iProfesional

Los K cierran su ciclo con el superávit comercial más bajo de los últimos 15 años

La caída del precio de la soja, la contracción de Brasil y la "guerra de monedas", están pasándole factura a la última gran fuente de divisas
Por Juan Diego Wasilevsky
25/08/2015 - 10:03hs
Los K cierran su ciclo con el superávit comercial más bajo de los últimos 15 años

En momentos en que el Gobierno está más necesitado de dólares, el comercio exterior no hace más que darle malas noticias. 

Este lunes, el INDEC difundió el informe mensual en el que consigna un marcado derrumbe del superávit comercial, es decir, el saldo entre las ventas y compras al mundo. 

Según las estadísticas oficiales, en julio, dicho superávit fue de apenas u$s200 millones, lo que implicó un fuerte desplome del 75% respecto al mismo mes de 2014. 

Pero el dato que más preocupa a la administración kirchnerista y a Alejandro Vanoli en particular, es la cifra acumulada: entre enero y julio, el superávit apenas sumó u$s1.437 millones, lo que implicó una caída del 65% respecto a los casi u$s4.150 millones que se habían alcanzado en 2014. 

Además, representa la cifra más baja de los últimos 15 años, dado que hay que retroceder hasta el período enero-julio de 2000 para encontrar un resultado más adverso. 

El comercio exterior hoy es una sombra de lo que fue: por esta vía están ingresando a la plaza doméstica, en promedio, apenas u$s200 millones mensuales. 

Es una cifra realmente baja, considerando que en 2009, por este mismo concepto, entraban al país u$s1.200 millones.  

Además, implica apenas un 40% de lo que todos los meses demandan los particulares, en promedio, en concepto de “dólar ahorro”. 

Al analizar los datos oficiales, hay otros dos datos que inquietan: las exportaciones -que en julio bajaron 12%- acumulan 20 meses consecutivos con tasas de variación negativa. 

Como contrapartida, las importaciones mostraron una caída mucho más leve, del orden del 4% en julio. 

Desde la Consultora Ledesma marcaron sobre este punto que “volvió a desacelerarse el ritmo de contracción de los valores de las compras al mundo ya que, en la previa de las PASO y al igual que ocurrió en el caso del dólar ahorro, la prioridad parece haber pasado por restringir lo menos posible”. 

Sin embargo, Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior, advirtió a iProfesional que el lunes posterior a los comicios, el Gobierno volvió a restringir la entrega de divisas y también las DJAI, lo que agravó nuevamente la situación de importadores e industrias

“Los números están confirmando lo que venimos adelantando: que en julio la caída del superávit iba a ser superior al 50% interanual. No sólo es la peor del año, sino que es la más importante desde 2001”, aseveró. 

“Esto, además, viene a ratificar que los dólares necesarios para el funcionamiento de la economía real no están”, disparó. 

Para Ponce, “el comercio exterior se ha transformado en una verdadera carrera de obstáculos: la Secretaría de Comercio Interior demora las DJAI; cuando se las obtiene, muchas veces el BCRA luego no autoriza la entrega de dólares. Así, a las empresas las bicicletean”, se quejó el experto. 

Acto seguido, agregó que “hay un tercer actor que entró en juego: la Aduana. Del histórico 5% o 6% de operaciones que mandaba a canal rojo, ahora aumentó a un 40%, algo inédito”. 

El ocaso del “Made in Argentina”

exportaciones son prácticamente la única fuente genuina de divisas de nuestra economía”. 

En este contexto, recalcaron que “a medida que perdemos mercados de exportación y nos cerramos al mundo, nuestras ventas al mundo pierden dinamismo sucesivamente”. 

Los analistas de la consultora destacaron que los envíos al exterior alcanzaron su techo en 2011, para luego caer en forma sostenida. 

Punta a punta, las exportaciones totales de Argentina se redujeron casi 25% si se compara 2015 con 2011. 

“En términos de ingresos de divisas, esta caída tiene un costo que asciende a los u$s37.400 millones en los últimos 4 años, lo que equivaldría a un 112% de las reservas actuales informadas por el BCRA”, señalaron. 

Perspectivas

De cara a lo que resta del año, desde la consultora Abeceb señalaron que “no se espera una mejora en las variables observadas”. 

Sucede que, por un lado, se endurecieron los controles para importar durante el mes de agosto, como resultado de la falta generalizada de divisas en la economía. 

“Dado que la agenda del resto del año incluye el pago del Boden 2015 por u$s6.000 millones en el mes de octubre, es difícil pensar en un mayor margen de maniobra para flexibilizar los pagos”, advirtieron. 

Por otro lado, destacaron que la devaluación del yuan y la confirmación de la buena cosecha “seguirán manteniendo bajos los precios de las commodities”. 

Cabe destacar que, según E&R, la tonelada de soja cayó cerca de un 30% en el último año. Paralelamente, el real se devaluó un 54% en los últimos 12 meses. 

“Esto, sumado a la menor demanda brasileña, que afecta especialmente a los envíos industriales,  indica que será difícil esperar un repunte de las exportaciones que permita aliviar el deprimido saldo comercial”, completaron desde Abeceb. 

En este contexto, el Gobierno de Cristina Kirchner se apresta a cerrar este ciclo con un superávit de apenas u$s3.500 millones, según proyecciones de Consultora Ledesma, el nivel más bajo desde el año 2000.

Con lo cual, “es de esperar que las presiones cambiarias, el deterioro de las reservas y la volatilidad en la plaza local se profundicen durante lo que resta de 2015”, concluyeron. 

Temas relacionados