NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Negocios

Mucho ruido y poco "low cost": pese al entusiasmo, los pasajes de avión baratos se limitarán a promociones

Mucho ruido y poco "low cost": a pesar de la polémica, los pasajes áereos baratos sólo se aplicarán a "promos"

El Gobierno finalmente decidió desarticular el piso tarifario, generando una gran expectativa por su impacto en los precios. Sin embargo, tanto expertos como voceros de las propias líneas aéreas aclaran que los tickets “regalados”, tal como sucede en Europa, no serán muy habituales. Las razones

Por Patricio Eleisegui
12.07.2018 11.01hs Negocios

"Muchos sindicatos plantean un paro porque vamos a poder viajar en avión por un peso y no quieren perder privilegios". 

Con estas palabras, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, se refirió a la resistencia sindical tras la medida que tomó el Gobierno de desarticular el piso tarifario. 

Sin embargo, nada es lo que parece en el escenario de los vuelos baratos en la Argentina. Al menos, eso es lo que dejan en claro las propias aerolí­neas "low cost" cuando se les pregunta por sus estrategias de negocios. 

Luego de la decisión del macrismo de eliminar dicho piso, que suprimí­a la posibilidad real de comercializar tarifas baratas, tanto especialistas como voceros de las mismas empresas que dominan el escenario aeronáutico doméstico reconocen que los pasajes a precios "regalados" no serán tan habituales. 

Es más: anticipan que sólo formarán parte de acciones comerciales muy puntuales, bajo el formato de promociones. Esta es la principal diferencia respecto de otros mercados, como Europa, donde es común comprar tickets muy económicos. 

Una de las razones está vinculada con la propia normativa del Ministerio de Transporte que le puso fin al piso tarifario.

Básicamente porque dicha medida establece que no habrá lí­mite de tarifas mí­nimas únicamente para "los pasajes ida y vuelta que se compren con 30 dí­as de anticipación en vuelos de cabotaje".

Esto implica que las opciones económicas dejarán de estar vigentes una vez vencido ese lapso -o sea, a partir del dí­a 29 antes del viaje-. 

Además, el mismo texto deja en claro que el beneficio no correrá para los servicios por tramo -por ejemplo, Buenos Aires-Rosario sólo ida-.

A esto hay que sumarle la aclaración que hacen las lí­neas aéreas respecto de que los precios bajos sólo abarcarán a un número muy limitado de asientos por avión. En concreto, las voces del sector hablan de un máximo de 20 asientos en aeronaves como los Boeing 737 de algo más de 185 plazas que hoy operan firmas como FlyBondi o Andes.

Para esas butacas, señalan las distintas fuentes consultadas por iProfesional, muy probablemente comiencen a aplicarse promociones del orden de los u$s10 en el transcurso de los próximos dos meses. 

"Las acciones de ese tipo sólo serán posibles para algunos asientos. Es lo que viene haciendo Sky en Chile, por ejemplo. El tema es que no será posible comercializar un avión completo a valores tan bajos", afirmó a este medio Franco Rinaldi, reconocido experto del mercado aerocomercial.

Desde Aviación en Argentina su director, Diego Dominelli, coincidió en señalar que será "limitada" la oferta de vuelos baratos que estará disponible tras el fin de la banda tarifaria. Ante la consulta de iProfesional, sostuvo que los mejores precios "irán apareciendo con el tiempo, aunque atados a la época del año y al tipo de avión de cada compañí­a".

"Hay que hacerse la idea de que serán pocos los asientos que se ofrecerán muy baratos. También habrá que tener en cuenta cuánto van a cobrar por adicionales como el equipaje. Si ese precio es muy elevado, entonces será más difí­cil hablar de una oferta real", alertó. 

La postura de las compañí­as
En el seno de compañí­as como FlyBondi predomina una idea similar. Ante la consulta de iProfesional, fuentes vinculadas a la firma aseguraron que podrí­an aplicarse rebajas superiores al 40% en determinadas rutas.

Sin embargo, aclararon que dicha oferta sólo estarí­a disponible para un acotado cupo de asientos.

"Con la eliminación de la banda tarifaria, del piso de precios, ahora podremos realmente ser 'low cost'. El valor de los pasajes podrí­a bajar por lo menos un 40% a partir de esta medida. Pero claro que esto comprenderá promociones puntuales, especí­ficas, y siempre dependiendo de la ruta y la temporada", indicaron desde la aérea.

"Seguramente vamos a poder ofrecer asientos a $399 para rutas como Buenos Aires-Córdoba siendo que, hasta ahora y por el piso que se acaba de quitar, la tarifa no podí­a estar por debajo de los $698. Pero está claro que no se venderán todos los lugares al mismo valor", aclaró la fuente.

Algo similar precisaron desde Norwegian, el gigante escandinavo de las "low cost" que sigue ajustando detalles para comenzar a operar en la Argentina.

Con fecha de inicio de vuelos fijada para octubre, y venta de pasajes que se activará en el transcurso de agosto, desde la compañí­a descartaron una comercialización masiva de tickets muy baratos.

"Si bien ahora se puede vender por debajo del piso que fijaban las regulaciones, no es posible ofrecer todo un vuelo a un dólar cada asiento. Así­ no funciona el modelo de vuelos baratos en el mundo y mucho menos en la Argentina. Sólo una parte de los tickets se comercialización a precios promocionales", adelantó un vocero.

Aunque todaví­a no definió sus bases operativas, en Norwegian barajan la posibilidad de hacerlo en Buenos Aires, Córdoba o Mendoza. La intención de la compañí­a es llegar a diciembre con hasta seis aviones cubriendo itinerarios domésticos.

"La compañí­a obtuvo 72 rutas de cabotaje y la idea es cumplir los servicios con aviones de tipo Boeing 737. Para fin de año contaremos con una dotación de entre 120 y 150 empleados. Iremos incorporando aviones y el precio de los pasajes dependerá del calendario, la disponibilidad de asientos y cómo responda el mercado. Todaví­a no están definidas las primeras promociones", dijo la fuente.

Beneficio en el horizonte
La medida que  finalmente desactivó -con un "delay" superior a los dos años y medio- la banda de precios que impide la comercialización de tickets "low cost", comenzará a regir a partir del próximo 15 de agosto.

Este movimiento, largamente reclamado por el grueso de los actores del segmento, implica dejar atrás un intervencionismo estatal que regí­a desde principios de los años 2000.

A modo de ejemplo, la anulación de dicha banda implica que podrán comenzar a comercializar pasajes por debajo de los $409para un tramo como Buenos Aires-Rosario.

Además, las empresas estarán en condiciones de ofrecer tickets por debajo de los niveles que hasta ahora funcionaban como piso para estas rutas: 

"¢ Buenos Aires-Ushuaia: $1.560

"¢ Buenos Aires-Rí­o Grande: $1.443

"¢ Buenos Aires-Esquel o Bariloche o Chapelco: $1.401

"¢ Buenos Aires-El Calafate o Rí­o Gallegos o Comodoro Rivadavia: $1.232

"¢ Buenos Aires-San Juan o Mendoza: $1.016

"¢ Buenos Aires-Córdoba: $788

"¢ Buenos Aires- Resistencia o Corrientes: $824

"¢ Buenos Aires-Jujuy: $1.264

"¢ Buenos Aires-Iguazú: $1.007

A favor y en contra
Más allá de que muchos no crean que las "súper ofertas" sean masivas, igualmente hay voces que celebran la decisión tomada por el Gobierno.

"Era una medida reclamada desde hací­a años. De hecho, resultaba extraño que una administración que buscaba reinsertar al paí­s en el mundo demorara tanto en aplicarla. Lo mejor que puede ocurrir en términos de precios para los usuarios es que el Estado deje de intervenir el mercado", señaló Franco Rinaldi.

"La banda tarifaria tuvo su razón de ser en su momento con la intención polí­tica de proteger al transporte terrestre. La idea era que el precio de un viaje en avión no fuese más barato que desplazarse en colectivos de larga distancia. Quitar el piso ahora no hace más que formalizar algo que ya vení­a ocurriendo en la práctica, luego de años con tarifas corriendo por debajo de la inflación", aseguró una voz con llegada a Aerolí­neas Argentinas.

En la vereda de enfrente están los sindicatos, que entienden a la liberación de precios como un camino que opera en detrimento de la seguridad en los vuelos.

"Quitar la banda tarifaria nos devuelve a un escenario precario como el que terminó con el accidente fatal de LAPA. En la aviación, abaratar es poner al mercado en situación de manta corta. Menor tarifa es sinónimo de peor servicio", advirtieron ante iProfesional desde la Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA).

Para hacer explí­cita la oposición a la nueva etapa que se abre, UPSA y otros cuatro gremios de la actividad organizaron un paro con alcance a todos los aeropuertos del paí­s a partir del próximo viernes 13 de mayo y por más de 24 horas. 

La medida iba a afectar a unos 650 vuelos y contaba con la adhesión de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), la Asociación de Personal Aeronáutico (APA), la mencionada Unión del Personal Superior y Profesionales de Empresas Aerocomerciales (UPSA) y la Unión de Aviadores de Lí­neas Aéreas (UALA).

Sin embargo, el Gobierno -a través del Ministerio de Trabajo de Jorge Triaca- dictó la conciliación obligatoria por 15 dí­as para frenar el conflicto y evitar un paro justo en el inicio de las vacaciones de invierno.

Te puede interesar