// FIX 26-5 .block-container > .contents-admin-bar { z-index: 999999 !important; }

iProfesionaliProfesional

Vivir como en La Pampa, pero en Zona Sur: nuevo barrio cerrado de chacras y 100% agroecológico

Tendrá 16 h de cultivo agroecológico, verdulería y restorán orgánicos, área deportiva, un sector de picadero y lotes de grandes dimensiones. Los detalles
16/03/2024 - 08:44hs
Vivir como en La Pampa, pero en Zona Sur: nuevo barrio cerrado de chacras y 100% agroecológico

A apenas 800 metros del kilómetro 58 de la ruta 19 y a exiguos 15 minutos del centro de Canning, la estrella de la zona sur en cuanto a emprendimiento inmobiliario se refiere, se gesta un proyecto de real estate de vanguardia, único dentro de la Provincia de Buenos Aires  y –aseveración aún más aventurada mediante– de la Argentina. Inmerso en plena naturaleza campera, por su filosofía y su estilo productivo, el barrio cerrado Pampa San Vicente apuesta a convertirse en una urbanización que pone a la agroecología en el centro de la escena. "Un lugar para vivir y producir", según definen las cabezas del desarrollo.

Próximo a los crecientes barrios cerrados que se emplazan a lo largo del corredor, cuenta con 92 hectáreas de características distintivas de las que parten varios frentes: no solo habrá una zona destinada a la agroecología, a la venta de los productos y una verdulería orgánica; en sintonía, por estos lares también pululan especialistas en la materia que ya están ofreciendo capacitaciones de formación teórica-práctica a quien esté interesado relacionadas al arte de cultivar. De igual manera, tendrá un restaurante para consumir productos orgánicos y otro más "convencional" del que pronto arrancarán las obras.

A la par, con el fin de generar un anillo con más de 16.000 m2, se emprende por estos días la producción de frutales, huertas y viveros con vistas a los lotes residenciales. Y, en simultáneo, se siembran las 4 primeras manzanas: una con 200 frutales cítricos, pepita y carozo; la segunda contempla 300 vides de uva Tannat –contarán con bodega y producirán su propio vino, llamado "Pampa"– más media hectárea de zapallos y melones; una tercera con 1200 plantas de alcauciles de 1 hectárea y, en la cuarta, de mismo metraje, de maíz dulce.

Cómo será el primer barrio cerrado agroecológico de Buenos Aires

Con calles y obras civiles que ya fueron concluidas, la primera etapa del masterplan avanza fuerte y dio puntapié a la obra eléctrica subterránea. Están todos los perímetros y las calles hechas, los pilares de servicios terminados; también el acceso al barrio, "La Ferroviaria", que, laguna mediante, emula las viejas estaciones de trenes de finales del siglo XIX, y donde de momento funciona la administración y la zona de relación de los propietarios.

Por otro lado, desde las obras de arquitectura recrearon una vieja pulpería del año 1850, aproximadamente, que hoy actúa como oficina comercial y técnica del barrio, aunque más tarde será una despensa en la entrada a Pampa San Vicente. Y hay un proyecto para desarrollar una hostería, en un sector que puede ser in-out, cerca de una zona de vides, para que los turistas puedan interactuar.

El precio de los lotes promedian entre u$s52.000 y u$s58.000 para terrenos de hasta 2.500 m2, y los de mayor superficie valen entre los u$s75.500 y 135.000 dólares

"Lo único que nos falta, que se inicia en abril, es la obra eléctrica, todo cableado subterráneo", especifica Damian Garbarini. CEO de DG Negocios Inmobiliarios y team líder del proyecto. "Trajimos de la ruta la baja tensión, la luz de obra y ahora iniciamos tanto la media como la baja tensión subterránea", informa.

En otra área, lo convencional hace mella con el fin de no quedarse por fuera de las (grandes) ligas. Pero eso se dará en la etapa 2, se trata de un área de 4 hectáreas con cancha de fútbol 11, tenis y pádel, pileta de natación, SUM y un club house de 400 m2. Del mismo modo, un sector de picadero para las familias que tienen caballos y una guardería para no más de 7 "pingos".

Lotes de grandes dimensiones desde u$s52.000

Pero lo característico del barrio en cuanto a mero dato duro son las dimensiones de sus 150 lotes: cuenta con los de mayor superficie del corredor, de entre 2.000 y 10.000 m2 –la superficie cubierta mínima de construcción es de 150 m2–, con el propósito de que en cada casa pueda haber, además de huerta propia con espacio para aromáticas y frutales, un palenque diurno, aljibe o una piscina de bordes infinitos, por citar algunos diferenciales compatibles con el entorno.

Adquirir un lote a la fecha promedia entre u$s52.000 y u$s58.000 para terrenos de hasta 2.500 m2; los de mayor superficie, entre 50.000 y 10.000 m2, tienen un valor que oscila entre los u$s75.500 y u$s135.000, respectivamente. Ofrecen una financiación de 30 cuotas durante el período de obra e importantes descuentos por pagos de contado. En ese sentido, durante el 2025 se espera el lanzamiento de la etapa 2 y luego cerrar la etapa 3.

En adición, con el eje sustentable en primera plana y aplicado como premisa, cuentan con un departamento de arquitectura netamente preparado para poder contemplar proyectos sustentables, co-housing y nuevas formas de llevar adelante los proyectos. Pues los tres ejes de Pampa San Vicente son "ser amigables con el medio ambiente, productivos con espacios para ello y positivos en el impacto con la localidad y la región", apunta Garbarini.

El proyecto inmobiliario se gesta a  apenas 800 metros del kilómetro 58 de la ruta 19 y a exiguos 15 minutos del centro de Canning

En consonancia, aparte de iluminación convencional, el barrio poseerá sectores comunes abastecidos por energía eólica y solar, bio-digestores, y el agua que se va a utilizar proviene de molinos y se acumula en tanques australianos que se ubican cada dos cuadras. Todo, en una de las zonas más elegidas para establecerse dentro del Gran Buenos Aires, dividiendo lo convencional y tradicional de cada parte del corredor.