Más artículos
Rouvier: “Al no desdoblar la votación, Vidal pierde 13 puntos porque Macri tira hacia abajo”

Rouvier: “Al no desdoblar la votación, Vidal pierde 13 puntos porque Macri tira hacia abajo”

Rouvier: “Al no desdoblar la votación, Vidal pierde 13 puntos porque Macri tira hacia abajo”
El analista de opinión pública con casi 24 años de trayectoria dialogó con iProfesional sobre las estrategias electorales de Cambiemos y el kirchnerismo
Por Mariano Jaimovich
05.02.2019 07.05hs Política

El principal problema de Argentina es que no hay mayorías”, por eso entró en unasuerte de incertidumbre y fragmentación electoral”, afirma el analista de opinión pública Ricardo Rouvier a iProfesional en una entrevista exclusiva.

En base a esta situación, sostiene que se percibe unagran negatividad política”, porque el gran escollo del país es que no existe un proyecto económico y político sostenido por una mayoría.

Con base en los números de su último relevamiento, para las elecciones presidenciales estima, a nivel nacional, un empate técnico entre Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner, donde la ex mandataria hoy tendría una leve ventaja y se impondría con el 32% de los votos. Mientras que Cambiemos obtendría 29 por ciento.Me preocupa que el Gobierno no planifique y que la industria no exista para el desarrollo”, reflexiona Rouvier.

Y acota que, por primera vez, en septiembre del año pasado el porcentaje de imagen negativa de Vidal superó a la positiva.Macri tira hacia abajo la lista de su fuerza y le da más posibilidades al peronismo de la provincia de Buenos Aires”, al no desdoblar allí las elecciones, sentencia.

La trayectoria de este experto en estudios políticos y sociológicos comenzó en 1995. Hoy los clientes de su consultora son empresas, mutuales, cooperativas y políticos de todo el país. Por lo que sus amplias vivencias en procesos electorales son enriquecedoras para analizar el contexto actual.

-Comenzó la cuenta regresiva para las elecciones, ¿qué análisis tiene del panorama?

-Tenemos que recordar que en 2015 se hizo cargo Cambiemos del país, después de ganar el balotaje por una diferencia muy pequeña, y se perfila como una primera minoría. O sea, en Argentina gobierna una minoría frente a otras minorías que constituyen la oposición. La caída de imagen del oficialismo se agravó con la crisis del año pasado y la escalada del tipo de cambio, que genera desde entonces una desconfianza y pérdida de credibilidad al gobierno respecto a sus votantes. La crisis del oficialismo influye dialécticamente en el refortalecimiento del kirchnerismo, que si bien no aumenta mucho su caudal electoral, sí vuelve a mostrar una fortaleza compacta y todavía sin una tercera fuerza peronista suficientemente significativa. En resumen, la mayoría de la opinión pública se muestra cada vez más crítica del Gobierno. Esto replanteó un agravamiento del escenario y un reposicionamiento de los actores. En dos meses se le disolvió el caudal del triunfo de octubre de 2017 al oficialismo. Y comenzó una nueva época donde la oposición empieza a fortalecerse, si bien aparece fragmentada y dividida. De hecho, el coletazo del tipo de cambio en agosto pasado influyó negativamente en la imagen del Presidente, que cayó 30 puntos por debajo de lo que tenía cuando asumió.

-¿Qué marcan sus encuestas?

-Se mantiene el nivel de voto e imagen en un 30% para el peronismo kirchnerista y también para el oficialismo. Ahora bien, la principal figura del oficialismo no es Macri, sino Vidal, cuya imagen también cayó. Por primera vez, en septiembre del año pasado la imagen negativa de ella superó a la positiva. Por otro lado, el peronismo está haciendo un esfuerzo por unirse, no es fácil pero algunas cosas ha logrado el kirchnerismo, como integrar algunos referentes del Frente Renovador, como Felipe Solá, y sumar gran parte de los intendentes del conurbano. A nivel general, el escenario electoral se presenta complicado al no haber liderazgo nacional, porque Cristina es líder de su espacio pero no de todo país y Macri perdió liderazgo, por lo que el país entró en una suerte de fragmentación electoral, en el cual varias provincias adelantan o cambian de fechas de sus elecciones con el fin de sortear a Cristina o Macri. El principal problema de Argentina es que no hay mayorías.

-¿Y qué ocurre por afuera de la polarización Cambiemos-kirchnerismo?

-Se puede mencionar que del resto de los votos, sacando el 5% que va para la izquierda, el peronismo alternativo con Massa de candidato, que es el que mejor mide, no supera el 15% del total. Él corre el mismo peligro que ha corrido siempre, que es estar estrangulado por la polarización. En tanto, Lavagna es un hombre conocido pero no de forma total, le falta posicionamiento. Hoy está en alrededor del 12%. Es una posibilidad interesante, un hombre capaz de armar un equipo, muy inteligente e hizo muy buena gestión.

-Al respecto, ¿qué puede pasar con el peronismo y el oficialismo con el no desdoblamiento de las elecciones en Buenos Aires?

-El peronismo, con el no desdoblamiento en la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, se ve favorecido. En números: si Vidal se presentaba en otra fecha de las elecciones nacionales, tenía un 42% de intención de voto. Pero al presentarse en una sola lista con Macri hay que bajarle 13 puntos. ¿Por qué? Porque Macri tracciona negativamente. Esto en un contexto donde el 25% del total no quiere decir o no sabe por quién vota. Es mucho.

-¿Este panorama complejo para Vidal puede hacer perderle la provincia?

-Al no desdoblar, Macri tira hacia abajo la lista y le da más posibilidades al peronismo de la provincia de Buenos Aires, donde la lista de Cristina Fernández de Kirchner estaría ganando hoy, apartando la gran cantidad de indecisos, la presidencia y con el apoyo de los intendentes bonaerenses. En cuanto a la gobernación, a Vidal la salvaría el corte de boleta o que los indecisos se vuelquen por ella. Con tanto porcentaje de indefinidos, la clave estará en la campaña electoral.

-¿Qué ventajas entonces tiene esta decisión oficial para Cambiemos?

-La decisión es política y del PRO, cuyo objetivo es que provincia de Buenos Aires y Capital Federal apuntalen a Macri. No sé cómo lo van a hacer, porque la atracción siempre es hecha desde la cabeza de la boleta. Queda por ver cómo se va a realizar la elección porque lo que más le conviene al oficialismo es ir con la lista única, como se hizo en Santa Fe. No sé si hay tiempo para hacerlo así y si lo van a hacer o no. No nos olvidemos que en 2015 Vidal sacó más puntos que Macri en provincia de Buenos Aires, hubo corte boleta pero no fue tan grande. La lista única facilita el corte.

-¿Quién puede aparecer para presentarle lucha a Vidal en la provincia de Buenos Aires?

-A fin de año pasado Cristina hizo algunos movimientos con Axel Kicillof, que marcan una suerte de confianza hacia él. Sobre todo, así puede dar un debate económico en la campaña y las encuestas indican que tiene mejor intención de voto que las otras figuras del peronismo. Sobre todo si va Cristina, porque la población ve que hay afinidad entre ellos dos.

-En base a ello, ¿cuál es el escenario político que vislumbra?

-Creo que las condiciones son suficientes para que Cristina se presente. Hay una gran expectativa y hay esfuerzo de dialogo de la ex Presidenta para acercar posiciones en el peronismo. Pero si ella no se presenta, hay que dar todo de nuevo y es otro escenario que se debe medir. Algunos colegas hicieron encuestas con este panorama sin Cristina, y la proyección es que Cambiemos gane en primera vuelta y pierda en el balotaje. Por otro lado, el oficialismo juega sus cartas a una cierta recuperación económica, al menos que no empeore la que está, sobre todo que no se mueva el tipo de cambio. Si el dólar sube como el año pasado, el oficialismo sonó. Pero si hay estabilidad cambiaria y baja la inflación, puede ser un aliciente.

-¿Cuánto influye la economía en la decisión de voto?

-Influye pero no es el único factor que