NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Negocios

Polémica por las tarifas: cuánto ganan las empresas de luz y gas

Polémica por las tarifas: cuánto ganan las empresas de luz y gas

Tres de las cuatro firmas del área metropolitana tuvieron una suba notable de ganancias, pero no compensan el rojo que tuvieron en el mandato de Cristina

25.04.2018 12.15hs Negocios

Mientras en la Argentina se debate la suba de tarifas en luz, gas y agua, y quién debe ceder -si la Casa Rosada o las provincias- parte de su "caja" eliminando impuestos para que el impacto del ajuste no vaya directo a los bolsillos de los usuarios, las empresas que prestan esos servicios públicos acumulan ganancias.

Según los balances que las compañí­as presentan todos los años a la Comisión Nacional de Valores (CNV), tres de las cuatro que trabajan en el área metropolitana tuvieron un incremento notable en sus ganancias tras la suba de precios, informó el diario La Nación.

La única excepción es Edesur.

Sin embargo la cifra de esas utilidades es chica en comparación con el tamaño de su negocio y aún está lejos de compensar los números rojos que tuvieron en el último mandato de Cristina Kirchner.

Metrogas y Edenor son los casos de recuperación más notable. La primera pertenece a YPF, cuyo principal accionista es el Estado argentino. La distribuidora de gas ganó el año pasado $774,82 millones, cuando en 2016 habí­a anotado un quebranto de $604,4 millones.

Metrogas viene de años muy malos desde el punto de vista del negocio. En los ocho años que van desde 2011 -cuando comienza la última gestión del kirchnerismo- y 2017, tuvo números rojos en cinco perí­odos.

Edenor, en tanto, ganó el año pasado $691,26 millones, contra los $1.183 millones que perdió en el perí­odo anterior. La situación de la compañí­a que pertenece a Pampa Energí­a, señalados por algunos socios de Macri como su empresario preferido, no es muy distinta en el último tiempo a la de Metrogas. Entre 2011 y el año pasado, anotó pérdidas en cuatro oportunidad y ganancias en tres.

Edesur está peor aún. El año pasado tuvo un quebranto superior a los $1.000 millones, por lo que sus pérdidas crecieron 280% de un perí­odo al otro. También tiene el peor registro de los último ocho años: sólo ganó dinero en 2015.

El kirchnerismo tuvo una polí­tica muy particular en materia energética. Mientras atendí­a una parte de los costos de producción a través de subsidios, mantení­a al lí­mite de la supervivencia a las compañí­as de servicios públicos, que por la demora en la recomposición de sus ingresos no podí­an afrontar a los gastos que implicaba su operación. Esa situación está largamente documentada en notas dirigidas por las compañí­as a los organismos reguladores, demandas judiciales y entrevistas con medios de comunicación.

Ante la falta de recursos, las empresas disminuyeron al mí­nimo sus inversiones.

A cambio el kirchnerismo, primero a través de Julio De Vido (Planificación) y luego Axel Kicillof (Economí­a), asistí­an con transferencias a las empresas para mantenerlas apenas por encima de la lí­nea de flotación.

Tras las recomposición de tarifas que propuso la gestión de Mauricio Macri -comenzaron de lleno el año pasado y se extenderán hasta 2019-, el Gobierno espera que las empresas recuperen la ecuación económico financiar que les dé previsibilidad, aumenten las inversiones y mejoren el servicio, algo que empezó a verse tí­midamente en el caso eléctrico según los números oficiales.

Te puede interesar