NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Recreo

El emprendimiento y el mundo de los negocios según Bruce Dickinson, de Iron Maiden

El emprendimiento y el mundo de los negocios según Bruce Dickinson, de Iron Maiden

El vocalista de Iron Maiden incursionó en otros "hobbies", como la aviación comercial y la producción de cerveza. Y revela algunas claves para el éxito

11.07.2018 11.37hs Recreo

El vocalista de la banda británica Iron Maiden, Bruce Dickinson, sorprendió a sus fans con su participación en la SuccesConnect Berlin 2018, un evento organizado por la empresa tecnológica SAP, donde cautivó a la audiencia de profesionales de recursos humanos

"Sé que son una audiencia de recursos humanos y yo soy su peor pesadilla, y nunca dejé de serlo", arrancó el cantante antes de compartir su historia de vida entre admiradores de sus inolvidables riffs de guitarra y su voz operí­stica, donde resaltó el enfoque que en los últimos años le ha dado a su carrera: las relaciones personales.

El vocalista se siente cómodo como lí­der de una de las bandas de rock más grandes del mundo, piloto comercial, campeón de esgrima, maestro cervecero, autor de best-sellers y, recientemente, emprendedor social que ofrece la entrega de productos comestibles con drones para personas en localidades afectadas por desastres naturales.

En ese sentido, el inglés afirmó que las principales reglas para su vida como emprendedor son:

Odiar a los clientes, amar a los fans
Dickinson afirmó que la razón por la que millones de personas preferirí­an pararse en un campo frí­o, húmedo y fangoso para ver a Iron Maiden en concierto que mirar a la banda en lí­nea es porque son fanáticos, no clientes.

"A menudo podemos olvidar que en un mundo de software y redes sociales, se trata de personas. Odio a los clientes. Deben odiar al cliente porque la definición de cliente es una persona que podrí­a alejarse de su negocio. En realidad, estás vendiendo una relación con sentimientos", explicó.

Y remató: "No hay software para los sentimientos, pero hay una sensación que obtienes sobre el software, así­ que si deseas que esos sentimientos sobre el software sean buenos es convirtiendo a los clientes en fanáticos".

Hablar y escuchar
Como un joven de clase trabajadora, Bruce fue expulsado de una escuela pública de prestigio en el Reino Unido después de una gran infracción (algo que tiene que ver con un acto profano que involucra la cena del director). Consideró el incidente como emblemático de sus puntos fuertes.

"El director escribió una carta diciendo que mi lengua siempre ha sido mi perdición. Me he ganado una fortuna con mi lengua", afirmó el artista, y continuó: "Nunca se puede descartar a nadie. Lo que salvó mi vida es hablar con la gente. Siempre he hablado con la gente".

Si lo sueñas, puede suceder
Después de convertirse en el cantante principal de la banda de heavy metal más popular del mundo a los 21 años, Dickinson dijo que se dio cuenta del poder de soñar en grande.

"Cuando era un niño de 16 años, hací­a bocetos con bolí­grafos de mi vida de fantasí­a. Pensé que si dibujaba suficientes imágenes y las visualizaba en mi cabeza, se volverí­an realidad", recordó el músico.

"Si no te atreves a soñar, nunca se hará realidad. Debes permitir que tu imaginación se desboque con las ideas que creas que podrí­an suceder, porque podrí­an suceder", completó.

Dikinson se encontró en la posición envidiable pero aterradora de lograr todo lo que siempre deseó cuando tení­a 22 años. Su revelación llegó mientras gateaba (sí­, literalmente) por el pasillo de un hotel en Tokio buscando rollos de pan en bandejas de servicio a la habitación (la cocina habí­a cerrado por la noche y tení­a hambre).

"Me vi en el espejo del pasillo y me di cuenta de que acabarí­a convirtiéndome en una criatura horrible si permití­a que este asunto del rock gobernara mi vida, y decidí­ dedicarme a otros hobbies también", relató.

Lanzar una aerolí­nea sin aviones
Picado por el "mosquito creativo", Dickinson ha canalizado su curiosidad insaciable y sus pasiones personales en un vertiginoso número de nuevas empresas. Se convirtió en piloto a tiempo completo, combinando su amor por volar con la pasión de tocar ante los fanáticos más remotos de todo el mundo. Cuando la aerolí­nea quedó arruinada, comenzó otra cambiando el modelo y que ayudó a la República de Djibouti a reiniciar su aerolí­nea nacional.

"Las aerolí­neas fracasan porque poseen aviones, así­ que decidí­ comenzar una lí­nea aérea sin aviones o con aviones gratis", dijo.

"Comenzamos un hangar para reparar aviones viejos, que requieren más mantenimiento. Podemos volar esos aviones y devolverle dinero con una oferta económica de mantenimiento", se explayó.

Dickinson también está construyendo el avión más grande del mundo, lo que atrae a su "mentalidad steampunk". Está programado para ofrecer 50 toneladas de capacidad de carga mediante un vuelo de cero emisiones de carbono.

Otra iniciativa es desarrollar los primeros drones comestibles del mundo. Totalmente biodegradables, pueden ser arrojados desde un avión, llevando comida y medicinas a personas que de otro modo estarí­an aisladas durante las primeras semanas de desastres naturales.

Integridad frente a los desafí­os
Finalmente, el músico fue sincero sobre las lecciones aprendidas después de su lucha contra el cáncer. "No hay tal cosa como perder el tiempo si decides gastarlo. Sin embargo, perder tu tiempo con otras personas es algo de lo que debes ser brutalmente implacable, porque no puedes recuperarlo", aconsejó.

Después de dar un vistazo al tono del vino tinto de Iron Maiden porque ganar dinero no era razón suficiente para hacerlo, Dickinson decidió tomar una cerveza inglesa tradicional.

"Me gusta beber cerveza, y me gusta la cerveza con integridad. La forma de Iron Maiden es diseñar nuestra propia cerveza. Esa es nuestra integridad, tener nuestra propia cerveza que es un éxito en sí­ mismo", disparó.

Veintidós millones de botellas más tarde, la cerveza de Bruce Dickinson está aplacando la sed de admiradores en 54 paí­ses.

Te puede interesar