Cuánto cuesta una franquicia de pastelería y en qué plazos recuperás la inversión

Después de conquistar a los madrylenses con sus irresistibles sabores, Deborah Marjovsky ahora busca expandir a todo el país su pastelería con franquicias
23/03/2024 - 08:25hs
Bübka, cadena de pastelerías de Puerto Madryn que acaba de anunciar su modelo de franquicias para todo el país

Tras su impensado y vertiginoso éxito en Puerto Madryn (Chubut) la pastelería Bübka acaba de anunciar su modelo de franquicias para todo el país. Un negocio fácil de manejar, accesible al bolsillo, rentable y, por ser único en su rubro, competitivo, promete Deborah Marjovsky, su fundadora.

Bübka surgió en 2020 como respuesta a una búsqueda personal de Marjovsky, una joven de 23 años intentando forjar su futuro. Marjovsky, cuenta, que es de El Bolsón (Río Negro) y desde chica, compartió con su madre la pasión por la cocina, especialmente por lo dulce, aprovechando la magia de los frutos del bosque de la Patagonia.

Fue entonces por ello, que un buen día viajó a Buenos Aires para estudiar pastelería profesional. Cuando finalmente se recibió volvió al sur, pero esta vez a probar suerte a Puerto Madryn, donde conoció a su novio y donde finalmente echó raíces con Babka, nombre que luego, cuando quiso registrar como marca, tuvo que cambiar por Bübka.

Un negocio que comenzó en casa y hoy apuesta a las franquicias

Arrancó preparando tortas y budines en su casa y promocionándolos en las redes sociales. Presente en los cumpleaños, casamientos, bautismo y meriendas diarias, Bübka se fue haciendo un lugar entre los madrylenses.

Notando el reconocimiento que Marjovsky iba adquiriendo en la ciudad, su novio le sugirió abrir un local a la calle.

Al principio, cuenta, se resistía, le parecía una locura. Sin embargo, aunque estaba cómoda y conforme con su emprendimiento, se dejó convencer y a comienzos de 2022 inauguró su primera pastelería, un pequeño local al sur de la ciudad para take away.

Empezó haciendo tortas y budines en su casa, ahora tiene tres pastelerías en Puerto Madryn y está otorgando franquicias para todo el país
Deborah Marjovsky empezó haciendo tortas y budines en su casa, ahora tiene tres pastelerías en Puerto Madryn y está otorgando franquicias para todo el país

"Tenía un miedo tremendo, me preguntaba quién me iba a venir a comprar. Pensaba en que eran solo tortas y que no valía la pena tener un local. Finalmente, mi pareja me convenció y por suerte porque explotó. No lo podía creer, pero fue un éxito, la gente hacía cola para comprar y llevarse su porción", relata Marjovsky a iProfesional.

Con timidez y temiendo pecar de engreída, la joven repostera devenida ahora en empresaria explica que el éxito de su marca tiene que ver exclusivamente por ser sus productos genuinamente ricos, con el sabor justo y por estar hechos con los mejores ingredientes del mercado sin escatimar cantidades, proporciones ni calidades.

La segunda sucursal decidió abrirla casi un año después, para estar un paso adelante cuando, tras el éxito Bübka, empezaron a aparecer otros negocios con propuestas similares.

Ubicada en el centro de la ciudad, esta sucursal funciona también como take away, aunque afuera tiene un par de mesitas para quienes quieren quedarse a comer en el local.

En diciembre pasado y motivada también por su novio con su buen olfato para los negocios, inauguró una tercera sucursal, pero como casa de té, con sus delicias como protagonista y con capacidad de recibir hasta 50 personas en el local.

Ahora, dice, espera pronto poder inaugurar la primera franquicia, aquella que finalmente ayudará a que otros franquiciados confíen en la joven emprendedora, su marca y sus recetas.

En los inicios el emprendimiento se llamó Babka, pero cuando quiso registrarlo como marca se enteró que ya existía y desde entonces en Búbka, aunque algunos madrylenses aun llaman al negocio por su nombre anterior
En los inicios el emprendimiento se llamó Babka, pero cuando quiso registrarlo como marca se enteró que ya existía y desde entonces en Búbka

Para abrir una franquicia Bübka se necesitan unos u$s33.000

A pedido de los mismos clientes y con la tranquilidad de haber sumado experiencia en gestión de sucursales, Marjovsky apuesta ahora al modelo de franquicias para concretar, ahora sí, un ambicioso sueño de expansión nacional.

"Lo bueno es que no hay franquicias de pastelerías en el país, hay cafeterías, hay confiterías, pero nada de pastelería y mucho menos con el modelo de porciones para llevar. Y no lo digo yo, sino que está chequeado por Franchising Company, la consultora que nos asesora con la gestión de las franquicias", asegura.

El canon de ingreso que hay que abonar para ser parte de Bübka es u$s8.000 o u$s10.000, dependiendo del modelo de negocio que el franquiciado elija

Teniendo en cuenta el acondicionamiento del punto de venta, para adquirir el modelo de negocio take away, la inversión ronda los u$s25.000 (unos u$S33.000 con el canon de 8000 dólares).

Para la casa de té, que requiere un local de al menos 70 metros cuadrados, la inversión asciende a u$s35.000 (unos u$s45.000 con el canon de 10.000 dólares).

El tiempo de recupero de la inversión, para ambos modelos, la emprendedora calcula que se puede lograr a partir de los 12 meses sobre la base de una facturación mensual estimada de $6.000.000. Sin embargo, remarca, todo dependerá de la ubicación y la estructura que el local requiera.

Para facilitar el trabajo de las franquicias, para las tortas elaboraron premezclas y otros productos los enviarán a cada punto de venta congelados
Para facilitar el trabajo de las franquicias, para las tortas elaboraron premezclas y otros productos los enviarán congelados

Aunque no se necesita experiencia en el rubro, en el equipo debe haber una repostera, ya que, si bien algunos productos enviarán congelados, otros requieren de la frescura de lo hecho en el día; el gran diferencial de la marca. Sin embargo, para facilitar la operación, para esos productos elaboraron premezclas para que luego la pastelera en el punto de venta termine de preparar con los productos frescos. "No necesariamente tiene que ser un profesional, pero sí alguien que se dedique y que entienda qué está haciendo para detectar si están saliendo bien o mal. Igualmente, todos pasarán por nuestros cursos de capacitación para que les vaya bien", remarca.

En cuanto a la cantidad de empleados, dependiendo del formato, el ritmo de la zona y los horarios, calcula que con entre una y tres personas, incluida la repostera pastelera, el negocio se puede atender correctamente

"En nuestros planes está llegar a Buenos Aires, aunque por una cuestión de cercanía, intuyo que las primeras franquicias se van a concretar primero acá en la Patagonia", concluye Marjovsky.

Temas relacionados