iProfesional

Con apenas u$s100, crearon el primer emprendimiento que produce kéfir a gran escala en Argentina

Dos emprendedoras convirtieron el kéfir de agua en un producto accesible para todos, abriendo camino a una nueva era en la industria alimentaria
02/04/2024 - 07:57hs
Con apenas u$s100, crearon el primer emprendimiento que produce kéfir a gran escala en Argentina

Florencia Quiñoy y Fiorella Esposito, dos ingenieras en alimentos con amplia experiencia en la industria, unieron su pasión por la alimentación saludable y el espíritu emprendedor al fundar en 2020 la marca Sr. Kefir. Su producto estrella es el kéfir de agua saborizada con jugo natural de frutas, el cual busca explorar un objetivo aún no explorado en Argentina: la producción industrial de esta bebida.

El kéfir de agua es una bebida vegana fermentada a base de agua, azúcar Mascabo y nódulos de kéfir, una bebida milenaria que resulta de la simbiosis de bacterias y levaduras beneficiosas para la salud.

Rico en probióticos, sus beneficios van desde la reconstrucción de la flora intestinal hasta la mejora de la digestión y el control de peso, pasando por la prevención de infecciones y el rejuvenecimiento de la piel; un verdadero elixir, validado científicamente por el CONICET e incluso por instituciones internacionales, como la Universidad de Colorado (Estados Unidos), donde Quiñoy estudió Microbiótica.

"Con el objetivo de aportar alimentos que contribuyan a la calidad de vida de las personas, nos comprometimos a que nuestro kéfir de agua tuviera la misma cantidad de probióticos que la gente se hace en su casa", aclara Quiñoy.

Con apenas u$s100, crearon el primer emprendimiento que produce kéfir a gran escala en Argentina

Sin embargo, y a pesar de sus comprobados beneficios para la salud, el camino emprendedor no fue fácil para las socias. De entrada, se encontraron con que el kéfir, no estaba incluido en el Código Alimentario Argentino y le impedía la producción a gran escala.

Sin embargo, lejos de rendirse, Quiñoy y Esposito vieron en este obstáculo una oportunidad para impulsar la investigación y se embarcaron en un proyecto en conjunto con el CONICET, que culminó con la incorporación del kéfir al Código Alimentario Argentino.

Junto al CONICET, detalla Quiñoy, desarrollaron un método productivo que garantiza la inocuidad de su bebida. También les permitió cumplir con su propósito fundacional de la empresa: que el kéfir tenga la mayor cantidad de probióticos posible como los que se hacen artesanalmente.

"Estamos muy orgullosas de lo que logramos, son muchos los clientes que nos escriben agradeciendo. Recuerdo una de las primeras que me dijo que hasta que empezó a tomar Sr. Kefir su cuerpo iba, por un lado, y su intestino por el otro. También nos han escrito madres agradecidas contando que sus hijos con problemas intestinales pudieron dejar de tomar medicación con nuestro producto; otra hace muy poquito me dijo que nuestro producto se siente. Claro, se siente porque tiene la cantidad de probióticos necesarios, no es un juguito", dice Quiñoy y recomienda tomar un vaso por día para alcanzar los beneficios.

En cuatro años pasaron de producir 1440 litros anuales de kéfir de agua a 180.000 litros y este año apuestan a duplicar la producción.

Un emprendimiento con múltiples beneficios y con futuro

Tercerizando la producción, arrancaron el emprendimiento muy tímidamente debido a la pandemia del Covid 19, pero con los años lograron aumentarla significativamente: en cuatro años pasaron de unos 1440 litros durante el primer año a hoy con una producción anual que supera los 180.000 litros, aunque su capacidad productiva les permitiría crecer 10 aun veces más. Y no piensan detenerse aquí: este año, con la incorporación del kéfir de agua al Código Alimentario, esperan duplicar su producción e iniciar su plan de exportaciones; en principio a los países limítrofes y Perú, donde ya tienen interesados.

Por lo pronto, Sr. Kefir, se encuentran disponibles en los supermercados Jumbo, dietéticas, y en su propia tienda online, llegando a todo el país. Las negociaciones con el resto de los supermercados están aún abiertas, ya que a pesar de que por las tendencias de consumo las grandes superficies necesitan llenar góndolas con productos orgánicos y saludables, sus condiciones  de pago, dice Quiñoy, no se adaptan aún a las necesidades de los pequeños productores o emprendedores.

Sr. Kefir viene en 5 sabores, incluyendo manzana, pomelo, arándanos, lima y su sabor original, brindando a los consumidores una experiencia refrescante y saludable para el paladar. "El kéfir tradicional milenario es de leche, pero sinceramente a mí personalmente no me gusta, por eso elegimos el de agua y vegano", confiesa.

Ahora, con el objetivo de ofrecer más opciones de bebidas saludables, el mes que viene comenzaran a comercializar su propia Kombucha

Sr. Kefir viene en 5 sabores: manzana, arándanos, lima, pomelo y el sabor original del kéfir
Sr. Kefir viene en 5 sabores: manzana, arándanos, lima, pomelo y el sabor original del kéfir.

Lo que comenzó con una modesta inversión inicial de u$s100 para algunas pocas herramientas, se convirtió en una empresa que se autofinancia y prospera en un mercado donde los consumidores buscan cada vez más opciones saludables y naturales.

En este sentido Sr. Kefir, que en 2023 facturó $18 millones, es un ejemplo de cómo el espíritu emprendedor y la profesionalización pueden convertir una idea en un negocio exitoso y que a la vez contribuya a mejorar la calidad de vida de las personas aportando más opciones para una alimentación saludable.