaron la empresa y los funcionarios del área energética son sólidos y convincentes como para levantar el cepo que impide avanzar con las prospecciones sísmicas mar adentro.

El rol de los gremios

Desde el campo gremial, la CGT marplatense y la Federación Argentina Sindical del Petróleo, Gas y Biocombustibles salieron a manifestar su preocupación y reclamaron "una rápida resolución por parte de la Cámara para poder avanzar con las decisiones estratégicas y las diferentes contrataciones que requerirá la perforación del pozo Argerich I". 

La jaqueada exploración sísmica offshore en el Mar Argentino sumó un nuevo capítulo de incertidumbre que ha vuelto a estirar los plazos
La jaqueada exploración sísmica offshore en el Mar Argentino sumó un nuevo capítulo de incertidumbre que ha vuelto a estirar los plazos

Advirtieron que en la medida en que se mantenga la incertidumbre "se pone en riesgo la creación de miles de puestos de trabajo para Mar del Plata en un contexto económico y social difícil que atraviesa el país".

Si bien lo que se encuentra paralizado ahora son las prospecciones sísmicas en tres áreas de Equinor que están localizadas a 320 kilómetros de costa de Mar del Plata y a 433 kilómetros de Necochea; lo que realmente está en riesgo es un paquete más significativo que comprende u$s 724 millones de inversiones comprometidas en 18 áreas de exploración off shore que fueron adjudicadas en mayo de 2019 durante el gobierno de Mauricio Macri.

Los bloques en juego se encuentran en las cuencas Argentina Norte, Austral y Malvinas Oeste y abarcan una superficie de casi 200.000 kilómetros cuadrados que nunca ha sido explorada. Quedaron en manos de las empresas locales YPF, Pluspetrol y Tecpetrol y las grandes petroleras que tallan en el mercado mundial Shell, Qatar Petroleum, Exxon Mobil, Total, BP, Wintershall, Mitsui, ENI y Tullow.

El relevamiento offshore frenado hasta nuevo aviso implica la utilización de un buque sísmico que va acompañado por dos barcos de apoyo que tienen como misión garantizar una navegación segura y sin interferencias con otras embarcaciones, abastecerse de combustible e insumos y atenderlo en caso de emergencia o fallas en su sistema de propulsión.

En el campo económico, el retraso de los registros sísmicos tiene un impacto negativo nada despreciable. Según un informe elaborado en el ámbito naviero, la operación de un buque sísmico 3D demanda un costo diario promedio de u$s225.000 dólares en suministros, combustibles, equipos y tripulación. A su vez, cada uno de los dos barcos de apoyo y seguridad que lo secunda genera un gasto diario promedio de u$s17.000 dólares que dejan de ingresar a las empresas locales.

Temas relacionados