NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

El Banco Central quiere mostrar que va en serio: "quemó" u$s123 millones para ponerle techo al dólar

El Banco Central quiere mostrar que va en serio: "quemó" u$s123 millones para ponerle techo al dólar

Es la tercera acción de la autoridad monetaria en la semana, que decidió participar con operaciones puntuales, pero ahora colocando un mayor volumen

Por Mariano Jaimovich
08.03.2018 23.00hs Finanzas

Después de una semana volátil en la City, y sin un accionar definido del Banco Central, este jueves el organismo dirigido por Federico Sturzenegger salió a marcar la cancha al vender u$s123 millones para frenar el avance del dólar.

Una señal clara para el mercado, por el monto "quemado" por la entidad monetaria, que esta vez sí­ se preocupó por una nueva suba en el precio del tipo de cambio mayorista, cuando llegó a tocar un máximo de $20,45 durante la jornada.

Una medida que para el mercado indica que éste es el nuevo techo para el Gobierno en la cotización del billete verde.

Cabe recordar que, salvo el martes, cuando extrañamente no intervino el BCRA al registrarse otra escalada, estuvo presente en la plaza el resto de los dí­as con la venta de cantidades muy acotadas (u$s30 millones el lunes y u$s20 millones el miércoles), y en operaciones muy puntuales, hecho que desorientó a los banqueros, al considerar que el organismo se quedó a "medio camino" ya que estaba siendo "tibio" en su accionar.

Por eso, este jueves, con un nivel de ventas que representó cuatro veces más respecto a las ofertas realizadas los dos dí­as anteriores en los que participó, Sturzenegger dio una señal acorde a lo que le pedí­a la City: ser más claro y contundente respecto a si su intención era intervenir o dejar correr a la flotación cambiaria y permitir la consecuente escalada del dólar.

Es decir, en la última jornada el BCRA "mostró los dientes" para afirmar que hasta los $20,45 convalidó el avance del dólar, pero dejó el mensaje que no va a permitir que sobrepase ese nivel.

Este accionar coincidió con las declaraciones de algunos funcionarios del Gobierno, durante el mismo dí­a, que salieron a opinar sobre este incremento en el tipo de cambio, al considerar que su valor está tocando un máximo.

Fue el caso de Luciano Cohan, subsecretario de Programación Macroeconómica, que trabaja con el Secretario de Hacienda Nicolás Dujovne: "Tal vez llegamos a tocar un techo y no estamos cómodos con un dólar más alto. Tenemos que acostumbrarnos a esta volatilidad", indicó en declaraciones a radio Led.

Igualmente aclaró que "detrás de estas pequeñas intervenciones del Banco Central hay más de u$s60.000 millones de reservas; hay poder de músculo suficiente para suspender cualquier ruido cambiario".

Es que más allá de las ventas por unos u$s173 millones del BCRA en toda la semana, las reservas internacionales de la autoridad monetaria aumentaron alrededor u$s810 millones en los últimos dí­as por el ingreso de divisas de la colocación de Letes del Tesoro de la semana pasada, para cerrar este jueves en u$s62.518 millones.

Aunque también Cohan habló de la incertidumbre generada en el sector privado: "Esta incertidumbre cambiaria puede ser saludable para que el inversor no esté demasiado cómodo; dar un poco de incertidumbre y volatilidad al mercado", finalizó.

En consecuencia, el mercado cambiario operó con un clima tenso este jueves, por la tendencia al alza en su precio por la sólida demanda de divisas de bancos, importadores e inversores, mientras que, tal como se informó, el Central intervino para frenar el avance del billete estadounidense.

El rol activo del BCRA generó un leve retroceso en el precio de la divisa, en un contexto en el que el volumen total negociado subió 20% para tocar los u$s823 millones.

Operadores indicaron que la autoridad monetaria se mostró en la rueda cuando la divisa mayorista avanzaba cuatro centavos hasta $20,45, por lo que salió a ofrecer divisas a un valor inferior: a $20,43 en el Mercado íšnico y Libre de Cambio.

Con su aparición, borró todo el ascenso inicial y el precio del billete interbancario retrocedió cuatro centavos a $20,37.

"Intensa actividad del Banco Central en la rueda con la finalidad de recortar las subas del tipo de cambio", informa el operador Gustavo Quintana de PR Cambios.

"Las ofertas de la divisa siguen reducidas, tanto de los cerealeros que registran en estos dí­as una liquidación diaria de u$s60 millones y el resto proviene de otras industriales y algunos pocos inversores. La demanda sigue siendo para coberturas de posiciones que estaban en pesos y otros cambios de carteras para dolarizar en otros activos", agrega Fernando Izzo de ABC Cambios.

En el segmento minorista, el dólar operó a $20,68 promedio, un centavo menos que el miércoles, según la habitual encuesta que realiza el Banco Central entre las entidades de la City porteña.

El precio máximo encontrado en el microcentro fue de $20,75 para la venta, como fue el caso del Galicia, seguido por los $20,70 en numerosos bancos privados, como ICBC, Supervielle, Patagonia y HSBC.

La cotización del Banco Nación se mantuvo sin cambios, para quedar en $20,15 para la compra y $20,65 para la venta.

En el circuito paralelo, en tanto, el blue cotizó a $20,51, es decir, un centavo por debajo del cierre anterior. Igual se sigue manteniendo 17 centavos por debajo del precio promedio oficial minorista.

En resumen, existe una elevada demanda genuina de divisas por parte de industrias que requieren importar insumos y maquinaria, mientras que la oferta es escasa, debido a que todaví­a no comenzó la época de la cosecha gruesa y, además, aquellos que tienen dólares en su poder están esperando a que su precio se equilibre para tomar decisiones.

Por lo que si la entidad monetaria no actúa con más agresividad en sus intervenciones, el valor del billete seguirá pujando por encontrar un nuevo valor máximo.

En este contexto, los actuales incentivos en moneda nacional no están motivando a los inversores a volcarse a ellos, lo que genera una mayor dolarización de carteras.

"La volatilidad cambiaria, en especial cuando sube el precio, hace que muchos capitales quieran dolarizar sus carteras y fondos del exterior prefieran no ingresar", corrobora un importante ejecutivo de un bancoiProfesional.

"Es importante destacar que siguen los bancos, empresas e inversores tomando coberturas por pases de carteras a la divisa norteamericana, y otros activos dolarizados, por la debilidad de las tasas de interés del peso, que ya está a niveles de 25 a 26% anual", indicó Fernando Izzo de ABC Cambios.

En este sentido, en el mercado secundario de Lebac la tasa a 13 dí­as quedó el jueves a 26,55% y la de 258 dí­as al 25% anual, con un total operado equivalente en pesos de u$s435 millones.

"Hay un trillón y medio de Lebacs... el riesgo de correr el tipo de cambio es que se desacople de la demanda de pesos. El BCRA probablemente intervenga si sigue subiendo, aunque el Gobierno buscó el movimiento del dólar", resumió Marina Dal Poggetto, Directora Ejecutiva del estudio Eco Go en declaraciones radiales a Led.

Y agregó: "El Gobierno aparece para evitar que el tipo de cambio se espiralice y traslade a precios pero no funciona como ancla".

El incremento del tipo de cambio en todo el 2018 asciende 9,2%, muy por encima del acumulado de alrededor del 4% de inflación en el mismo perí­odo. 

El economista jefe de la consultora Orlando J. Ferreres, Fausto Spotorno, pronosticó que el dólar llegará a los $23 a fin de año, cifra que coincide en pronosticar Dal Poggetto, lo que representarí­a una devaluación total en 2018 de 23 por ciento.

Es decir, según las proyecciones de los economistas, el tipo de cambio se moverí­a por encima de la inflación, ya que estiman que este último indicador se moverí­a en torno al 20% durante el 2018.

A esto se le agrega otros datos adicionales que reavivan la visión que el billete verde sigue atrasado. Este miércoles, un informe de la consultora LCG, perteneciente a Martí­n Lousteau, indicó que desde comienzos de año el Tipo de Cambio Real Multilateral (TCRM) subió 8,1%.

En consecuencia, "tocó el nivel más alto de los últimos 30 meses y se ubica 33% por encima del nivel vigente al asumir la administración   Cambiemos". 

No obstante, LCG indica que "el reclamo de los industriales por un lado y demanda persistente de dólares para turismo y atesoramiento por otro, hacen presumir que todaví­a está atrasado".

Según sostienen estos economistas, retomar los niveles de competitividad pre Cepo, cuando el tipo de cambio ya se consideraba atrasado,"demandarí­a un dólar 24% más caro, es decir, a $24,9".

Más allá que en gran parte de la City el dólar estaba considerado como "atrasado" , el importante aumento que viene experimentando su precio en las últimas semanas está generando preocupación en el Gobierno, por temor a que se traslade a los precios de la economí­a.

Sobre todo porque la meta de inflación del Banco Central fue modificada a un 15% para todo el 2018, y en la primera parte del año este indicador comenzó a un ritmo más veloz por la suba de las tarifas de los servicios públicos regulados.

En esta lí­nea, en el mercado de futuros del Rofex se operaron u$s404 millones, de los cuales más del 40% se negoció para fin de mes a $20,62, con una tasa implí­cita de 20,27% anual.

El perí­odo más extenso fue julio a $22,12, pero en general los plazos operaron con bajas promedio de cuatro centavos, acompañando la baja del spot.

La Bolsa
La Bolsa local operó al alza, tras la toma de utilidades en la ví­spera, cuando se registró el volumen de negocios en papeles privados más bajo en lo que transcurre de 2018.

Todo en un contexto en el que predomina la prudencia inversora con una lenta llegada de liquidez por los sí­ntomas de aversión al riesgo global y la debilidad de la moneda local.

El í­ndice Merval trepó 0,23%, por encima de las 32.800 unidades, luego de haber retrocedido un ligero 0,2% el miércoles al cierre, tras llegar a perder hasta un 1,41% en el transcurso de la rueda. 

Las subas más destacadas correspondieron a Autopistas del Oeste, con el 4,4%, Telecom (3,9%) y Edenor, con el 3,1%.

En el caso de Boldt, avanzó 1,9%, que se suma a la ganancia del 3,5% de la rueda anterior, debido a que anunció que a partir del 23 de marzo pondrá a disposición un dividendo en efectivo equivalente al 6% del capital social.

En cambio, las bajas fueron encabezadas por TGN (-2,5%) y Supervielle, con un retroceso del 2,1 por ciento.

En cuanto a lo que sucede en Wall Street con los ADRs y acciones de empresas argentinas, la mejor parte la llevan Telecom (2,8%) Despegar, que gana 2,6%. En cambio, IRSA se desplomaba 5,5 por ciento.

Por su parte, entre los tí­tulos públicos más negociados, lo más relevante fue el avance del Cupón del PBI con ley de Nueva York del 1,7%, seguida por el Bono Argentina 2117 (1,4%) y el Bonar 2037, del 1,2%.