Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

¿Por qué un empresario debe estar tan preparado como un francotirador?

¿Por qué un empresario debe estar tan preparado como un francotirador?
Emprendedores y "marines" del ejército norteamericano afrontan duras pruebas, con altos índices de fracaso. Ambas tareas son una "carrera de resistencia"
16.09.2013 12.38hs Actualidad

"Las próximas 10 semanas de su vida será la etapa más miserable de su triste y penosa existencia", fueron las palabras de un instructor dirigidas a 32 marines norteamericanos, seleccionados entre los mejores francotiradores.

Así lo relató el ex-marine Jake W, actual presidente y fundador de Team Rubicon, quien realizó esta experiencia para la cual muchos soldados trabajan y estudian durante años. Saben de antemano que se los expondrá a un tipo de dolor por el cual, incluso siendo condecorados marines, las estadísticas muestran que más de la mitad no consiguen graduarse con éxito.

Aún así, el porcentaje de fracaso es mucho menor que el que muestran las estadísticas sobre iniciar un negocio propio.

De acuerdo a declaraciones de Jake W, relevadas por el portal Negocios1000, el instructor da una "motivadora" explicación el primer día: "Vamos a llevarte a tu límite absoluto. Vamos a poner a prueba tu resistencia física en formas que no puedes ni imaginar. Vamos a privarte de comida, sueño y probablemente de tu cordura. Les enseñaremos a calcular el viento y a disparar bajo presión, y los distraeremos e incordiaremos para intentar que fallen. Todo lo que vivirán será una prueba, y en el momento que se equivoquen, están fuera".

"Si tienes el honor de graduarte en esta escuela, estarás listo para defender a tu país y tus compañeros en cualquier campo de batalla", termina el discurso inaugural. 

Asegura Jake W que el instructor no mentía. La prueba final de aquella escuela de francotiradores fue la experiencia más difícil de toda su vida, pero que después de aquello, se sintió preparado física, mental y emocionalmente para la situación que más adelante vivió en Afganistán.

Durante los 7 meses que estuvo en la guerra, dice haber encontrado un sinnúmero de desafíos aparentemente insuperables, como la escasez del agua, numerosos y feroces tiroteos sin previo aviso, toma de decisiones de crítica importancia y todo tipo de problemas, pero por suerte, el duro entrenamiento le sirvió para tener la suficiente preparación y tener éxito en sus misiones.

¿Qué tienen en común la preparación y situación de combate de un francotirador con el desafío de la iniciativa empresarial? El éxito en cualquiera de estas dos disciplinas requiere de una cuidadosa preparación a través de tres espectros: físico, mental y emocional

El fracaso de la mayoría de nuevos empresarios viene sobre todo de la falta de preparación y de subestimar los problemas que pueden llegar a aparecer, indicó Negocios1000. Continuamente esta empresa llevará al emprendedor a su límite, sobre todo al inicio.

Pero precisamente los negocios no son una carrera de velocidad, sino más bien una larga y cansadora carrera de resistencia. Mucho peor que una maratón.

La preparación mental para emprender es muy necesaria, pues si los problemas iniciales consiguen agotar al empresario, está perdido tanto en los negocios como en el campo de batalla.

También se recomienda leer consejos de otros grandes empresarios. Jake W comenta que su grupo de francotiradores no eran buenos por casualidad. Mientras otros francotiradores sólo se centraban en disparar, ellos devoraban libros sobre conflictos afganos anteriores. Estudiaban su historia, su cultura. Querían conocer con exactitud el tipo de metodología que usaban para el ataque aquellas personas con las que se iban a enfrentar.

Es que tanto en los negocios como en el grupo de élite de francotiradores, no sólo cuenta la habilidad para luchar, sino que el éxito depende también de saber cómo lucha el adversario en su terreno.

La carga emocional puede llegar a ser debilitante. El estar al principio siempre al borde de fracasar, navegando únicamente entre dificultades, sin saber si se podrán pagar las nóminas el mes siguiente, no es nada fácil.

Pero un francotirador y un empresario no deben perder de vista el objetivo. A un francotirador se le prepara para apuntar a su objetivo y no perder la concentración, a pesar de estar en un escenario bélico. Un empresario debe actuar de la misma forma. Debe marcar un objetivo y no distraerse.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Actualidad
Te puede interesar