NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Tecnología

WhatsApp: alertan que una falla de seguridad permitirí­a espiar grupos de chat

WhatsApp: alertan que una falla permitirí­a espiar grupos de chat

Un grupo de expertos en criptografía aseguró que un cibercriminal podría aprovechar un "simple error" para ingresar sin permiso a una conversación grupal

12.01.2018 20.09hs Tecnología

Una falla de seguridad en WhatsApp ofrece la posibilidad de que un intruso se infiltre en un grupo de chat, al tener el control de los servidores del servicio de mensajerí­a, advirtió un equipo de criptógrafos alemanes.

El mecanismo de ataque se aprovecha de "un simple error", detallaron los investigadores de la Universidad Ruhr de Bochum en Alemania, quienes presentaron un estudio sobre las vulnerabilidades en las aplicaciones de mensajerí­a con protocolo de encriptación (incluyendo a WhatsApp, Signal y Threema) en la conferencia de seguridad Real World Crypto, que hoy comenzó en la ciudad suiza de Zúrich.

Solo el administrador de un grupo de WhatsApp puede invitar a nuevos miembros, pero este servicio no usa ningún mecanismo para que esa invitación no pueda ser falsificada por sus propios servidores, explicaron.

Entonces –agregaron– al tomar control del servidor se puede agregar un nuevo miembro a un grupo sin interacción por parte del administrador, y luego el intruso tendrá acceso completo a cualquier mensaje futuro (los mensajes enviados antes de una invitación no se pueden ver).

El equipo argumenta que sus descubrimientos desmienten las declaraciones de seguridad de WhatsApp –propiedad de Facebook desde 2014– para las conversaciones grupales en distintos niveles.

"La confidencialidad del grupo se rompe tan pronto como el miembro no invitado puede acceder a todos los nuevos mensajes y leerlos", sostuvo Paul Rí¶sler, uno de los investigadores de la Universidad, que es coautor de un documento sobre las vulnerabilidades de la mensajerí­a grupal, en declaraciones a la publicación especializada Wired.

WhatsApp implementa el cifrado de extremo a extremo en su aplicación, lo que significa que solo el emisor y el receptor pueden leer los mensajes enviados, "y que nadie más, ni siquiera WhatsApp, lo puede hacer", sostiene la compañí­a en su blog.

Asimismo, establece que los mensajes "se aseguran con un candado y solo el emisor y el receptor cuentan con el código/llave especial" para abrirlos y leerlos.

Cuando un nuevo miembro se une a un grupo, el resto de los que lo integran ven un mensaje con la notificación.

Ahora bien, en caso de que el administrador esté atento, podrá advertir a los otros miembros sobre una intrusión o el mensaje de invitación falsificado.

Sin embargo, los investigadores alemanes señalaron varios trucos que podrí­an usarse para retrasar la detección.

Una vez que un atacante con control del servidor de WhatsApp tiene acceso a la conversación, podrí­a también usar el servidor para bloquear selectivamente cualquier mensaje en el grupo, incluidos los que hacen preguntas o advertencias sobre el nuevo participante.

"Puede guardar en caché el mensaje y después decidir qué se enví­a a quién y qué no", sostuvo Rí¶sler.

Y en el caso de grupos con múltiples administradores, el servidor comprometido podrí­a falsificar diferentes mensajes para cada administrador, haciendo que parezca que otro invitó al espí­a, así­ no se genera alarma alguna.

Incluso podrí­a evitar que un administrador intente eliminar al intruso si el grupo lo descubre, indicaron los investigadores.

Un vocero de WhatsApp le confirmó a Wired el descubrimiento de los criptógrafos, pero enfatizó que nadie puede agregar de forma secreta un nuevo miembro a un grupo (se notifica que un nuevo miembro desconocido fue unido al grupo).

Si un administrador detecta una nueva adhesión sospechosa al grupo, siempre puede avisarles a los otros miembros a través de otros grupos o en mensajes individuales.

"Analizamos este tema de forma muy cuidadosa", indicó otro vocero de WhatsApp en un mail a la misma publicación, y sostuvo que "los miembros actuales reciben una notificación cuando se agregan nuevas personas a un grupo de chat".

"La privacidad y la seguridad de nuestros usuarios es increí­blemente importante para nosotros. Es por eso que recopilamos muy poca información y todos los mensajes enviados están encriptados de extremo a extremo", aseguró.

Matthew Green, profesor de criptografí­a de la Universidad de Johns Hopkins, revisó la investigación e indicó que la técnica no serí­a una estrategia sigilosa a largo plazo para el espionaje gubernamental, en tanto que tarde o temprano los usuarios notarí­an que personas extrañas aparecen en sus chats.

"Pero la posibilidad de detección no es una solución adecuada para el problema subyacente de WhatsApp", argumentó Green.

"Es como dejar la puerta de entrada de un banco desbloqueada y después decir que nadie va a robar porque hay una cámara de seguridad", agregó.

Los investigadores de la Universidad de Ruhr afirmaron haber reportado a WhatsApp sobre el problema de la seguridad de los mensajes grupales en julio pasado.

En respuesta a su reporte, el personal de WhatsApp les dijo a los investigadores que el error que encontraron ni siquiera calificaba para el llamado programa de recompensa de errores administrado por Facebook, en el que se les paga a los investigadores de ciberseguridad por informar sobre fallas de software de la empresa.

Te puede interesar