iProfesional

Comenzaron en un garage en Mar del Plata y hoy producen 6 millones de litros de cerveza al año

Cómo nació la marca pionera en la categoría de "birras" artesanales que hoy celebra sus 25 años. Planes de crecimiento y el deseo de internacionalización
Por Rocío Bravo
30/11/2023 - 19:57hs
Comenzaron en un garage en Mar del Plata y hoy producen 6 millones de litros de cerveza al año

Este mes, Antares cumple 25 años. "Jamás imaginé que mi cerveza se iba a vender en los supermercados", deslizaba Mariana Rodríguez, en una charla íntima con algunos medios entre los que iProfesional estuvo presente con la excusa de conocer los sitios donde esta marca comenzó a escribir su historia.

Ella, junto Leo Ferrari y Pablo Rodríguez, amigos oriundos de Mar del Plata, comenzaron como hobbistas en un garage. "Con Mariana nos fuimos a vivir a Estados Unidos donde nos hicimos muy amigos de un chico que hacía cerveza en el balcón de su departamento", narraba Leo. "Un día nos trajo unas botellitas para probar y nos pareció inspirador que una persona se hiciera su propia cerveza y empezamos a participar de las primeras cocciones con él", recordaba.

La cerveza que nació como un hobbie

Si bien a ambos les hubiera gustado arrancar allá, no tenían la posibilidad económica de hacerlo. Pero al regresar a Argentina, allá por noviembre de 1994, les regalaron un kit para empezar a hacer cerveza. "Y empezamos a hacer cerveza como hobbistas", contaba a iProfesional.

"No queríamos hacer del hobbie una profesión", complementaba Mariana. "No queríamos matar el hobbie, pero un año después nos convencieron. Porque uno siempre quiere un peso más. Él (por Leo) trabajaba todo el día en la fábrica y necesitábamos más. Sumado a ello, teníamos amigos que nos querían comprar".

La historia comenzó a tener otro color (y sabor) cuando un día coincidieron en un semáforo con Pablo. Ellos dos habían estudiado Ingeniería Química juntos y tenían bastante tiempo sin verse. "Le conté que estábamos haciendo birra con Mariana en el garage de casa y Pablo también estaba con un ojo en la cerveza artesanal asesorando a una fábrica".

"En ese momento yo fabricaba tanques, los que hacían falta para cocinar, hacer cerveza. Entonces decidí que, en vez de participar como proveedor, uniéramos fuerzas y nos asociemos", complementaba Pablo.

En 2017 Antares abrió su segunda planta en el Parque Industrial Mar del Plata, denominada Fábrica del Parque, 

Cómo surgió el nombre

El nombre no tardó en llegar. "Queríamos uno que fuera de raíz hispana". Alejado de lo que hasta ese momento era común en el ámbito cervecero. "Lo alemán o inglés no iba porque éramos una nueva propuesta cervecera".

Un primo de Leo sugirió Antares. "Nos gustó la música del nombre, pero hasta ese momento no sabíamos qué significaba". Luego descubrieron que es una estrella muy brillante que se ve desde el hemisferio norte y desde el hemisferio sur todo el año. "Ahí lo vinculamos con Mar del Plata y la navegación. Y después de enamorarnos del nombre descubrimos que es un símbolo cervecero porque es el símbolo de los alquimistas. Por eso hay tantas marcas de cervezas que tienen estrellas".

La primera fábrica de cerveza

"Cuando inauguramos la primera fábrica, que estaba en la calle Córdoba, nos preguntamos qué tamaño tenían que tener los tanques", recordaba. "Mar del Plata tiene 500 mil habitantes. Si el 1% de los habitantes tomaba nuestra cerveza tendríamos que hacer tantos litros. El sueño inicial era el 1% de Mar del Plata. Después todo fue creciendo de la mano de la categoría, no sólo por mérito propio".

Este lugar, que se conoce Primer Antares, inauguró un concepto inédito y disruptivo en Argentina: un brewpub, bar de cerveza con su fábrica anexada.

"Lo que queríamos era que a la gente les gustase nuestra cerveza", seguía Leo. "No pensábamos en la facturación, ni en la posición de mercado". De hecho, retomaba Pablo, "el local surgió como sala de degustación de cerveza porque era una categoría nueva. Fuimos la tercera cervecería artesanal del país, las otras dos estaban en Bariloche y El Bolsón, y no llegaban a Mar del Plata".

"La primera que hicimos para vender en la calle Córdoba fue la Porter", contaba Mariana. "Abrimos con las clásicas que son Porter, Kolsch y Scotch porque queríamos hacer cervezas con mucho carácter, pero sin que fuera intomable para los clientes", agregaba Pablo.

Mariana, junto Leo Ferrari y Pablo Rodríguez, amigos de Mar del Plata, comenzaron como hobbistas en un garage

El salto a la profesionalización

"La fase introductoria de la cerveza artesanal en Argentina fue muy larga, llevó más de diez años", decía Pablo a iProfesional. "Para vivir sólo de Antares pasaron varios años. Primero pensábamos que íbamos a desarrollarnos como empresa vendiendo botellas o barriles, pero nos chocamos con paredes, no era posible".

Por la necesidad de supervivencia surgió el modelo de franquicias. "Era muy lento los primeros años, abríamos un local o dos por año, era un crecimiento muy lento. El punto de despegue fue en 2010 que ya el movimiento de cerveza artesanal tenía más fuerza y hubo una explosión de la categoría".

La primera franquicia abrió en abril de 2005 en La Plata. La segunda fue en ese mismo año en Tandil. Ambas fueron un éxito rotundo y los fundadores se dieron cuenta de que el camino de desarrollo de la marca se iba a dar a través de un desarrollo federal. Hoy ya tienen más de 60 locales en todo el país.

El único local propio es el Bar de la Fábrica (nacido en 2013), sitio donde se encuentra una de las plantas de producción de la marca inaugurada también en 2005, que les permitió que la producción comience a crecer de una manera exponencial y a la marca llegar de manera contundente con todos sus productos a todo el país.

Aquí producen los estilos "más complejos de cerveza" y los fundadores se permiten desplegar su espíritu hobbista dando lugar a creaciones inéditas e incluso nació el Proyecto Barricas desarrollando una línea de cervezas de guarda con estilos como "El Centinela Roble" (Barley Wine) y "Monasterio" (Belgian Quadrupel) con el que Neri Rossomando, Brewmaster de Antares, con 18 años en la marca, se da el gusto de despuntar el vicio y siempre ir por nuevas propuestas para los consumidores.  

Innovar, pero sin perder el espíritu "artesanal" de la cerveza

En 2017 Antares abrió su segunda planta en el Parque Industrial Mar del Plata (donde también están marcas como Havanna o Cabrales), denominada Fábrica del Parque, en la que logró ampliar su capacidad de producción y contar con una Planta Piloto, que permite innovar con nuevos estilos.

Hoy Antares tiene más de 60 locales en todo el país

En este sitio, cuentan con un laboratorio de última generación en el que se controla todo el proceso de elaboración de la cerveza, para asegurar la calidad del producto terminado y que el mismo llegue en óptimas condiciones a los locales y a los clientes de todo el país.

Allí se produce el 90% del total, lo que equivale aproximadamente a 6 millones de litros anuales. Trabajan 45 (en la empresa en general hoy trabajan 90 personas) personas en tres turnos y, desde septiembre de este año, 24/7.

Si bien en esta fábrica se respira innovación (trajeron las mejores máquinas del mundo para producir su cerveza), el concepto y la esencia de lo "artesanal" no se negocia. De la misma manera no se negocia la calidad. Según contaba a iProfesional, el empleado N°1 de la compañía, Mauro Pezzella, "nosotros no usamos cereales no malteados para dar volumen, solo usamos agregados para dar distintos sabores".

A su vez, complementaba Luciano Cuña, gerente de la Planta, "respetamos los tiempos de elaboración, no usamos esencias, ni conservantes. Podríamos hacer las cosas más rápido, pero sacrificando lo que define la propuesta de la marca". Otro aspecto que caracteriza al espíritu cervecero es la colaboración. "Es común en la industria compartir insumos, equipamiento, recetas, intercambiar ideas, es parte del ADN de la cerveza artesanal".

"Un atributo muy positivo que tenemos es la innovación", completaba Leo. "En Antares siempre vas a encontrar algo distinto. Y no estamos dispuestos a estandarizar la cerveza sin perder la naturalidad de los procesos, los cambios naturales. Toda materia prima que usamos proviene de la naturaleza y no son todas las cosechas iguales, pero sí damos lo máximo para que los clientes tengan una experiencia del producto siempre igual. Eso es un valor".

Cerveza Antares: los próximos pasos 

En el mediano plazo, de acá a tres a cinco años, Antares quiere llegar a los cien locales en Argentina e iniciar la internacionalización de la marca en dos o tres países estratégicos. Si bien los fundadores no quisieron adelantar en qué países desembarcarían, dejaron ver que piensan en aquellos donde hay una importante presencia de argentinos.

La primera cerveza que hicieron para vender en la calle Córdoba fue la Porter

"En distintos momentos de la historia exportamos cervezas, pero casi todo fue en botella", contaba Pablo. "Nos parece que el desembarco fuera de Argentina requiere de una previa construcción de marca. Nos sentimos cómodos para construir una marca desde un local emblema de la marca. Es difícil desembarcar en una góndola perdida entre cientos de cervezas y que eso tenga despegue. Tal vez los países o ciudades donde más argentinos hay sea más fácil construir eso".

A modo de balance de estos 25 años de vida, los tres coinciden en que pasión, aprendizaje y poder unir el disfrute con el trabajo, resume lo que para ellos significa la marca en sus vidas.

El sueño de esta gran familia es convertirse en la "cervecería más querida" del país. Y para ello, decía Leo, es importante "la visión a largo plazo y lo que queremos para la empresa". "El producto y la centralidad en el cliente son innegociables", concluía Pablo.

Por sus 25 años, Antares abrirá las puertas de su Fábrica del Parque de Mar del Plata para celebrar con todo el mundo cervecero del país. Amigos, familia, clientes de toda la vida, y otras marcas de cervezas artesanales podrán de variedades especiales para la ocasión (entre ellas, la Micro IPA 25 años, una edición especial que fue elaborada para este cuarto de siglo) y revivir juntos la historia de esta marca emblema de la cerveza artesanal.