NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Tecnología

Crece la compra de notebooks en el paí­s y el mercado ofrece más opciones

Crece la compra de notebooks en el paí­s y el mercado ofrece más opciones

Sin embargo, los modelos que se ofertan en las principales casas de electrodomésticos son más antiguos de los que se pueden encontrar en el mercado chileno

23.02.2018 16.37hs Tecnología

La eliminación del arancel del 35%, que comenzó a regir el 1 de abril de 2017 contempla a las computadoras terminadas. Y en febrero de 2017, también se quitó el arancel de 12% para la importación de componentes para las empresas productoras.

Esto generó una disminución en los costos de fabricación de notebooks, por lo que se logró mejorar las condiciones de competitividad y productividad.

Hoy se consiguen notebooks en la Argentina a mejor precio que en Chile con la ventaja que, si se compra en el mercado local, se puede hacer en cuotas sin intereses.

No todo es positivo: los modelos que se ofertan en las principales casas de electrodomésticos nacionales son más antiguos de los que se pueden encontrar en el mercado chileno.

Así­, por ejemplo, una notebook marca Acer modelo Inter Core I3 con una memoria de 4 GB en Chile se consigue a $11.011 (tomando el cambio del martes). La misma unidad en la Argentina tiene un precio de $8.999, es decir, un 22,35% menos.

La situación es muy distinta con otros productos tecnológicos como televisores, celulares y hasta electrodomésticos de lí­nea blanca.

Según datos de la consultora GFK, citados por el diario porteño ímbito Financiero, de enero a octubre del año pasado, el mercado de notebooks creció un 52% en unidades, mientras que el de consolas avanzó un 60% frente a 2016, datos que se mostrarán aún superiores en 2017.

De acuerdo a un relevamiento realizado por ese medio, los precios bajaron en promedio un 25% en un año en este tipo de productos. Así­, una notebook Lenovo que a fines de enero de 2017 estaba publicada a $7.999, ese mismo modelo, un año después sale $5.999. es decir, un 25% menos.

Mientras que una tableta marca Ken Brown que en 2017 costaba $3.500, hoy ese precio se mantiene al mismo valor sin que la inflación lo haya modificado.

La baja de precios se vio tanto en las empresas con producción local como fuera del paí­s. Las marcas que se fabrican en la Argentina son BGH y Compaq.

Lenovo, HP y Samsung son jugadores internacionales que en el último año han visto incrementada la variedad de productos, lo que ha hecho que sus precios se desplomen considerablemente.

En los Estados Unidos, si bien los precios no tienen diferencias tan abultadas, se puede conseguir modelos más nuevos que a la Argentina todaví­a no arribaron.

Por ejemplo, una notebook Lenovo modelo Core I3 con una memoria de 4GB en el mercado local tiene un precio de $10.000, ahora esa misma computadora pero el modelo Core I5, es decir una categorí­a superior, con la misma memoria en Estados Unidos cuesta $12.000. 

"Ahora hay más y mejores computadoras para las Pymes, los estudiantes y todas las familias, lo que mejora la productividad, la innovación y la competitividad general de la economí­a", resaltó Miguel Braun, secretario de Comercio.

"Hoy es notoria la mayor amplitud de marcas y modelos, e incluso comienzan a llegar productos que por su precio vení­an vedados para el consumidor local, como el segmento de notebooks 'gamers'. La reducción en los precios se produjo en marcas las internacionales más reconocidas, que volvieron a ingresar al paí­s luego de años de ausencia", comentaron en Garbarino ante el diario porteño Clarí­n.

Alejandro Taszma, director comercial de Frávega, coincidió ante ese mismo medio en que "contrariamente a lo que pasaba antes", los precios de las computadoras "se han vuelto hí­per competitivos".

"Con el dinero que antes comprabas un modelo básico, ahora accedés a uno avanzado y con diseño", añadió. "Si a eso le sumás las ofertas para comprarlas en 12 cuotas sin interés y con garantí­a de un año, la idea de comprarlas en Chile ya no es atractiva en absoluto", cerró.

Como contracara del fenómeno, las marcas nacionales de computadoras y notebooks, antes protagonistas, desaparecieron de los estantes. En el nuevo escenario, casi no lograron sobrevivir.