Más artículos

En un dí­a para el infarto, el dólar blue coqueteó con los 10 pesos pero no se atrevió a tocarlos

En un dí­a para el infarto, el dólar blue coqueteó con los 10 pesos pero no se atrevió a tocarlos

La divisa estadounidense cotizó en el circuito marginal a $9,88. Los grandes operadores se mantuvieron al margen, lo que fue tomado como un mal síntoma

Por Mariano Jaimovich
04.05.2013 12.10hs Finanzas

El dólar blue continuó este viernes con su carrera ascendente y estuvo a punto de tocar los $10. Subió 25 centavos respecto al cierre del jueves para cotizar a 9,88 pesos.

En la semana repuntó 58 centavos (6%) y, en lo que va del 2013, nada menos que un 45 por ciento.

Así, la brecha entre la divisa informal y la fijada por el Banco Central trepó a un récord del 90 por ciento.

Este viernes, los grandes players se mantuvieron al margen, lo que fue tomado como un mal síntoma, pues no quisieron desprenderse de sus tenencias.

Las operaciones efectuadas no fueron por montos de gran importancia y, según fuentes consultadas, hubo "mucha demanda y pocos billetes disponibles".

Los cambistas reconocieron que esta situación parece no tener freno.

"El dólar vale cada vez más porque es visto como un salvavidas para salir de los pesos", dijo el ex presidente del Banco Central, Javier González Fraga.

Mientras tanto, en el mercado crece la expectativa y el desconcierto.

"La plaza paralela alienta especulaciones y el alza de la divisa siembra un manto de dudas sobre el futuro económico", destacó un operador. "Influye mucho en lo psicológico", completó.

Por otro lado,desde el lado del Gobierno buscan restarle importancia al tema.

En este sentido, el vicepresidente Amado Boudou dijo que lo que sucede con el blue "es una cuestión marginal y especulativa".

Sin embargo, las cifras que se manejan en este circuito van en franco ascenso. De u$s2 millones diarios se pasó a u$s10 millones, luego a u$s20 millones y posteriormente a los u$s30 millones de hoy día, que trepa al doble en algunas jornadas. 

Actualmente, entre el circuito paralelo y el de la operatoria de "conta con liqui" (dos mecanismos utilizados para hacerse de billetes, uno ilegal y otro legal) se estarían operando alrededor de u$s100 millones por día.

Problemas de fondo
Los economistas sostienen que el incremento constante del blue deja a las claras las deficiencias del modelo económico: la elevada emisión monetaria (para financiar los gastos del Estado) y el atraso cambiario frente a inflación acumulada, entre otras cuestiones.  

En tanto, la pérdida de valor del peso hace que la gente le de la espalda a la moneda local, quiera deshacerse rápidamente de ella -por lo que aumenta la velocidad de circulación- que se traduce en mayores presiones inflacionarias. 

"Si la cantidad de dinero y el gasto público siguen creciendo al 35% impactará en los precios", afirmó el ex ministro de Economía José Luis Machinea.

Uno de los factores más determinantes -por el que trepa sin freno la cotización del billete paralelo- está vinculado con las expectativas de la sociedad, ya que tiende a modificar sus patrones de conducta.

Se fomenta la especulación, habida cuenta de que muchos comerciantes -al no saber el costo al que repondrán la mercadería- buscan armarse de un "colchoncito". Y esto se expande a toda la cadena de distribución.

Lo concreto es que el blue subió en lo que va del 2013 casi el triple de lo que rinde un plazo fijo en todo un año.

Así, se convirtió no sólo en un refugio de ahorro para los argentinos, sino además en uno de los "activos" más rentables. Y, al menos por lo que ha reflejado el mercado en las últimas semanas, su precio parece no tener techo.

"La gente ve en él blue un resguardo de valor para su dinero. Es peligroso esto, porque la especulación financiera pasó a ser más rentable que la producción y esto puede frenar el consumo", comenta a iProfesional Rodrigo Álvarez, director de Analytica.

Pasaron las vacaciones, se aumentaron los controles en la city, se empezaron a liquidar los sojadólares y el blue aun así sigue batiendo récords. ¿Habrá forma de que el Gobierno pueda revertir esta tendencia?

"Es claro que el Ejecutivo no puede o no quiere resolver los problemas de fondo que viene arrastrando el modelo. Ve al circuito del dólar marginal como algo que debe combatir a base de controles cuando,en realidad, debería entender que es consecuencia de los desfasajes y distorsiones de la economía", agrega Álvarez.

"El diagnóstico que realiza sobre su origen es equivocado", reflexiona a iProfesional Aldo Abram, director de la Fundación Libertad y Progreso.

La sensación es que, a medida que pasa el tiempo, las herramientas se agotan.

Por ejemplo, acelerar la suba del dólar oficial, que podría haber sido la solución cuando la brecha era pequeña, ya no es visto por nadie como una salida. Más bien, algunos opinan que hasta alimentaría el apetito por la divisa marginal.

Hay, algo todavía peor. Se supone que la resignación del Gobierno ante la escalada del blue es el precio a pagar por priorizar el nivel de reservas del Banco Central.

Sin embargo, se están observando resultados negativos en ambos planos al mismo tiempo.

"Estábamos esperando que la liquidación sojera pusiera fin a la caída de las reservas, que fue de 3.000 millones en el primer trimestre. Pero llegamos a un punto en el que la soja ya no alcanza, porque se redujo drásticamente el ingreso de dólares financieros por créditos e inversión externa", observa el analista Federico Muñoz.

Los analistas coinciden en afirmar que para "domar" al blue se requiere lograr la confianza del mercado, algo que tarda mucho tiempo en conquistarse y que -una vez que se pierde- resulta muy difícil de recuperar. 

 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas