NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Negocios

Ropa, electrónica y calzado: los argentinos ya hicieron casi 2,8 millones de compras en el exterior con el "puerta a puerta"

Ropa, electrónica y calzado: argentinos ya hicieron casi 2,8 millones de compras ví­a "puerta a puerta"

En los 16 meses que lleva vigente desde que se reinstaló, se fue incrementando el número de personas que buscan sacar provecho de las fuertes diferencias de precios respecto del mercado local. Sin embargo, 33% de las operaciones no se terminan de concretar por la complejidad del sistema 

Por Andrés Sanguinetti
07.01.2018 06.08hs Negocios

De la mano de las grandes diferencias de precios vigentes entre el exterior y el mercado local para indumentaria, electrónica y calzado, argentinos realizaron casi 2,8 millones de compras a través del sistema de enví­o de paquetes postales, conocido como "puerta a puerta", que fuera reflotado el 26 de agosto de 2016.

Se trata del mecanismo que permitió a los consumidores volver a realizar compras online en sitios web del exterior, como Alibaba, y recibirlas a través del Correo Argentino.

La cifra exacta desde que el Gobierno de Mauricio Macri reflotó el régimen hasta fines del año pasado, llega a las 2.770.000 de transacciones.

Si este número se lo divide por la cantidad de dí­as que transcurrieron (480), se llega a la conclusión de que los argentinos han realizado en sitios del exterior un promedio de 5.770 operaciones cada 24 horas.

De ese total, 2 millones se concretaron mediante el servicio de "puerta a puerta".

Es decir, a través de una empresa postal que lleva el paquete al domicilio del comprador. En tanto, los 770.000 restantes se entregaron a modo retiro presencial, por involucrar paquetes de más de dos kilos o por un valor superior a los u$s200.

Sin embargo, no todas las operaciones se concretaron. Según fuentes del Correo Argentino, del total de paquetes recibidos, casi 33% no llegaron a su destinatario. Es decir, fueron devueltos a su paí­s de origen.

Los números de la empresa postal oficial dan cuenta que del total de los pedidos "puerta a puerta", 814.000 no fueron recibidos por sus compradores.

Esto significa que al no ser reclamados por sus propietarios, el correo está legalmente obligado a reenviarlos al lugar donde fueron despachados, principalmente China.

En el caso de los presenciales, no se retiraron 116.000 paquetes en la sede que el Correo tiene especialmente habilitada para este sistema en el barrio porteño de Retiro.

Es decir que en los 16 meses que el sistema lleva de regreso, 930.000 compras realizadas en el exterior quedaron sin efecto.

Suspensión y resurgimiento
La radiografí­a muestra la actual situación de este método de compra que los argentinos convirtieron en boom hasta el 2013, cuando las operaciones eran diarias y llegaron a generar un caos de entrega de paquetes en las oficinas postales.

Luego, el entonces gobierno de Cristina Fernández suspendió el régimen para frenar el aluvión importador que se habí­a generado debido a las atractivas diferencias de valores, en especial con los productos chinos que se ofrecí­an a través de sitios asiáticos como Alí­express o los provenientes de Estados Unidos.

Cuando asumió, Mauricio Macri reflotó el mecanismo que regresó con una media de 4.700 paquetes diarios, entre todas las modalidades permitidas para importar en la actualidad.

De todos modos, la cifra de 5.700 compras diarias de estos primeros 16 meses sigue siendo lejana respecto de las 20.000 importaciones de 2013.

El alto número de paquetes que no llegaron a destino tiene que ver, en gran parte, con el desconocimiento que tienen los argentinos sobre los requisitos necesarios y los trámites para acceder al servicio.

Hacia la simplificación
Ese desconocimiento se mantiene a pesar de que, en octubre del año pasado, la AFIP decidió simplificar algunos de los mecanismos.

Por caso, reemplazó el procedimiento para los sujetos que reciben enví­os de mercaderí­as provenientes del exterior, unificando la liquidación del arancel único aduanero y la "Tasa de servicio y almacenaje" del Correo Argentino.

Desde esa fecha, quien debe pagar un arancel único del 50% sobre el valor del producto, tiene que presentarse en el Correo Oficial o en la Aduana correspondiente, con la "Declaración simplificada de enví­os postales internacionales" y la constancia de pago efectuada.

El pago del arancel se concreta mediante el Volante Electrónico de Pago (VEP), dentro de las 24 horas siguientes al momento que se genera. En este sentido, hay que agregar la liquidación de la "Tasa de servicio y almacenaje" que corresponda al Correo Argentino.

Hace unos dí­as, el ente recaudador fiscal dio otro paso más para facilitar esta operatoria.

Decidió que las compras por el régimen puerta a puerta realizadas por el Correo Oficial cuyo valor no superen los u$s25 se enviarán a domicilio sin necesidad de completar la declaración jurada de enví­os postales como sí­ lo requieren las demás operaciones.

Esta facilidad de todos modos no alcanza a los enví­os realizados por courier y no implica que la Aduana deje de controlar este tipo de enví­os.

Otro de los beneficios que se comenzó a ofrecer es la posibilidad de sacar turnos online a través de la página web de la AFIP para ir a retirar los productos a la oficina del Correo en Retiro.

Se busca así­ agilizar el trámite informando el horario a concurrir y qué paquete se retira. De este modo, cada persona que va con el turno online sólo tarda 20 minutos en retirarlo.

Mas allá de estos cambios de normas, los errores mas comunes que terminan por trabar las compras online del exterior tienen que ver, en su mayorí­a, con el valor de la tasa del correo o de la AFIP. También, por la mala confección de los formularios o clientes que no cuentan con el nivel 3 de clave fiscal requerido.

A esto se le suman las personas que al no declarar la primera compra que reciben en un trámite posterior, quedan inhabilitados para hacer otra compra.

También colaboran los precios de los productos en los paí­ses limí­trofes como Chile, donde los argentinos deciden viajar directamente para hacer turismo y aprovechar las diferencias cambiarias y así­ realizar compras de todo tipo de productos.

Algo similar a lo que ocurre con quienes prefieren ir a Miami, que también ofrece precios atractivos a la hora de hacer compras de indumentaria o electrónica, por ejemplo.

Te puede interesar