NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Economía

El riesgo paí­s subió 13% en dos meses: ¿ya pasó lo peor o habrá más castigo para los bonos en dólares de la Argentina?

El riesgo paí­s subió 13% en dos meses: ¿ya pasó lo peor o habrá más castigo para los bonos en dólares de Argentina?

Este indicador, elaborado por el JP Morgan, muestra la peor performance en el arranque del año. Se ubica cerca de los 400 puntos básicos, muy por encima del de Brasil, Colombia, Uruguay o México. Pero en la City creen que puede achicarse la brecha. Las causas y el impacto en la deuda local

Por Leandro Gabin
01.03.2018 12.11hs Economía

En la City porteña, son muchas las variables, í­ndices y cotizaciones que los expertos monitorean a diario.

Entre todos estos indicadores, hay uno que viene mostrando la peor performance, por lejos, en los dos primeros meses del año.

Se trata del riesgo paí­s, elaborado por el JP Morgan, que ha escalado un 13%, a contramano de la estabilidad observada en el mundo emergente, para el que se registra un descenso promedio del 1,5%.

Esto último, influido por la "mala racha" de febrero, mes en el que se agudizó la incertidumbre global por el aumento de tasas en los Estados Unidos, que impactó de lleno en los precios de los bonos.

En el caso local, el repunte del riesgo paí­s se debió a la combinación de un conjunto de factores, que no le impidieron al Gobierno tener un buen arranque de 2018.

Desde la consultora Econviews, del ex subsecretario de Financiamiento Miguel Kiguel, dieron cuenta de estos tropiezos.

"El arranque del año viene siendo más difí­cil del esperado. Al aumento de tarifas y a la aceleración de la inflación de diciembre se le sumó el impacto que trajo el cambio en las metas de inflación", especifica.

Esto, "acompañado de un relajamiento de la polí­tica monetaria y de la rápida suba del dólar, que siempre hace mella sobre la confianza del consumidor y en la imagen del Gobierno: en los últimos tres meses, ambos cayeron 14% y 22%, respectivamente", añadió.

Para peor, llegaron las pésimas noticias del campo que, a raí­z de la sequí­a, tendrá la cosecha más magra de los últimos 5 años, con pérdidas cercanas a los u$s3.000 millones o al medio punto del PBI.

Y, "por si fuera poco, las condiciones financieras internacionales se han deteriorado, lo que afectó al precio de los bonos. Desde diciembre, el riesgo argentino aumentó 50 puntos básicos, mientras que el regional casi no varió", recuerda Kiguel.

Para completar este cuadro de situación, hubo paros y movilizaciones de gremios "peso pesados", como bancarios y camioneros, que acrecentaron la tensión.

Cambios en la tasa a nivel global y mayor incertidumbre en local. Es lógico entonces que el riesgo paí­s aumente.

O, dicho de otro modo, que se haya elevado la sobretasa que debe pagar la Argentina en caso de tener que tomar créditos en los mercados (cada 100 puntos, 1% más).

Previendo que el mundo podí­a tornarse menos amigable, el Gobierno se adelantó, "apuró los trámites" y salió a emitir deuda apenas se inició enero.

Al "primerear", evitó pagar los costos de lo que vino después: por el alza del riesgo, los intereses a abonar subirán a razón de u$s600 millones al año.

¿Cómo está siendo el derrotero del riesgo local?

-Arrancó 2018 en torno de los 350 puntos.

- A mediados de enero, escaló hasta los 365 puntos, producto de cierto malhumor que trajo el cambio en las metas de inflación

-En los primeros dí­as de febrero pegó otro estirón hasta rozar los 400 puntos. Pero no se detuvo allí­: el dí­a 9 se elevó a 426 pb, en medio del "sell-off" global ante los temores surgidos porla huida de capitales de naciones emergentes

-En las últimas semanas el escenario fue más calmo y los precios de los bonos argentinos, que habí­an sido muy castigados, volvieron a repuntar.

Esto permitió que el riesgo paí­s cierre en torno de los 400 puntos.

Así­ las cosas, desde principios de año a hoy, este indicador escaló 50 unidades

Si se compara lo sucedido en el plano local con otras naciones del vecindario, la Argentina sale altamente perjudicada.

No sólo porque es de las pocas que está "en rojo" en lo que va del año, sino también porque que se alejó de aquellas a las que precisamente quiere alcanzar. Por ejemplo:

-El riesgo paí­s de Brasil (que siempre es tomado como referencia por la plaza inversora) ha cedido 4,60%, hasta los 229 puntos básicos

-El de Colombia, (que está a dos semanas de las elecciones presidenciales con un candidato no aceptado por el mercado como Gustavo Petro)ha ajustado 1,5%, hasta los 171 puntos básicos

-Uruguay, un territorio comparable y con lazos económicos, ostenta un indicador de 140 puntos básicos, tras haberlo podido reducir poco más del 4%

- México lo recortó en casi 7% en los dos primeros meses y su í­ndice de riesgo paí­s es de 176 unidades

¿Lo peor ya pasó?
Con estas cifras sobre la mesa, la pregunta que surge es si este indicador, para el caso de la Argentina, es tan malo como parece.

Kiguel señala que debe ser analizado en perspectiva. Y recuerda que el riesgo paí­s aún es 50 puntos básicos más bajo que el de hace un año.

A su vez, la confianza del consumidor es 8% superior a la de hace doce meses, mientras que la imagen del Gobierno casi no decayó en ese lapso y sigue siendo 20% más alta que la del promedio 2011-15.

El consenso del mercado es que la Argentina tiene margen para acortar posiciones, si es que empieza a mostrar buenos resultados en términos económicos.

Algo de esto quedó plasmado este miércoles, luego de conocerse que la economí­a creció 2,8% en 2017. El dato, además, mejora las perspectivas para este desafiante 2018.

"A pesar de un comienzo difí­cil, todaví­a vemos al bono en pesos a 10 años de la Argentina ofreciendo a los inversores un rendimiento total del 18% este año", vaticina XP Securities, un broker de Estados Unidos al que se lo ve muy optimista con lo que puedan dejar las "macrinomics".

De hecho, para el caso de los bonos en dólares en los que sí­ impactan las variaciones del í­ndice de riesgo paí­s (no así­ en los emitidos en pesos), la recomendación hoy dí­a es la de comprar a más largo plazo.

A la hora de poner cifras, creen que el de vencimiento en 2026 (ley de Nueva York) estará pagando tasas de alrededor del 7% en 2018.

Desde el Banco Mariva también recuerdan que los tí­tulos albicelestes en dólares han sido los que más han sufrido por el aumento del bono a 10 años de EE.UU.

"Hasta el momento, el 2018 ha sido extremadamente doloroso para los bonos argentinos, pero creemos que el castigo luce un poco exagerado", afirman.

De cara a lo que viene, desde el Mariva dan cuenta de algunas razones para ser optimistas:

- La mejora macroeconómica persiste y eso hace que los papeles locales queden baratos en relación a la calificación que tienen sus pares de la región

- El consenso de Bloomberg para el bono del Tesoro a 10 años de Estados Unidos es que la tasa estará en 3,03%, de modo tal que la mayor parte del movimiento alcista deberí­a ser inferior a la de Argentina y no habrí­a mucho margen para nuevas sorpresas

- Con los u$s9.000 millones ya colocados en el arranque del año por Luis "Toto" Caputo, lo que resta para 2018 son unos u$s3.000 millones, por lo que no se generarán fuertes presiones sobre la deuda existente

En la City, son muchos los que creen que el paí­s tiene margen para comprimir los niveles de riesgo y acercarse más al de paí­ses comparables.

Claro que aún restan muchas definiciones, no sólo en el plano económico (paritarias, reformas pendientes como la laboral) sino también polí­tico, de cara a las elecciones del próximo año.

En un mundo ahora menos amigable, reducir el riesgo ya no será tan sencillo como al principio del mandato de Macri. Ahora, el mercado espera resultados.

Te puede interesar