Ya rige el nuevo cuadro tarifario en electricidad: qué dicen las distribuidoras sobre los aumentos en las facturas de luz

Las empresas entienden que se trata de "un buen comienzo" para mejorar las cuentas y las finanzas, pero piden que se profundicen las medidas
17/02/2024 - 09:49hs
Ya rige el nuevo cuadro tarifario en electricidad: qué dicen las distribuidoras sobre los aumentos en las facturas de luz

Para evitar más demoras en la aplicación del nuevo cuadro tarifario de la electricidad, el Gobierno definió de manera acelerada los nuevos valores que los usuarios deberán comenzar a abonar a partir de marzo o de abril, así como el mecanismo de indexación mensual que comenzará a regir en mayo próximo, tal como anticipó iProfesional.

Hasta este jueves 17 de febrero, la determinación había sido la de analizar las propuestas que las distribuidoras habían presentado durante las audiencias públicas que se celebraron el 8 y el 9 de enero pasados, así como la de estudiar qué tipo de retoque se iba a aplicar cada 30 días.

Ante la presión de las empresas, que cargan años de balances en rojo y deben operar a pérdida, así como solicitar ayuda financiera a sus propietarios, se terminaron de apurar los tiempos y este viernes 18 de enero se publicaron los nuevos cuadros mediante dos resoluciones del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) publicadas en el Boletín Oficial.

Mejorar el VAD

En promedio, las subas llegan hasta el 150% y se actualizarán cada mes por un nuevo índice atado a salarios e inflación, para el caso de las facturas que reciben los usuarios de Edesur y Edenor en la zona del AMBA.

Además, las resoluciones 101/2024 y 102/2024 trasladarán a las tarifas la quita de los subsidios que se orientaban a los hogares N1 (ingresos altos), comercios, pymes industriales y otros usuarios como hospitales, colegios y edificios.

Por otro lado, se aumentará el servicio de distribución eléctrica que prestan Edenor y Edesur a las que se les mejorará el llamado Valor Agregado de la Distribución (VAD) que representa el 40% del total de una factura y es el dinero que reciben de manera directa las distribuidoras para poder sostener sus operaciones.

Las empresas de electricidad cargan años de balances en rojo y operan a pérdida

De este modo, las subas para clientes no residenciales podrían llegar al 300% mientras que para los hogares rondaría el 150% al 200% en el caso de los usuarios de mayor poder adquisitivo.

Con respecto a los de más bajos ingresos (N2) el retoque se estima en un 70% y en caso de los N3 (ingresos medios), un 5% menos que el porcentaje anterior.

Un buen primer paso

Las resoluciones obligan a Edesur y Edenor a presentar en los próximos 15 días un plan de inversiones en el que destinen al menos el 25% de los ingresos que le van a reconocer, y que deberá estar orientado a la mejora de la infraestructura eléctrica, "priorizando la seguridad de la red, confiabilidad del sistema y calidad del servicio".

En las empresas aseguran que las medidas tomadas por el gobierno del presidente Javier Milei "representan un buen primer paso", pero no alcanzan para mejorar los años de cepos a los precios y regulaciones establecidas por el kirchnerismo que fueron mermando las operaciones y generando profundos problemas financieros y de caja.

"Es un dato positivo el reconocer la difícil situación por la que atraviesan las compañías y darle un valor a la energía", estimaron en una de las distribuidoras donde esperan "con optimismo" esta nueva etapa.

En el sector también esperan que el ENRE comience a tomar las medidas regulatorias que son tan necesarias para impulsar una mayor producción de energía, insumo al que consideran como "fundamental para el desarrollo de un país".

Para el caso de las facturas que reciben los usuarios de Edesur y Edenor en AMBA, las subas llegan a un promedio del 150%

Los empresarios también recuerdan con disgusto los años de gobiernos kirchneristas donde no se respetaron los contratos de concesión, se modificaron de manera permanente las reglas de juego y se asfixió a las empresas en el aspecto financiero.

Todas trabas que, por ejemplo, hicieron que el grupo italiano Enel, dueño de Edesur, decidiera abandonar la Argentina y poner en venta la distribuidora y el resto de sus activos, definición que dejó de lado tras el desembarco de La Libertad Avanza en la Casa Rosada y las promesas oficiales de comenzar a resolver el escenario y aplicar normas de libre competencia.

Pagar por lo que se consume

En ese contexto, desde las empresas advierten sobre la imposibilidad de mantener los subsidios "a quienes pueden pagar por la energía que consumen", aunque entienden que se debe mantener la ayuda acompañando a los sectores más vulnerables.

Las empresas también cuestionan que en un país federal como la Argentina en el interior se pague un valor superior por la electricidad al que se abona en la Capital Federal.

Indexación mixta

En el caso del mecanismo de actualización de los valores, las empresas también destacaron la posibilidad que brinda de poder corregir las deficiencias entre los ingresos que perciben y los constantes aumentos de los gastos atados a la imposibilidad de frenar la elevada inflación mensual.

El sistema que aplicará el ENRE para la porción del VAD comenzará a ser aplicado entre mayo y junio se compone en un 55% por el Índice de Salarios; en un 25% por el Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM) -inflación mayorista-; y en un 20% por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) -inflación minorista-.

Habrá que esperar a la audiencia pública del próximo jueves 29 de febrero para saber si ese día se toman más definiciones con respecto a la nueva segmentación de tarifas y subsidios y a la presentación de la llamada Canasta Básica Energética, que contemplará el nivel de ingresos de cada "grupo conviviente".