NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Economía

Revival del GNC: por la brecha de hasta el 50% con el precio de la nafta, se disparan las conversiones de vehí­culos

El revival del GNC: por la brecha de hasta 50% con el precio de la nafta, se disparan las conversiones de vehí­culos

La instalación de equipos se incrementó casi 40% de un año a otro. En apenas una jornada se convirtieron alrededor de 800 vehículos. El valor del metro cúbico no supera los $14,50 y tamaña diferencia alienta un negocio que estuvo a punto de desaparecer en 2017

Por Patricio Eleisegui
22.06.2018 11.03hs Economía

"Revancha" es la palabra que mejor define el ánimo que predomina entre los empresarios del GNC

Ocurre que, a poco más de un año de aquel encuentro en el que el entonces ministro de Energí­a Juan José Aranguren les espetara un "ustedes ya fueron" como respuesta al pedido de medidas que garantizasen la supervivencia de la actividad, la comercialización de gas en estaciones de servicio vive un auténtico revival.

Lo paradójico es que este "boom" resulta una consecuencia directa de las últimas decisiones tomadas por el ahora ex funcionario, quien fuera reemplazado por Javier Iguacel. 

La liberación del precio de las naftas, luego de un congelamiento que no pudo sostenerse, motorizó una nueva brecha de precios entre los combustibles. Esta es la principal razón que hoy permite explicar la nueva fiebre por la conversión de vehí­culos a GNC.

Así­, y de acuerdo con fuentes vinculadas con el negocio de expendio de gas y de naftas consultadas por iProfesional, mientras que el litro de súper promedia una cotización que puede alcanzar hasta los $29, el valor del metro cúbico (m3) de GNC cuesta entre $14 y $14,50 según el distrito.

Y la brecha puede ampliarse aun más. Sucede que Energí­a y las principales petroleras acordaron un nuevo incremento de las naftas del orden del 3% para la primera parte de julio. Y está en carpeta negociar más aumentos de julio a diciembre. Por el contrario, el valor del m3 continuarí­a sin modificaciones. 

"En la medida en que siga profundizándose la diferencia de precios vamos a ver una tendencia a las conversiones cada vez más acentuada, tal como viene ocurriendo ahora. En su momento hubo una decisión polí­tica de acercar los valores entre la nafta y el gas. Eso quedó atrás con los aumentos de los últimos tiempos", comentó a iProfesional Guillermo Lego, gerente de CECHA, la confederación que nuclea a los expendedores de naftas de la Argentina.

El empresario sostuvo que el año pasado, cuando Aranguren expresó la frase que los actores del GNC tomaron casi como un certificado de defunción, la cercaní­a entre la cotización del litro y el m3 fue tal que el negocio de conversiones de vehí­culos estuvo cerca de desaparecer.

"Fue un momento crí­tico para ese sector. Pero la presión de las petroleras exigiendo sucesivas subas en las naftas terminó operando a favor del GNC que, salvo algún pequeño retoque, por lo general presenta un precio estático", precisó.

Se vino el revival 
Semejante diferencia entre los combustibles es la variable que hizo resurgir el negocio para los instaladores.

El ritmo de la demanda es tal que, según indicaron a iProfesional desde la Cámara Argentina de Productores de Equipos de Gas (CAPEC), el viernes 8 de junio alcanzó un récord para la industria con un total a nivel paí­s que bordeó los 800 vehí­culos convertidos a GNC. 

"El encarecimiento de las naftas hizo que regresara el interés por el GNC. En la medida en que la brecha se mantenga, seguirán en aumento las conversiones", afirmó a este medio Hugo Lamy, presidente de CAPEC.

Desde la entidad afirman que, en paralelo a la diferencia de precios, la baja en el costo de los equipos para vehí­culos que se viene dando en los últimos dos años también representa un factor que alienta el despegue del sector.

En ese sentido, Lamy aseguró que en 2017 los valores de los sistemas de quinta generación -los más sofisticados que se desarrollan en la Argentina- se abarataron hasta un 30% respecto del año previo. 

"Hoy, con todos los movimientos de precios que vemos en la economí­a en general, podemos decir que los valores de los equipos siguen siendo casi los mismos que hace un año. Instalar un equipo de última generación está en el orden de los $28.000. El año pasado la cotización de la tecnologí­a de GNC bajó mucho", afirmó el empresario.

Según los cálculos de CAPEC, un auto con un uso estándar a valores del GNC actuales y con tecnologí­a de punta en términos de gas se amortiza en el término de 10 meses. Lamy sostuvo ante iProfesional que una inversión similar para el vehí­culo de un "usuario viajero habitual" se recupera en un lapso de seis meses.

Con casi 50.000 instalaciones durante los cinco primeros meses del año, el parque de vehí­culos equipados creció 39% con respecto al mismo perí­odo del año pasado, cuando habí­a poco menos de 35.900 equipos instalados.

La provincia de Buenos Aires encabeza el ranking de reconversiones de autos a GNC, con unas 5.000 instalaciones acumuladas hasta fines de mayo pasado; Córdoba quedó en segundo lugar, con 1.690; y Santa Fe tercera, con 907 equipos. En tanto, Ciudad de Buenos Aires tuvo 475; Tucumán 480 y luego se posicionó Mendoza, con 403.

Metrogas se mete en el negocio

Atenta a lo que viene ocurriendo en términos de comercialización del combustible, Metrogas acaba de activar una campaña con vistas a profundizar el ritmo de las conversiones.

La iniciativa "Pasalo a Gas" destaca los beneficios económicos del GNC, así­ como también pone énfasis en el menor impacto que genera el uso de este combustible, esto último a partir de la reducción de emisiones de gases contaminantes respecto de la nafta

"En la actualidad, los equipos de GNC de quinta generación son más avanzados y superiores a los anteriores, se puede operar mediante una computadora que toma los parámetros de funcionamiento del vehí­culo e indicar la cantidad de gas que debe ser inyectada. De esta manera queda asegurada una regulación precisa de todo el sistema y se garantizan óptimas condiciones del funcionamiento del motor", señaló la compañí­a en un comunicado. 

A los ojos de Metrogas, el GNC genera un menor impacto en el medioambiente, reduciendo en un 95% la emisión de monóxido de carbono, 25% de dióxido de carbono y 30% de óxidos de nitrógeno.

"A su vez, el menor precio del gas con relación a las naftas permite un ahorro del orden del 50%", indicó la firma, en una posición que hace eco con lo expuesto por los expertos y empresarios consultados.

Cuenta regresiva

A poco más de un año de aquel veredicto lapidario del ex ministro Aranguren, el GNC en los vehí­culos está de vuelta.

Y la dinámica de precios de las naftas podrí­an potenciar esta tendencia. Por lo pronto, en lo que va del año, los combustibles lí­quidos subieron 16% (sin contar con el próximo incremento de 3% en julio), para una inflación acumulada del 11,9% durante el primer semestre.

Con todo, habrá que esperar las definiciones que partan desde Energí­a y, claro está, la postura del ministro Iguacel, quien ya mantuvo reuniones clave con funcionarios y asesores.

Sucede que en breve vence el acuerdo firmado por su antecesor Aranguren, en el que se estableció una serie de incrementos para compensar el alza en costos de las empresas. Por eso el Gobierno deberá definir si avala el reclamo de las petroleras. 

Expertos estiman que si el mercado estuviese verdaderamente "liberado" (tal como se anunció a fines de septiembre pasado), ese aumento deberí­a ser por lo menos del 30%.

Se trata del mismo pacto firmado en mayo por el cual, para equilibrar esas "pérdidas", se creó una cuenta compensatoria. La misma considera el atraso acumulado a julio, el aumento de costos y el congelamiento que se aplicó. 

Si el flamante ministro de Energí­a mantiene el convenio firmado entre Aranguren y las petroleras, entonces a partir de agosto arrancarí­a el cronograma de aumentos consecutivos de las naftas.

Los mismos serí­an de entre el 5% al 6% mensual. De este modo, el Gobierno estará compensando el "no traslado" a precios de los incrementos de costos que las compañí­as debieron soportar hasta ahora.

Tal como consignó iProfesional, a partir del mes que viene puede darse uno de estos dos escenarios:

1.- Que el incremento de los costos (dólar, crudo, biocombustibles, impuestos) sea menor al aumento permitido por el Gobierno para naftas y gasoil (5% a 6% mensual): en este caso, las refinadoras reacomodarán sus precios para así­ generar compensaciones parciales.

2.- Que el alza de costos corra por encima del aumento oficial avalado: en este caso, el Gobierno se compromete a que las refinadoras recuperen esa diferencia mediante mecanismos que aún no fueron acordados.

Por lo pronto, el compromiso oficial es acordar la metodologí­a de manera urgente y girar los fondos antes del 31 de marzo del año próximo.

Dada su importancia, este convenio mantiene en vilo a todo el sector. Vence en menos de dos semanas y entre las empresas la gran pregunta es una sola: qué postura tomará Javier Iguacel.

La gran pregunta es qué posiblidades tiene el Gobierno para avalar más aumentos en naftas en el marco de escenario de caí­da de consumo, recesión y elevada inflación como el que se espera para el semestre.

Por lo pronto, las posibilidades se reducen a tres:

- O se extiende el acuerdo y los precios vuelven a subir en agosto y septiembre.

- O se libera el mercado de manera verdadera y definitiva.

- O se halla una fórmula intermedia que beneficie a las productoras, refinadoras y comercializadoras.

En este contexto, los empresarios del sector del GNC saben que, mientras se mantenga la brecha en los surtidores, convertir autos se afianzará como un buen negocio en la Argentina. 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas