Más artículos

La inteligencia artificial llega a la cocina de los restaurantes de la mano de IBM

La inteligencia artificial llega a la cocina de los restaurantes de la mano de IBM
El Gigante Azul apuesta a construir un gran negocio mediante la tecnología de Watson en nuevos campos como el desarrollo de medicamentos y la gastronomía
Por César Dergarabedian, enviado especial a Las Vegas, EEUU
28.02.2014 07.47hs Tecnología

En el futuro, los “carritos” de la Costanera porteña dispondrán de sistemas informáticos que permitirán a sus responsables armar nuevas recetas de acuerdo a los gustos más pedidos y propuestos por los consumidores a través de las redes sociales.

La imagen de los “carritos” no resulta antojadiza, porque en febrero se observó en una feria tecnológica en Las Vegas, Estados Unidos, un camión-restaurante que sirvió diferentes platos de acuerdo a las demandas de los comensales, con muchas combinaciones inusuales de ingredientes en las comidas.

Los protagonistas de esta singular movida que combina gastronomía y tecnología son el Instituto de Educación Culinaria (ICE, sigla en inglés), una de las mayores escuelas de cocina del mundo, con sede en Nueva York, Estados Unidos, e IBM, el mayor proveedor mundial de servicios basados en tecnologías de la información y la comunicación.

En una exposición que formó parte de una reunión de unos 10 mil ejecutivos, empresarios, desarrolladores y consultores convocados por IBM, el ICE y la multinacional mostraron casos concretos de aplicación de inteligencia artificial en la actividad gastronómica.

La experiencia comenzó hace dos años, cuando IBM se acercó al instituto para colaborar en el desarrollo de un sistema que podría cambiar la forma de los chefs para crear nuevos platos.

La iniciativa probó los límites de las combinaciones de los ingredientes y la elaboración de estrategias para implementar la “cocina cognitiva” en las artes culinarias.

¿Qué es la “cocina cognitiva”?  Parte de la extensa base de datos de recetas del ICE, que tomó IBM para refinar sus teorías científicas respecto a la vinculación de los ingredientes.

Para los expertos, la cocina cognitiva ofrece oportunidades sin precedentes para crear no sólo inusuales e interesantes platos de restaurante, sino también para desarrollar recetas que den cabida a  preocupaciones específicas de salud, como los celíacos.

“Para un cocinero, la creación de sabores es algo natural. Pero es revolucionario el hecho de  ver los ingredientes combinados en grupos más grandes, y los compuestos comunes que hacen que estos alimentos den un buen sabor en conjunto”, dijo James Briscione, director de Desarrollo Culinario del ICE, durante una demostración a la que asistió iProfesional.

En la exposición, miembros del instituto sirvieron muestras de platos generadas por computadora en camión de comida especialmente equipado.

Durante las conferencias de Pulse, los asistentes hambrientos utilizaron Twitter con el “hashtag” #IBMFoodTruck para votar por el tipo de plato y lo que les gustaría ver en el menú del camión cada día. 

En la cocina móvil del camión, los chefs y estudiantes del  ICE y los investigadores de IBM observaron las sugerencias de las principales tendencias de los asistentes a las conferencias, como se puede ver en el siguiente video de iProfesional donde Briscione explica la aplicación de la inteligencia articial:

http://www.youtube.com/watch?v=QrRvV0XOVm0&feature=youtu.be

Contexto

La cocina cognitiva es una de las pruebas que hace IBM para expandir su tecnología de inteligencia artificial llamada “Watson” con fines comerciales.

Por ejemplo, en el caso del ICE, Watson leyó unas 20mil recetas, además de datos sobre la química de los ingredientes de los alimentos, y las calificaciones de sabores provistos por los consumidores en categorías como “agradabilidad olfativa”.

La compañía apuesta a construir un gran negocio mediante la adopción de la tecnología de Watson en nuevos campos. 

Por ejemplo, en el desarrollo de medicamentos, la predicción de cuándo las máquinas industriales necesitan mantenimiento e incluso, como en el caso del ICE,  en dar con nuevas recetas de sabrosos alimentos. 

Estos nuevos proyectos de Watson están en la vanguardia de un negocio mucho más grande para IBM y otras empresas de tecnología. 

Se trata de ayudar a las empresas, agencias gubernamentales y laboratorios farmacéuticos a encontrar información útil en un flujo ascendente de datos de muchas fuentes, como páginas web, mensajes de redes sociales, señales de los sensores, imágenes médicas, solicitudes de patentes, datos de localización de los teléfonos móviles y otros registros.

Los avances en estas tecnologías informáticas han abierto esta oportunidad de mercado, que se llama al estilo de una mantra marketinera como “Big Data”.

IBM se enfrenta a muchos competidores en el mercado de grandes volúmenes de datos, que van desde Microsoft y Oracle a SAP.

Estas empresas, como IBM, están empleando la tecnología de minería de datos para reducir costos, diseñar nuevos productos y encontrar oportunidades de ventas en la banca, el comercio minorista, manufactura, salud y otras industrias.

Las iniciativas de Watson representan un trabajo pionero. Con algunas de esas aplicaciones, como la sugerencia de recetas innovadoras del ICE, Watson está empezando a ir más allá de la producción que lo hizo famoso en el juego televisivo “Jeopardy”, donde venció a dos seres humanos en un concurso de preguntas y respuestas.

IBM tiene la tecnología avanzada y experiencia en la industria para realizar desarrollos que otros proveedores de tecnología no pueden hacer.

Así el Gigante Azul podría armar un negocio de alto margen y dar a IBM una ventaja como un socio estratégico con sus principales clientes. 

Las nuevas ofertas de Watson son servicios que los futuros usuarios podrán ser capaces de acceder a través de un teléfono inteligente o tableta.

Eso ampliaría significativamente el mercado de Watson y protegerse de la competencia potenciaajo el formato pregunta-respuesta, que crece de la mano de servicios como Siri, de Apple, o Google Now, de Google.

Temas relacionados