¿Por qué en el exterior creen que invertir en Argentina puede ser una "oportunidad de oro"?

Un informe de Wharton describe el presente financiero actual como "la calma antes de la tormenta", lo cual puede tomarse como una oportunidad de oro
Por iProfesional
02/11/2017 - 13,45hs
¿Por qué en el exterior creen que invertir en Argentina puede ser una "oportunidad de oro"?

Un informe publicado por la Universidad Wharton de Pensilvania (EE.UU.) pondera la oportunidad de invertir en la Argentina, cuyos activos financieros todaví­a adolecen de reconocimiento de los grandes fondos de inversión internacionales luego de que en junio último la banca Morgan Stanley desistiera de incluir al paí­s en su listado de mercados emergentes.

"¿Podrí­a ser esta una oportunidad de oro para que los inversionistas hundan capital privado en Argentina?", plantea el informe de la Universidad Wharton.

Stephen Sammut, profesor de la institución, señala que una medida del progreso reciente de Argentina es que el paí­s "encabeza la lista de paí­ses de frontera que se quieren graduar como mercados emergentes" y que "la comunidad inversora espera que sea reclasificada como un mercado emergente en el futuro cercano".

Sammut considera que la desaceleración económica generalizada en América Latina puede tener más importancia para la actual expansión económica y el ingreso de fondos a la Argentina que la postergada recalificación en el listado MSCI (sigla de Modern Index Strategy, también conocido como índice de Mercados Emergentes de Morgan Stanley Capital International).

"Al menos en términos de inversión de capital privado", pues según su visión "América Latina para 2016 y hasta bien entrado 2017, y posiblemente en el futuro previsible, no ha recaudado tanto dinero de fuentes de capital no nacionales" como en años anteriores.

El experto de la Escuela de Negocios Wharton, dependiente de la Universidad de Pensilvania y una de las más prestigiosas del mundo, reconoció además que "las tendencias mundiales en los precios de los productos primarios tampoco han ayudado a la región".

"Si Argentina continúa en alza, y creo que así­ será, entonces este es realmente un muy buen momento para invertir en el paí­s", agregó Sammut. "Eso se debe a que las oportunidades son probablemente muy significativas y la competencia por las ofertas es menor de lo que será en el futuro", cuando los fondos disputarán entre sí­ por posicionarse en activos locales, con el consecuente salto de cotizaciones.

El informe de Wharton describe presente financiero de la Argentina como "la calma antes de la tormenta. Y las personas inteligentes que buscan un punto de apoyo en América Latina pueden ver esto como una oportunidad de oro".

"Dentro de un año o dos, las cosas probablemente comenzarán realmente a acelerarse y, en ese punto, las oportunidades serán probablemente menores y más costosas. Entonces, para un inversor astuto que quiere adelantarse a la curva, este podrí­a ser un buen momento", refiere el análisis.

Mientras tanto, el profesor de gestión de Wharton Mauro Guillen se manifestó optimista sobre una posible reclasificación de Argentina como mercado emergente en 2018. "Macri está tomando todas las decisiones correctas", opinó.

Guillen destacó que los mercados globales asumen que la economí­a argentina pronto se reintegrará al MSCI. Sin embargo, no debe olvidarse que ese consenso se frustró el 20 de junio de este año, cuando MSCI realizó su reevaluación anual de Argentina, la segunda economí­a más grande de Sudamérica, que quedó del lado de las economí­as "de frontera".

Si el año próximo la Argentina recupera el estatus "emergente" registrará un efecto beneficioso en su mercado accionario y en su economí­a en general, pues este indicador es clave para valuar acciones y bonos. Los administradores de cartera globales toman sus decisiones de inversión según este parámetro.

Los llamados mercados "fronterizos", incluidos Rumaní­a, Kazajstán, Nigeria, Kenia, Bangladesh y Vietnam, se consideran más riesgosos que los "emergentes" porque conllevan riesgos adicionales de tipo polí­tico, económico y cambiario.