NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Vinos & Bodegas

Nuevos vinos para redescubrir Córdoba: conocé el proyecto de la bodega Terra Camiare

Nuevos vinos para redescubrir Córdoba: conocé el proyecto de la bodega Terra Camiare

Está ubicada en Colonia Caroya pero utiliza uvas procedentes de diferentes zonas de la provincia. Ya produce más de 100.000 botellas por vendimia

Por Juan Diego Wasilevsky
14.05.2018 16.36hs Vinos & Bodegas

La provincia de Córdoba está siendo testigo de un despertar de su industria vitiviní­cola. 

A partir de nuevos proyectos y en base a la búsqueda de nuevas zonas productivas, las bodegas mediterráneas están haciéndose de un espacio cada vez más destacado en el mapa argentino

Si bien es una provincia con muchí­sima historia –según los registros, los primeros viñedos datan de épocas previas al Virreinato del Rí­o de la Plata-, fue en los últimos años cuando se dio un verdadero salto de calidad.

Además, la provincia ya está trabajando en la implementación de una ruta enoturí­stica, la cual unificará el circuito y permitirá comunicar de manera más integral los más de de 15 proyectos vitiviní­colas que hoy funcionan en Córdoba. 

En este contexto, uno de los más recientes y que más ruido está haciendo en Córdoba es Terra Camiare, que tuvo una primer vendimia en el 2016 y que acaba de inaugurar su bodega, emplazada en Colonia Caroya. 

"La filosofí­a de Terra Camiare es comunicar Córdoba de manera integral, ya que elaboramos vinos con uvas de las distintas zonas productivas de la provincia, tales como Colonia Caroya, Quilino, Cruz del Eje, Valle de Calamuchita y Valle de Tras la Sierra, entre otras", detalló Juan Cruz Borsotti, gerente comercial. 

En la actualidad, la bodega cuenta con 20 hectáreas propias, pero también suma unas 60 hectáreas de más de 25 pequeños productores, repartidos en la provincia, lo que les asegura una paleta diversa y que refleja la versatilidad de los diferentes terruños de la provincia. 

El enólogo Gabriel Campana –quien forma equipo con la ingeniera agrónoma Daniela Mansilla- destacó que la altitud de los viñedos varí­a entre los 550 y los 1.100 metros sobre el nivel del mar.

Justamente, esta diferencia de altitudes y tipos de suelos, ya sean ricos o muy pobres, "marcan una gran diferencia en cada zona y una adaptación de diferentes varietales de manera favorable en cada una de ellas". 

Cabe destacar que, entre los viñedos propios y los de los productores, la bodega actualmente elabora un abanico amplio de variedades, entre las que se encuentran el Malbec, Merlot, Tannat, Petit Verdot, Syrah, Cabernet Franc, Pinot Noir, Ancellotta, Bonarda, Isabella y Chardonnay.

En cuanto a los Malbec que allí­ se logran destacó que son "totalmente diferentes a los de las regiones tradicionales". 

Los mismos se caracterizan principalmente por notas de frutas frescas y herbales, a lo que se suma una buena acidez. 

"Así­ logramos vinos jóvenes y frutados fáciles de beber y otros materiales con mayor concentración y complejidad que entran en nuestra lí­nea reserva", indicó.

Entre los Malbec que elabora Terrra Camiare, iProfesional destaca dos etiquetas: 

Socavones Malbec 2016 – Precio sugerido: $350 


Es un Malbec con una aromática realmente diferente. Su primera capa es clásica, dominada por las frutas rojas, pero luego surgen esas notas herbáceas y un dejo terroso que lo lleva a un nivel de cierto exotismo. Así­, sus aromas pasan de los rojos a los verdes. Cierra una nota a especias dulces muy sutil. Al paladar se presenta largo, con un andar que fluye por el centro del paladar. Su acidez es apenitas mordiente, imprimiéndole así­ un pulso vibrante al final. 

Navira Malbec 2016 – Precio sugerido: $160 


Un Malbec que proviene de tres fincas diferentes (emplazadas en Colonia Caroya, Quilino y Cruz del Eje) y que termina ofreciendo pura fruta roja, que se anticipa crujiente, con notas especiadas suaves que le dan un toque de complejidad, sin abrumar. Al paladar se presenta jugoso, bien fluido y con cuerpo medio. Es de esos vinos nobles, que invitan a una segunda copa, que nunca cansan y que son bien versátiles a la hora de acompañar platos clásicos y cotidianos. 

Un proyecto en expansión
La primera vendimia de la bodega se realizó en 2016, con una producción inicial de 100.00 botellas. Un 40% de ese volumen correspondió a vino regional –elaborado con uva de la variedad Isabella-, un 40% a vinos entry level y el 20% restante a la lí­nea reserva. 

El objetivo, en el mediano plazo, es ambicioso, dado que se proponen alcanzar las 250.000 botellas por vendimia.

Pero el proyecto, además, realizará una fuerte apuesta por el enoturismo: hacia el mes de junio estarán inaugurando un restaurante que, además, contará con un wine bar. 

"Habrá una propuesta muy interesante de carnes, fuegos y vinos", anticipó Borsotti, quien agregó que los cortes provendrán del rodeo que la empresa posee en una estancia en la que también tienen uno de sus viñedos, en la zona de Quilino. 

De cara al futuro, Borsotti aseguró a iProfesional que el desafí­o de imponer una marca nueva no es fácil: "Es todo un desafí­o por delante, ya que no somos una zona tradicional vitiviní­cola, pero sí­ tenemos una historia con más de 400 años, ya que de nuestra provincia salió el primer vino argentino de mano de sacerdotes jesuitas". 

"Es una historia muy rica e importante para el paí­s. Además, tenemos terruños muy diversos, que aportan una gran riqueza. Esto, indudablemente, va a resultar muy interesante para un consumidor que cada vez demanda más novedades y busca nuevas aventuras y experiencias", concluyó. 

Más sobre Vinos & Bodegas