Más artículos

Tensión diplomática: Maduro trató a Macri de "el señor destructor de Argentina"

Tensión diplomática: Maduro trató a Macri de "el señor destructor de Argentina"
Según el presidente de Venezuela, está en marcha un presunto golpe de estado ordenado desde Estados Unidos y del Grupo de Lima contra su gobierno
09.01.2019 17.50hs Política

El presidente Nicolás Maduro se mostró indignado por la postura del Grupo de Lima, integrado por 14 países latinoamericanos de los que 13 están en contra de la asunción del mandatario el 10 de enero.

"El gobierno tomará medidas crudas, urgentes y enérgicas para que rectifiquen su política grosera e intervencionista", dijo en una conferencia de prensa un día antes de asumir su nuevo mandato.

Según el presidente de Venezuela, "está en marcha" un presunto golpe de estado ordenado desde Estados Unidos y del Grupo de Lima contra su gobierno.

"Está en marcha un golpe de estado ordenado desde Washington, desde el Cartel de Lima contra el gobierno legítimo y constitucional que presido", dijo.

Advirtió que frente a las pretensiones violentas el "pueblo sabrá responder hoy, mañana o cuando se pretenda y la revolución bolivariana se ha venido preparando para enfrentar y derrotar cualquier quinta columna que pretenda violentar la vida en Venezuela".

"Lo que hemos visto en las últimas semanas no tiene parangón como dice el comunicado de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Se han desatado las fuerzas extremistas contra Venezuela, con el único objetivo de desestabilizar nuestro país, llenarlo de violencia, de confusión, de caos para ponerle la mano a las riquezas de Venezuela, para torcerle el rumbo a la historia de nuestro país", enfatizó.

Maduro ordenó a su canciller que entregara a los 13 países "satélites de Estados Unidos" una nota de protesta.

"Con sus políticas respaldan a las oligarquías internas, neoliberales, capitalistas, con crisis internas. Son una unión proimperialista, se han unido para el mal", concluyó.

Además, comparó sus resultados electorales con los de Donal Trump, Sebastián Piñera y Mauricio Macri, a quien señaló como "el señor destructor de Argentina".

Por su parte, el Gobierno argentino decidió que no solo que el embajador argentino en Venezuela, Eduardo Porretti, no asista mañana a la jura del presidente venezolano por un nuevo mandato sino que además lo convocaron para que viaje a Buenos Aires a llevar adelante "reuniones" con funcionarios locales.

Tensión internacional

El Grupo de Lima, del que forma parte la Argentina, anunció en la capital peruana que no reconocerá al gobierno de Venezuela si el presidente Nicolás Maduro asume un nuevo período el 10 de enero, por considerar que se trata de un mandato producto de elecciones ilegítimas. Además, se anunció una serie de sanciones económicas y políticas.

"Esta declaración tiene un mensaje político contundente: el principal mensaje es sin duda el no reconocimiento de la legitimidad del nuevo periodo del régimen venezolano", dijo el canciller peruano, Néstor Popolizio, al leer los aspectos más resaltantes de la declaración del Grupo, que se reunió con la participación inédita de Estados Unidos para definir acciones contra el gobierno de Maduro.

Además, exhortó a Maduro a no asumir un nuevo mandato y transferir provisionalmente el poder a la Asamblea Nacional hasta que se realicen elecciones libres.

Formado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, el Grupo sostiene que "el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente".

Además, ratifica "su pleno respaldo y reconocimiento a la Asamblea Nacional, elegida legítimamente el 06 de diciembre de 2015, como órgano constitucional democráticamente electo en Venezuela".

Medidas contra Maduro

En un hecho casi inédito en las relaciones internacionales dentro de América Latina, el Grupo de Lima lanzó no sólo una declaración de condena, sino que también se dispuso a aplicar sanciones concretas contra la administración del presidente Nicolás Maduro.

En este sentido, llamó a "impedir a los altos funcionarios del régimen venezolano la entrada al territorio de los países del Grupo de Lima; elaborar listas de personas naturales y jurídicas con las que entidades financieras y bancarias de sus países no deberán operar o deberán tener una especial debida diligencia, prevenir su acceso al sistema financiero y, de ser necesario, congelar sus fondos y otros activos o recursos económicos".

También pidió "evaluar con criterio restrictivo el otorgamiento de préstamos al régimen de Nicolás Maduro en los organismos financieros internacionales y regionales de los que son parte".

En un llamativo punto, exige suspender la cooperación militar "con el régimen de Nicolás Maduro", incluyendo la transferencia de armas a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas, así como evaluar los permisos de sobrevuelo de aviones militares venezolanos en casos de asistencia humanitaria.

Por último, en relación con la solicitud presentada por Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y el Perú a la Corte Penal Internacional para que se investigue la comisión de posibles crímenes de lesa humanidad en Venezuela, los de Lima instan a otros países a apoyarla y a la Oficina de la Fiscal de la Corte Penal Internacional a avanzar con celeridad en los procedimientos correspondientes.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Más sobre Política
Te puede interesar
Zoom Recomendadas