iProfesional

General Motors, paralizada hasta marzo por cepo al dólar e importaciones

La automotriz de origen estadounidense atraviesa dificultades que fueron una constante durante 2023. Acuerdo con SMATA para suspensiones
Por Patricio Eleisegui
07/02/2024 - 18:47hs
General Motors, paralizada hasta marzo por cepo al dólar e importaciones

La automotriz General Motors decidió que recién retomará la producción en su planta en Alvear, en la provincia de Santa Fe, a partir del próximo 4 de marzo. La compañía de origen estadounidense colocó esa fecha para la vuelta a la actividad, tras alcanzar un acuerdo con sus proveedores exteriores, afectados por las restricciones que aún existen para efectuar pagos fuera de la Argentina. Las operaciones en Alvear se encuentran paralizadas desde fines del año pasado y en el sector señalan que la empresa optó por prolongar las vacaciones de buena parte de su personal hasta tanto se cumpla con los compromisos de pago y la empresa pueda disponer del stock de piezas pertinente.

Fuentes ligadas a la automotriz consultadas por iProfesional, confirmaron que se "retomará la producción en su planta de Alvear el próximo lunes 4 de marzo" en el marco de "un acuerdo con sus proveedores afectados por los pagos en el exterior".

La empresa viene de aplicar un parate de tres semanas por las vacaciones de fin de año y, además, llevó a cabo una adecuación de su planta. Ocurre que General Motors sólo se enfocará en incrementar la fabricación de la línea Tracker y ya no producirá su modelo Cruze.

Las complicaciones con los proveedores redundaron en la extensión de las vacaciones de gran parte del personal. En paralelo, la compañía consensuó con el gremio SMATA la implementación de un esquema de suspensiones que concluirá el mismo 4 de marzo.

General Motors: paradas de planta, una constante en 2023

Las paradas de planta por dificultades para acceder a los dólares que demandan sus pagos al exterior fueron una constante para General Motors durante 2023. A principios de diciembre pasado, la firma notificaba: "GM Argentina informa que el jueves 7 de diciembre se suspenden las actividades de producción con motivo de una demora en la entrega de material de algunos proveedores afectados por la falta de pagos. Se espera el reinicio de actividades de su planta en Alvear el próximo lunes 11 de diciembre".

También, hubo situaciones de freno en meses como octubre. "GM Argentina informa que ha logrado avances parciales con sus proveedores cuyos pagos al exterior siguen demorados. No obstante, la compañía está en condiciones de retomar la producción industrial en su planta de Alvear a partir del próximo 30 de octubre", indicaba por entonces.

La imposibilidad de cumplir con los pagos a proveedores, la principal causa.
La imposibilidad de cumplir con los pagos a proveedores por la traba al dólar, la principal causa.

En el último año de la gestión de Alberto y Cristina Fernández, la empresa también se vio afectada por la merma en la entrega de permisos de importación SIRA durante los meses de julio y agosto.

La demora en las posibilidades de contar con dólares, dio pie a un endeudamiento por demás de dramático en las firmas que dependen de insumos provenientes del exterior. En múltiples casos, la situación derivó en la decisión de los proveedores externos de retacear o, en todo caso, directamente suspender la entrega de piezas o materiales hasta no disponer de los pagos correspondientes.

El cepo al dólar disparó el endeudamiento en General Motors

Según trascendió, la deuda comercial que mantienen las automotrices y autopartistas que operan en la Argentina con sus proveedores fuera del país merodea los u$s7.000 millones. Durante enero, la producción de automóviles cayó 16,7% en términos interanuales, mientras que la merma fue de 38,85 versus diciembre, de acuerdo a ADEFA, la asociación que integra a las terminales.

Otras compañías del rubro también padecieron las dificultades que afectan a General Motors. Así, en agosto del año pasado la producción de "pick ups" de Nissan y Renault Alaskan que se fabrican en la planta de Santa Isabel, en la ciudad de Córdoba, también entró en fase de parálisis.

Si bien el freno se extendió por el lapso de una jornada, la decisión volvió a poner en evidencia las dificultades que atraviesan las automotrices. En concreto, las compañías frenaron líneas de producción a raíz del faltante de piezas y autopartes. Las empresas sufrieron complicaciones graves para importar accesorios basados en distintos tipos de vidrios.