NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Política

Cardenal Poli, a Macri: "El primer deber del Estado es cuidar a las pobres y débiles"

Cardenal Poli, a Macri: "El primer deber del Estado es cuidar a las pobres"

El arzobispo de Buenos Aires criticó la situación social en y dijo que "la indiferencia de los ricos frente a los pobres no pasa inadvertida ante Dios" 

25.05.2018 11.05hs Política

El presidente Mauricio Macri asistió este viernes a la ceremonia religiosa del Tedeum en la Catedral de Buenos Aires, donde escuchó un discurso crí­tico sobre la situación social y recomendaciones sobre el rol del Estado.

En un momento en el que el Gobierno se encuentra negociando un acuerdo financiero con el FMI que plantea un camino de ajuste, el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, comenzó la homilí­a con un sugestivo pasaje bí­blico, en el que se relata cómo el rico Zaqueo de Jericó cobraba a su pueblo impuestos para los romanos.

El tono del acto religioso fue severo acerca de actualidad social, como se esperaba. "La indiferencia de los ricos frente a los pobres no pasa inadvertida ante Dios", sentenció Poli en uno de los pasajes más duros.

Además, sostuvo que ""en los tiempos de crisis y desencuentros entre los argentinos no dominan las fuerzas económicas sino las espirituales". Y, en esta lí­nea, agregó que "en la Argentina bicentenaria no sobra nadie, ninguna persona debe ser excluida".

"Este pueblo todo lo toleró sin perder la esperanza de un mañana mejor, confiando en una justicia distributiva largamente esperada. Su lección nos alienta a pensar que nuestra Nación siempre tiene destino", apuntó.

El arzobispo de Buenos Aires también entró en la polémica sobre la ley de aborto legal, al señalar que se debe actuar "en defensa del inocente que no ha nacido". Enseguida, no obstante, viró nuevamente al tema social al enfatizar que "igualmente de sagrada es la vida de los pobres que han nacido".

Además, expandió la lectura polí­tica de la actualidad al destacar que "los cambios sociales y culturales se dan en procesos que demandan tiempos que nos trascienden y se extienden más allá de los perí­odos de un gobierno y debemos desconfiar de los logros instantáneos".

"Si comenzamos hoy, dentro de 10, 15 o 20 años se verán los frutos; el tiempo no lo podemos someter pero sí­ continuar unidos por el bien común, y el deber del Estado es cuidar la vida" especialmente "de los pobres y marginados", añadió.

En cuanto a la gravitante figura del Papa Francisco, envió desde el Vaticano un mensaje institucional mesurado, aunque resaltó el tipo de paí­s que desea.

"Con motivo de la fiesta nacional de Argentina, hago llegar a vuestra excelencia y a todos los hijos e hijas de ese amado paí­s un cordial saludo. Y ruego a Dios nuestro Señor, por intercesión de la Virgen de Luján, que les conceda los dones necesarios en la construcción de una sociedad cada vez más justa, fraterna y solidaria", escribió desde el Vaticano el 22 de mayo.

Te puede interesar