NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

Pasó el test: con una tasa de 26,75%, Sturzenegger logró renovar más del 83% de las Lebac

Pasó el test: con una tasa de 26,75%, Sturzenegger logró renovar más del 83% de las Lebac

La entidad monetaria fijó la tasa de más corto plazo (28 días) para la colocación de sus Letras en 26,75%, lo que representa una baja respecto a enero 

Por Mariano Jaimovich
21.02.2018 01.11hs Finanzas

El Banco Central pasó el test del mes en la licitación de Lebac, ya que pese a ofrecer una tasa de interés inferior a la colocación primaria de enero logró renovar más del 83% de los $493.000 millones que le vencí­an esta semana.

No es un dato menor, ya que representaba un monto 24% mayor que el de los vencimientos de enero. Y no sólo eso, significaba también la cifra más grande que debí­a cancelar la entidad monetaria desde agosto del año pasado.

Así­, la entidad dirigida por Federico Sturzenegger adjudicó $411.000 millones, el nivel más elevado que logró captar desde septiembre del 2017.

Pero, a pesar de esta buena respuesta del mercado, al BCRA no pudo pagar todos los compromisos pendientes, por lo que para poder cubrirlos le significó una baja en el stock en circulación de $81.867 millones.

Igualmente, en la City se estima que este volumen faltante se completarí­a de colocar en la plaza secundaria en los próximos dí­as.

El dato que llena de interrogantes al Gobierno respecto a la confianza que tienen los inversores en las posiciones domésticas, es que el 96% de las colocaciones fueron concentradas en el corto plazo, a menos de 84 dí­as.

Respecto a la tasa de interés convalidada para el corto plazo (28 dí­as) quedó finalmente con un corte de 26,75% anual. Es decir, estuvo en lí­nea a la negociada en los últimos dí­as en el mercado secundario de Lebac.

Y, lo más destacado por el positivo resultado obtenido, es que se ubicó unos 49 puntos básicos por debajo al rendimiento otorgado en la anterior licitación primaria (enero), en la que a 35 dí­as se convalidó un 27,24 por ciento.

También es inferior a la referencia de polí­tica monetaria, que desde el 23 de enero pasado se posiciona en 27,25% anual.

Atractivo en pesos
Justamente, la decisión de la semana pasada del BCRA de confirmar al sistema financiero ese porcentaje de interés, marcó un empuje alentador desde entonces a la City para realizar inversiones en pesos.

De hecho, esa rentabilidad se trasladó a la plaza secundaria de estas Letras, y el mercado reaccionó favorablemente, ya que esta medida también se reflejó en los números de las principales variables para los inversores: el dólar cayó 30 centavos la semana pasada (el minorista se ubicó apenas arriba de los $20), tras tocar su máximo histórico de $20,35.

El descenso en la cotización fue consecuencia de la mayor oferta, y menor demanda, de divisas porque bancos e inversores deshicieron posiciones en moneda extranjera para volverse a posicionar en pesos.

La tasa negociada en los últimos dí­as en el mercado secundario estuvo en lí­nea con la rentabilidad ofrecida en la colocación primaria de este martes, ya que en el corto plazo de 29 dí­as se ubicó en 26,70% antes de la licitación.

"Fue una buena tasa secundaria orientativa de lo que pasó en la licitación", resume el analista Nery Persichini.

"Las Lebac siguen siendo el mejor instrumento para posicionarse en pesos", dice agrega.

Por su parte, Nicolás Cappella, analista del departamento de Research de Invertir en Bolsa, también consideró que las tasas iban a estar en lí­nea con el mercado secundario.

La ola positiva hacia las inversiones en pesos comenzó la semana pasada, luego de la publicación de algunos datos mundiales alentadores que mejoraron la perspectiva de los mercados internacionales y, a la vez, tranquilizaron al doméstico.

A esta calma, se les sumaron reportes muy positivos para los activos argentinos por parte de dos colosos mundiales, que son tomados en cuenta por los inversores: Morgan Stanley y JP Morgan.

En especial, se juega a que el paí­s deje en breve su calificación de "mercado de frontera" para pasar a "emergente", hecho que generará la llegada de importantes flujos de fondos financieros del exterior que irí­an en busca de activos locales.

Esto se debe a que los fondos de inversión deben replicar el í­ndice MSCI, integrado por papeles de varios paí­ses emergentes.

Las buenas noticias repercutieron en la plaza local, y a la vez incidieron otras variables.

En especial, en la City se considera que el dólar, tras su fuerte incremento de 14% en dos meses, llegó a un nuevo techo de $20 y que se estabilizará en esa cifra.

"El dólar ya está en $20 y hubo una señal clara, cuando hubo intervención oficial. No necesitó mucho tiempo, ni mucho dinero, para dar una señal al mercado que todos supieron entender: por ahora, hasta acá llegamos", resume José Bano, gerente de Asesores Financieros de InvertirOnline.com.

"Algo que parece indicar que el dólar llegó a un techo de corto plazo, por lo que las Lebac son una buena alternativa. Seguramente se acorten los plazos promedio de licitación, por el doble factor de una curva con pendiente negativa, que premia más las colocaciones de corto plazo y el deseo de los inversores de no comprometerse a un largo plazo en pesos", finaliza Bano.

Por otro lado, se considera que el Banco Central no tiene margen para mover demasiado la tasa de interés en un escenario en el que la inflación se aceleró por el incremento de las tarifas de los precios regulados de los servicios públicos.

Sobre todo, en plena época en la que se están negociando las paritarias salariales, donde el Gobierno pretende fijar aumentos en los sueldos con un tope del 15% anual.

Al respecto, el analista Gustavo Neffa de Research For Traders, afirma: "en el mercado secundario se empezó a notar la polí­tica del BCRA de no bajar la tasas tan rápidamente como se esperaba" en la City.

Tasas licitadas
Los seis tramos de Lebac colocados en el "segmento interno" primario en pesos para febrero fueron a 28, 56, 84, 147, 210 y 273 dí­as.

Prácticamente todas las colocaciones estuvieron concentradas en los plazos más cortos, inferiores a los 84 dí­as, ya que representaron el 96% del total.

Para el perí­odo más breve de 28 dí­as, redujo 49 puntos básicos el interés, respecto a la tasa de la licitación del mes pasado, y se ubicó en 26,75%. La baja registrada más grande entre todas las emisiones.

En los plazos siguientes los rendimientos también retrocedieron levemente:

-A 56 dí­as se ubicó a 26,5% anual, una baja de 40 puntos básicos.

-A 84 dí­as, se fijó su rentabilidad en 26,30%, un retroceso de 29 p.b. frente al interés pagado en enero.

-A 147 dí­as, el interés fue del 25,50% anual, una caí­da de 48 p.b. respecto a la tasa previa convalidado el mes pasado. Es decir, este fue el segundo perí­odo en el que cayó más la rentabilidad.

-A 210 dí­as, la tasa se estableció en 25,25%, lo que representa una disminución de 20 p.b.

-Y a 273 dí­as, alcanzó 25% anual, una baja de 39 puntos básicos, si se lo compara con la rentabilidad del mismo plazo licitado en enero.

En resumen, Sturzenegger aprobó el "test" después de haber renovado más del 83% de los vencimientos más elevados en seis meses, sobre todo en un contexto en el que los analistas consideraban "muy imprudente" bajar la tasa del 27,25%.

Y pese a haber bajado la rentabilidad respecto a la licitación primaria anterior a 26,75% para el más corto plazo, igual la City parece haber dado el veredicto que sigue siendo "muy interesante", en un marco en el que el Gobierno necesita que el tipo de cambio esté calmo para anclar la expectativa de inflación del 15% y que no haya revuelo en las paritarias.

Y, sobre todo, en los mercados a futuros para diciembre se negocia un dólar de $23,30. Es decir, la devaluación proyectada por la City para 2018 es de 24,9%. Unos puntos por debajo de la tasa que ofrecen las "apetecibles" Lebac.

Te puede interesar