NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Política

Macri consiguió el compromiso de los gobernadores: se sesionará el lunes y saldrá por decreto la compensación

Macri consiguió el compromiso de los gobernadores: se sesionará el lunes y saldrá por decreto la compensación

Luego de la escandalosa sesión, que se terminó levantando, el Poder Ejecutivo firmará un decreto para que los jubilados cobren un bono para compensar la pérdida por el cambio de fórmula de movilidad. Los Diputados volverán a debatir el proyecto que el oficialismo espera aprobar sin cambios  

16.12.2017 15.25hs Política

Luego de cuatro horas de reunión, finalmente, la Casa Rosada convenció a gobernadores del peronismo no kirchnerista para llamar a una sesión especial en Diputados este lunes las 14 que permita sancionar sin cambios la reforma previsional.

A cambio, el presidente Mauricio Macri firmará ese dí­a por la mañana un decreto que oficializará un bono de alrededor de 700 pesos para la transición entre la fórmula de movilidad jubilatoria actual y la que plantea la iniciativa del Gobierno.

El encuentro tuvo lugar en el despacho del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y participaron los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y de Hacienda, Nicolás Dujovne, además de gobernadores oficialistas y justicialistas, y legisladores de ambos espacios polí­ticos.

Los jefes del interbloque Cambiemos, Mario Negri; del PRO, Nicolás Massot; y del Bloque Justicialista, Pablo Kosiner, comunicaron al final del encuentro el acuerdo alcanzado y la decisión de convocar a una sesión especial para el lunes a las 14.

El acuerdo consiste en sancionar la ley que modifica la fórmula por la que se calcula el aumento de las jubilaciones y la Asignación Universal por Hijo (AUH), para que luego Macri firme un decreto para establecer un bono que terminará totalizando unos $4.000 millones de pesos.

En lugar del actual ajuste semestral, que se elabora teniendo en cuenta 50% la evolución de los salarios y 50% la recaudación, el Gobierno propone otro conformado por un 70% la variación del índice de Precios al Consumidor del INDEC y 30% restante por la variación del RIPTE, un indicador del Ministerio de Trabajo que mide la evolución de los sueldos estatales.

El bono que propone ahora el Ejecutivo, según informaron los diputados, estará destinado a compensar a "jubilados y pensionados con haberes inferiores a los $10.000 y beneficiarios de la AUH" por el desfase entre la fórmula actual y la nueva que propone el Gobierno, es decir, por los meses que no son tenidos en cuenta en el proyecto de ley.

"Tuvimos una reunión con muchos gobernadores y diputados en representación de sus gobernadores y se alcanzó un importante consenso para resolver problemas planteados por la transición de una fórmula a la otra", señaló Negri, quien agregó que se abonará en marzo por única vez.

Se prevé que el bono alcance al "70% de los jubilados y pensionados, incluidos los de la moratoria, y al 100% de los beneficiarios de la AUH".

"Debe haber una ley aprobada, porque el bono es para la nueva fórmula", subrayó Negri, quien de esta manera puso de relieve cuál es el corazón del entendimiento: los gobernadores y los diputados del justicialismo deben acompañar con sus votos a Cambiemos en la sesión del lunes, debido a que el oficialismo carece de mayorí­a propia.

Por su parte, Massot afirmó que lo importante es "llevar a la reflexión a quienes lo han perpetrado (a los disturbios del jueves), las cuestiones partidarias se resuelven en el Congreso con la voz y el voto, que son las herramientas que nos da el pueblo, no con las piñas y el patoterismo".

"Es reprochable no sólo que no se pueda dar el debate, sino que agredieran a quienes sí­ querí­an hacerlo", completó.

También señaló que no cree que "el diputado (Emilio) Monzó le dé una disculpa a Moreau", luego del puñetazo que le lanzó al legislador de Unidad Ciudadana. No obstante, remarcó que Monzó sí­ deberá disculparse con la gente que lo votó.

"Esta reforma actualiza hacia adelante una actualización más frecuente. Lo que busca esta compensación es resolver la única inquietud, que es en el inicio, el famoso empalme", concluyó.

La previa
El Gobierno decidió convocar a mandatarios provinciales y a diputados del PJ (se dejó afuera a los del massismo y el kirchnerismo) para abrir un nuevo espacio de diálogo en relación a la reforma previsional, cuyo tratamiento estaba previsto para ayer en la Cámara baja, en el marco de una fallida sesión, signada por el clima de violencia dentro y fuera del Congreso Nacional.

Fuentes oficiales dijeron que el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, convocó a los 22 gobernadores y el jefe de Gobierno porteño -los firmantes del paquete de leyes que incluye el pacto fiscal y la reforma previsional- para el encuentro, en el que se busca reencauzar el diálogo de manera tal que el escenario permita encarar el debate en el recinto el próximo lunes.

El único mandatario que quedó excluido fue Alberto Rodrí­guez Saa porque no rubricó el pacto.

Más allá del encuentro, las negociaciones con los gobernadores se habí­an iniciado por la mañana del viernes.

El jueves, tras el levantamiento de la sesión en Diputados que habí­a sido convocada para tratar la norma que ya cuenta con media sanción del Senado, el Gobierno analizó recurrir a un decreto de necesidad y urgencia (DNU).

Sin embargo, el presidente Mauricio Macri se inclinó por insistir ante los gobernadores para que, a través de sus diputados, den quórum y voten la reforma previsional, en una sesión que -si se logra arribar a un consenso- podrí­a ser convocada para el lunes.

El foco del conflicto es la modificación que el proyecto prevé de la fórmula que actualmente se utiliza para realizar las actualizaciones periódicas de los haberes jubilatorios, de acuerdo con el régimen de movilidad establecido durante la gestión del Frente para la Victoria.

De acuerdo con el proyecto oficial, cuyo texto original incorporó en la Cámara alta modificaciones surgidas de un acuerdo con el bloque encabezado por el peronista Miguel íngel Pichetto, el nuevo cálculo ata los incrementos a un mix entre el í­ndice de salarios y el í­ndice de inflación. Además, contempla que los incrementos se realizarán en forma trimestral y no dos veces al año como ocurre con la ley vigente, sancionada en el 2009.

Más allá de los cuestionamiento a la nueva fórmula, las crí­ticas también apuntan a que en el primer semestre de su implementación, los haberes jubilatorios serí­an menores a los que estipula la actual ley, por lo que ayer en la sesión la diputada de Cambiemos Elisa Carrió planteó que habrá una "compensación" por esa pérdida.

"Hay que sentarse a hablar"
El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, afirmó el viernes que "hay que sentarse a hablar y dar el debate" en el Congreso sobre la reforma previsional, y ratificó que los diputados por esa provincia votarán en contra de la iniciativa.

"La solución se debe dar a través del mecanismo de diálogo en el Congreso", aseveró Uñac en declaraciones a la prensa en la Casa de Gobierno sanjuanina, en las que explicó que no concurrió a la reunión que se está realizando en el Parlamento esta tarde ya que no recibió "ninguna comunicación formal". 

No obstante, el mandatario reconoció que recibió una llamada perdida en su celular que era del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que "aún no pude contestar".

Uñac lamentó lo que sucedió ayer en el Congreso, al señalar que "no es una fotografí­a que queremos para el paí­s" y consideró que "hay sectores en pugna, que no lo está haciendo bien a la Argentina".

"Así­ como está (el proyecto de reforma previsional), vamos a tener la posición de votar en contra, como lo hicieron los senadores", indicó, pero destacó que los legisladores que representan a la provincia "votan a favor de la reforma tributaria". 

En tanto, el gobernador sanjuanino dijo que no va a "poner palos en la rueda de nadie y menos del gobierno nacional", y ratificó que "lo que hay que hacer es dialogar, dar un debate y encontrar la mejor forma que nos sirva a todos y que no perjudique a nadie".

La reunión de coordinación de los viernes en la Quinta de Olivos se transformó een un encuentro exclusivo para evaluar lo que dejó la frustrada sesión por la reforma previsional en la Cámara de Diputados.

Entre otras cosas, se abordó la estrategia a desarrollar en el encuentro en el Congreso con gobernadores y diputados nacionales.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el jefe de Gabinete, Marcos Peña y sus influyentes secretarios, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, son los funcionarios estuvieron en la residencia oficial para participar del cónclave que encabezó Macri

También estuvo la vicepresidente Gabriela Michetti. Si bien en ese encuentro se suelen repasar cuestiones generales de la economí­a, este viernes se impuso un único tema luego del escándalo en el Congreso: la reforma previsional.

El jefe de Estado suele organizar estos encuentros todas las semanas, pero hasta hace pocos dí­as era inimaginable en la agenda de sus colaboradores porque el oficialismo tení­a previsto realizar una suerte de retiro espiritual en Chapadmalal.

Te puede interesar