Más artículos

Management

Lanzan créditos exclusivos para compañí­as de software y servicios informáticos

Lanzan créditos exclusivos para compañí­as de software y servicios informáticos

Es una línea para Pymes y grandes empresas que quieran contratar personal, adquirir otras firmas, exportar o participar de licitaciones internacionales

07.12.2017 15.23hs Management

El gobierno nacional lanzó por primera vez una lí­nea de créditos bancarios exclusivamente destinados a Pymes y grandes empresas dedicadas al software y los servicios informáticos (SSI). 

Se trata de un nuevo producto del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) que busca potenciar las inversiones y el crecimiento de una actividad con dificultades históricas para obtener financiamiento bancario.

"El objetivo es completar una falla del mercado y atender a un sector estratégico que ha crecido en los últimos años a tasas superiores al promedio de la economí­a, incorporando empleo calificado e incrementando sus ventas internas y externas", informaron desde la Subsecretarí­a de Servicios Tecnológicos y Productivos del Ministerio de Producción de la Nación.

"La industria del software y servicios informáticos, además de ser una de las más competitivas de la Argentina y pieza fundamental de los Servicios Basados en Conocimiento, nuestro tercer complejo exportador luego del agro y los autos y generador de 1,4 millones de empleos", afirmó el Ministro de Producción, Francisco Cabrera.

Y resaltó que "el BICE es un banco al servicio de la producción y de las PyMEs, que ahora cuentan con esta nueva lí­nea de créditos para poder crecer, exportar más y crear empleo de calidad".

En este sentido, la lí­nea crediticia atiende los principales requerimientos de las empresas del sector a través de cuatro destinos de financiamiento fundamentales: adelantos de inversión para la contratación de empleados y compra de equipamiento, adquisición de empresas del mismo rubro, exportaciones y otorgamiento de garantí­as internacionales.

Con respecto al primer destino, adelantos de inversión, el BICE basa su análisis crediticio en el flujo de negocios de la firma y los proyectos. "Los empresarios tecnológicos nos contaron que no podí­an acceder a préstamos porque el grueso de su capital es humano y no cuentan con activos fí­sicos que operen como garantí­as. Dado el carácter intangible de la actividad, impulsamos este cambio en el enfoque tradicional del crédito", explicó el Presidente del BICE, Pablo Garcia, a través de un comunicado.

Las empresas que califican a la lí­nea disponen de los fondos para el momento que necesiten concretar un proyecto y pueden utilizarlos para la contratación de empleados (vinculados al requerimiento) y la adquisición de equipamiento tecnológico. El monto máximo de este destino será de hasta $15 millones, hasta un 80% de la inversión, con plazo de hasta un año y una tasa Badlar + entre 4,5 y 6,5% (según categorización de riesgo de la empresa), pudiendo aplicar a bonificación del Ministerio de Producción.

Con el segundo destino, el BICE financia la adquisición de empresas del sector de SSI radicadas dentro o fuera del territorio nacional. Este es un aspecto clave para fortalecer al empresariado nacional ante la polí­tica de expansión de empresas de otros paí­ses, ya que el crecimiento de los negocios de las compañí­as del sector en muchos casos se da a través de la compras de otras firmas.

"Queremos que las PyMEs tecnológicas puedan agregar valor a su actividad, crecer y desarrollarse sin lí­mites. Acompañarlas en su proceso de internacionalización y que no se vean en la obligación de vender sus firmas porque no consiguen lí­neas de crédito para expandirse", agregó Carlos Pallotti, Subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos.

En este caso, los plazos son de hasta 15 años en pesos y hasta 10 años en dólares, con hasta 2 de gracia y con un monto máximo de $80 millones para Pymes y $200 millones para grandes empresas.

Como tercer destino, y dado el potencial de ventas en el exterior del sector, la lí­nea también financia y pre-financia las exportaciones de los servicios que produzcan las empresas de SSI. Dispone de un monto máximo de USD 5 millones por operación, con una tasa de 1,5% hasta los 210 dí­as de plazo y cubre hasta el 75% del valor de la operación.

Por último, en cuarto lugar, otorga garantí­as internacionales (conocidas también como SBLC, Stand By Letter of Credit), que son instrumentos que cumplen la función de mitigar riesgos vinculados a los contratos de compraventa internacional. Estas garantí­as les sirven a las empresas argentinas para presentarse en licitaciones internacionales para exportar.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar