NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Autos

Seat presentó el León San Cristóbal, un auto con control de alcoholemia incluido

Seat presentó el León San Cristóbal, un auto con control de alcoholemia incluido

Su nombre fue inspirado en un Santo, porque cuida la seguridad de los ocupantes. También lleva una caja negra para saber qué pasó si hay un accidente

05.03.2018 13.05hs Autos

Seat aprovechó el Mobile World Congress que se realiza en España para lucir el nuevo Seat León Cristóbal, un auto que apuesta por la seguridad de sus ocupantes y que se inspiró en un santo para desarrollar sistemas que reduzcan los accidentes.

Según la tradición cristiana, San Cristóbal condujo al Niño Jesús a salvo de una orilla a otra de un rí­o poniendo en riesgo su vida, y ese milagro le subió a los cielos.

Es el patrón de los conductores, que desde ahora enmarca las 15 medidas de seguridad que Seat está desarrollando para sus vehí­culos de cara a prevenir hasta el 80% de los accidentes urbanos y en carretera.

"Nuestro objetivo es conseguir un mundo con cero accidentes", afirmó Luca de Meo, presidente de Seat, y Stefan Ilijevic, responsable de Predesarrollo, Patentes e Innovación del centro técnico de Seat en el entorno del Mobile World Congress (MWC) 2018. 

Desde la marca detallaron cuatro causas principales de accidentes en rutas: el cansancio, el exceso de velocidad, las distracciones y el alcohol o las drogas al volante.

"Ocasionan el 80% de los siniestros y nuestro sistema Cristóbal permite prevenirlas", aseguran los directivos.

Las medidas incluyen sistemas sencillos, como la integración de una cámara extra en el retrovisor, la cual se convierte en una pantalla conectada a una cámara instalada en la parte trasera del automóvil para eliminar los ángulos muertos y dar mayor visibilidad nocturna.

A esto suma la instalación de un test de alcoholemia en el vehí­culo, cuyo uso puede ser imprescindible para arrancar el automóvil. 

Este sistema, llamado Mentor, está pensado para que el dueño de un auto limite su uso si lo conduce una segunda persona, por ejemplo su hijo.

Mentor permite delimitar la zona en la que puede circular el auto a un radio de 200 kilómetros desde el punto de partida. Si el coche se sale de esta zona, el propietario recibe un mensaje de aviso en el móvil y el automóvil le pide al conductor que vuelva al área aceptada.

El dueño también recibe alertas si el piloto incumple las normas de tráfico, supera la velocidad permitida (que también es configurable desde la app) o tiene algún percance.

De hecho, el propietario puede pedir al conductor que realice obligatoriamente la prueba de alcoholemia instalada en el vehí­culo antes de coger el vehí­culo.

"Si supera el lí­mite legal no hay discusión y no puede conducir pero si da más de 0,0 pero menos de la tasa prohibida, el auto arranca y el propietario es quien autoriza la conducción desde su teléfono", detalló Ilijevic.

Para la seguridad de los ocupantes, el automóvil también también puede llevar un el llamado Child or Animal Reminder, que avisa al conductor de olvidó un bebé o una mascota en el interior del vehí­culo. Enví­a dos alertas de movimiento y temperatura del interior y a la tercera, pide ayuda al exterior haciendo sonar la alarma.

El auto también puede llevar instalada una caja negra que graba los alrededores del vehí­culo si hay una frenada brusca. "Así­, es más fácil saber cómo ha ocurrido un accidente y quién tiene la culpa", explican.

Trabajan además para incluir los puntos negros de las carreteras en los navegadores para que los asistentes a la conducción de velocidad, frenada o distancia de seguridad los tengan en cuenta.

La suma de todos es el verdadero ángel de la guarda y se pone en funcionamiento con solo apretar el botón.

"Esta función de Guardian Angel, que se activa en el volante, supone que todos los sistemas de asistencia a la conducción, de alerta de cansancio o de prevención, se gradúan en su máximo nivel de alerta, en su mayor sensibilidad", asegura el responsable.