Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Liderar con el ejemplo mejora el capital social de las empresas

Liderar con el ejemplo mejora el capital social de las empresas
Cómo lograr que los trabajadores se sientan identificados con los valores de la firma y así­ se optimicen las relaciones humanas dentro de la organización
26.02.2008 04.46hs Management

Como dijo una vez el premio Nobel de la Paz Albert Schweitzer: "El ejemplo no es la manera más importante de influir en los demás, es la única". Parecen coincidir con él toda una serie de gurús de la dirección de empresas, que han hecho de los consejos a los directivos sobre "cómo liderar con el ejemplo", normalmente en diez pasos muy prácticos, un auténtico negocio.

 

Muy pocos pondrí­an en duda la verdad que hay en la frase "liderar con el ejemplo". De hecho, las madres han inculcado en sus hijos la necesidad de ser rectos y dar un buen ejemplo desde tiempos inmemoriales. Pero en el caso de la dirección, ¿cómo puede su comportamiento modelo y mejorar el de los empleados y, en consecuencia, potenciar el capital social de una empresa?

Capital social: asociabilidad y confianza compartida

El capital social puede ser definido como la buena voluntad generada en las relaciones humanas de los sistemas sociales, que puede ser movilizada para facilitar la acción colectiva. En el contexto empresarial, el capital social refleja el carácter de las relaciones sociales en el seno de la organización, formado a través de la orientación al objetivo común y la confianza compartida de todos sus miembros.

Aunque el capital social es una fuente positiva para muchos tipos de sistemas, en las empresas puede aumentar la actitud de cooperación, los beneficios de la solidaridad y los niveles de confianza, así­ como disminuir la probabilidad de que se den casos de oportunismo. Es decir, a mayor capital social, mayor eficiencia, comportamiento ético y lealtad.

Dos son los principales factores del capital social de la organización: la asociabilidad (o el objetivo común de los empleados) y la confianza compartida. Ambos factores son de vital importancia para las empresas.

Cuando los empleados abrazan la asociabilidad, priorizan los objetivos de la organización sobre sus propios intereses personales. La asociabilidad aumenta el compromiso de los empleados y su identificación con la empresa, caracterí­sticas fundamentales en una plantilla dedicada y eficiente.

La confianza compartida, o confianza basada en la identificación, se alcanza cuando una persona ha internalizado completamente las preferencias de otra a través de una historia de interacciones personales con la otra parte. Esta confianza lleva a los empleados a confiar en las normas y comportamientos que se han generalizado en todos los miembros de la unidad social en su conjunto.

Cuando los empleados comparten confianza y presentan un nivel elevado de asociabilidad, el capital social de la organización es fuerte.

Fomentar los motivos trascendentes
El capital social de la organización es un bien profesional evaluable que aumenta la ventaja competitiva de la empresa. Pero su fuente suele ser elusiva. No es algo que se pueda comprar u obtener de forma clara y precisa.

Así­, la cuestión de cómo aprovechar y aumentar el capital social es uno de los quebraderos de cabeza de los lí­deres de la organización.

Los estudios sugieren que el empleo de prácticas como las polí­ticas de estabilidad de Recursos Humanos, las normas de reciprocidad y los procedimientos formales pueden fortalecer el capital social, pero no bastan. Hay otro factor importante en juego: el comportamiento de la dirección.

Para que los empleados se comprometan completamente con los objetivos colectivos, primero deben identificarse con esos objetivos y valores. Y esos objetivos y valores los encarnan los directivos.

La función del directivo debe ir más allá de limitarse a diseñar los controles racional-administrativos para implantar en la organización un entorno ético de trabajo.

Como el capital social está arraigado en el estado interno de las personas, la dirección deberá influir en las actitudes, creencias y motivaciones de los empleados para crearlo.

Así­ expresada, esta recomendación puede parecer Orwelliana. Como si los directivos tuvieran que manipular deshonestamente a los empleados para que "compraran" el experimento corporativo.

Pero es justo lo contrario. Es una intención sana, no falsa. Los directivos simplemente darí­an salida a la dedicación natural de sus empleados, que pasarí­an de ser agentes centrados en sus intereses individuales y con un escaso sentido de la obligación a miembros de una comunidad identificada y comprometida con el bien común de la empresa.

Forma parte de la función de los directivos ayudar a transformar las motivaciones personales de los empleados en lo que respecta a sus motivaciones trascendentes.

Los motivos trascendentes son parecidos a los intrí­nsecos, que empujan a las personas a actuar movidos por recompensas internas y no externas. Pero los motivos trascendentes van más allá, porque además buscan el bienestar de los demás.

Los empleados no sólo realizan su potencial profesional y sobresalen en su propio trabajo, sino que también desarrollan empatí­a hacia los demás. Esta combinación asegura el éxito tanto para los empleados como para la empresa.

Cómo conseguirlo
¿Qué pueden hacer los directivos para fomentar estas motivaciones en sus empleados? La clave estriba en la idea de una "relación de intercambio" en la que los directivos desarrollen una "cercaní­a relacional" con los empleados.

A medida que esta cercaní­a se vaya desarrollando, también lo harán la confianza y la identificación. Y es la identificación la que, al final, conduce a las motivaciones trascendentales.

Existen tres consejos para los directivos que se propongan introducir los motivos trascendentales:

  • Dar ejemplo y actuar por motivos trascendentes.
  • Concienciar sobre la importancia de responsabilizarse de las consecuencias de las propias decisiones.
  • No cerrar el paso a un empleado que intente actuar basándose en motivos trascendentes.

Y no todo se reduce a un proceso de arriba abajo. El comportamiento de cualquier miembro de la organización, ya sea un directivo o un mero empleado, puede estimular a todo el grupo mediante el efecto goteo.

Empieza poco a poco, con interacciones sencillas, diarias, entre los directivos y los empleados de todos los niveles de la empresa. Pero todo el mundo tiene la capacidad, expresada de muchas formas, de generar cambios al más alto nivel.

Trabajar por el bien de los demás, generar confianza... sobre el papel todo esto está muy bien. Pero en el mundo real, los empleados pueden verse enfrentados a un "conflicto intermotivacional" si, por ejemplo, sus motivos trascendentes anulan las recompensas extrí­nsecas.

En este tipo de situaciones, se recomienda a los empleados que recurran a la racionalidad y la virtualidad para fijar sus acciones. La "racionalidad" implica valorar la conveniencia o inconveniencia de una acción, mientras que la "virtualidad" significa actuar a partir de esas valoraciones.

Con algo de práctica, estas técnicas pueden convertirse en hábitos positivos.

Para los directivos, que los empleados aprendan a actuar por el bien colectivo deberí­a ser una parte fundamental del esfuerzo por aumentar el capital social de la empresa. Esta idea refuerza además lo que todo el mundo sabe instintivamente: que la mejor manera de enseñar es liderar con el ejemplo. Con esto, la trascendencia estará al alcance de todos.


Por David Pastoriza, Miguel í. Ariño y Joan E. Ricart, profesores del IESE.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Management en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Management
Te puede interesar