NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Actualidad

La suba del dólar aleja las propiedades de la clase media: se necesitan $250.000 más que hace 10 dí­as para comprar el mismo departamento

Hipotecarios: por la suba del dólar, se necesitan casi $250.000 más para comprar un dos ambientes

Es la diferencia que surge tras la apreciación de la moneda estadounidense de 12% en sólo una semana. El panorama se agrava tras la suba de tasas

03.05.2018 20.21hs Actualidad

Los tomadores de créditos hipotecarios que aún no escrituraron están viviendo una fuerte angustia en los últimos dí­as luego de que el dólar se apreciara 12% desde el 24 de abril hasta este jueves.

De esta forma, quienes esperaban adquirir un inmueble de unos u$s100.000, equivalente a un dos ambientes en la ciudad de Buenos Aires, necesitan ahora $246.000 más para llegar al valor de la propiedad.

El martes de la semana pasada, el Banco Central realizó una intervención récord para mantener a la divisa estadounidense en 20,54 pesos. Por lo tanto, requerí­a $2.054.000 para comprar el departamento, pero ahora requerirá $2,3 millones, es decir, $246.000 más.

Los expertos del sector recomiendan que los tomadores de créditos hipotecarios que estén a punto de escriturar negocien un dólar "intermedio", similar al que se utilizaba en las épocas del cepo cambiario, para poder cerrar la operación.

En cambio, para quienes aún no reservaron una vivienda, el consejo consiste en buscar propiedades cuyo valor no esté al tope del monto otorgado por el banco con el fin de evitar sorpresas.

Futuro con muchas dudas
Además del dólar, el aumento de las tasas golpea a los créditos UVA. Y amenaza la respuesta del público.

Sucede que un pequeño incremento de la tasa produce una importante alteración en el total del monto a cancelar.

Tal como diera cuenta iProfesional, esa modificación del monto se amplí­a cuanto mayor es el plazo. Sin considerar el efecto inflacionario, por cada millón de pesos que se solicite el importe a abonar puede agrandarse:

- Desde $60.000, para un crédito a 10 años y una suba de la tasa real del 5% al 6%

- Hasta $250.000, para 30 años y alza del 8% al 9% del tipo de interés.

"Habrá que esperar para ver el comportamiento de los demandantes ante un nivel más alto de dólar y tasa", afirma Torres.

Meses atrás, las estimaciones de First Corporate Finance Advisors daban cuenta de un repunte del 50% del total de operaciones.

Sin embargo, el "efecto contagio" que generará el encarecimiento de las lí­neas del Banco Nación en el sistema obliga a rehacer las previsiones.

"Este no será un año fácil. Los hipotecarios son ahora más caros por la suba de tasas", indican en First Corporate Finance Advisors.

Además, hacen referencia a que el crecimiento de estas lí­neas podrí­a verse condicionado por el "descalce" de los bancos.

Es decir, por un ingreso de plazos fijos en UVA que está muy lejos de compensar la salida por préstamos hipotecarios que ajustan bajo el mismo mecanismo.

Según First Corporate, que los depósitos hayan evolucionado muy por debajo de los créditos les restará liquidez a las entidades y hará que se tornen más cuidadosas al prestar.

En este marco, hay tres aspectos clave al que bancos, inmobiliarias y tomadores de crédito estarán muy atentos a:

1.- El comportamiento de la inflación, que por ahora se mantiene por encima de las previsiones oficiales.

2.- El dólar, la moneda en la que cotizan los inmuebles y un componente central para determinar costos de construcción.

3.- La evolución del fondeo (liquidez) de las entidades bancarias. Por lo pronto, es casi imposible que las colocaciones puedan incrementarse a un ritmo tal como para compensar el dinero saliente.

"Deberán tratar de conseguir más depósitos para así­ fondear mejor la operatoria", apunta Torres.

En este sentido, las entidades se esperanzan con poder contar algún dí­a con un sistema bien aceitado de "securitización".

¿Qué significa? Esta palabra deriva de security, cuyo significado en inglés es tí­tulo-valor. Y este mecanismo permite que:

- Cientos de créditos ilí­quidos, como son las deudas por hipotecas de las personas

- Puedan ser "empaquetados", a través de un vehí­culo legal (fideicomisos)

- Para luego ser colocados en el mercado de capitales (emisión de tí­tulos valores)

Así­, los bancos podrán hacerse de dinero fresco a cambio de pagarles una tasa de interés a todos aquellos inversores que adquirieron esos tí­tulos valores.

Te puede interesar