Más artículos

"El mayor éxito económico es que no haya explotado la bomba del todo"

"El mayor éxito económico es que no haya explotado la bomba del todo"
El presidente Macri habló sobre su gestión, la campaña electoral, el kirchnerismo y la crisis económica en una entrevista con CNN en Español
15.07.2019 07.47hs Política

El presidente Mauricio Macri recibió en la Quinta de Olivos al periodista Marcelo Longobardi, quien realizó una profunda y extensa entrevista uno a uno con el mandatario

A continuación, los principales pasajes de la charla, emitida el domingo en el programa "En Diálogo con Longobardi" de CNN En Español

Marcelo Longobardi (ML): ¿Qué se juega en esta elección presidencial?

Mauricio Macri (MM): Está en juegos confirmar el nivel de madurez del pueblo argentino, el nivel de entendimiento del momento histórico y que nos va a marcar, creo yo, las décadas de mayor crecimiento de nuestra historia.

El mundo está sorprendido de lo que hemos hecho en estos tres años y medio. Yo estoy muy orgulloso porque sé el esfuerzo que ha costado estos tres años y medio, lo sé positivamente, pero también me doy cuenta que todos vamos creciendo convenciéndonos que lo más importante que hemos hecho es demoler barreras, como decía esta mañana inaugurando el viaducto San Martín: barreras morales, de valores, con los cuales no queremos convivir más. Cosas que no queremos más nuestra vida: la mentira, la estafa, la corrupción, el engaño, la improvisación, la ventajita corta, ¿no? Esa viveza criolla mal entendida, poniendo los valores de la verdad, el trabajo en equipo, la transparencia, el federalismo, la institucionalización de la Argentina, aportando una democracia más fuerte.

La Argentina emprende un camino de crecimiento que va confirmando en esta elección. Para mí es el comienzo de una etapa muy pero muy positiva para todos los argentinos.

ML: Está en juego en esta elección ir a la mismísima democracia:

MM: Por supuesto. Los argentinos no vamos a volver atrás, porque estuvimos en un estado pre democrático y hoy justamente, en esta elección, lo que confirmamos es que todo lo que vamos a construir es a partir de la libertad que nos da un sistema democrático con instituciones equilibradas, poderes independientes, libertad de prensa, información fidedigna, porque nos manejamos durante una década sin información, sin datos reales de la pobreza, del delito, de la economía, cosas gravísimas que ya casi en ningún país del mundo suceden.

Creo que lo que estamos confirmando es que el futuro es por acá, es un futuro donde apostamos a nuestra creatividad, nuestra capacidad, nuestra capacidad de mejorar la competitividad del país.

La verdad que hay un lindo ejemplo: Jaguares Argentina tenía buenos jugadores de rugby que cada tanto ganábamos un partido importante, pero no competir sistemáticamente con los mejores no podíamos salir del lugar donde estábamos. Acá se armó un equipo, aceptó competir, los primeros años no nos fue bien y de golpe el cuarto año, creo, ya estamos compitiendo con los mejores, estamos en la final. Esos somos los argentinos.

Si nosotros nos proponemos mejorar y están las cosas de una manera diferente y apostando al trabajo, apostando al aporte de cada uno, noinsistoa ese atajo, a esa ventajita corta que no nos lleva a ningún lado. Argentina no está en el lugar donde le corresponde los argentinos merecemos vivir mucho mejor que como estamos viviendo."

ML: ¿Es más reconocido su gobierno en el mundo que en la Argentina?

MM: Sin duda en un aspecto sí, pero también hay muchos argentinos que siento que me apoyan, siento que me transmiten afecto. Esta es la oportunidad. El mundo lo ve con mayor contundencia porque a la distancia se veía un país que iba en la dirección del desastre final, qué sería un Venezuela, un país totalmente aislado del mundo, sin energía, sin servicios, con una crisis humanitaria bestial, donde enfermedades que ya habían desaparecido por un periodo vuelven, a un país que giró en la dirección correcta y que claramente ha tenido que aguantar muchos chubascos, porque la herencia era muy pesada pero que lo ve persistir.

Y ahora el mundo está diciendo: si la Argentina persiste en esta elección que tomó y realmente confirma lo que nos dice el presidente cada vez que nos visita, es un país donde vamos a apostar, donde vamos a apostar fuerte. Porque primero el mundo tiene que estar seguro de nuestra solidez institucional. Porque cuando alguien viene e invierte en una fábrica, después no se la puede llevar. Entonces sí acá la gente percibe que lo nuestro es otro veranito y volvemos a caer en lo mismo, por ejemplo: ya ningún país del mundo nacionaliza compañías por la fuerza, eso no existe más, ya está descartado, penalizado, eliminado.

Estos papelones que hizo la Argentina con Aerolíneas y con Repsol, encima que los hizo malporque esta gente lo hizo mal, no lo hizo legalmente como correspondía. Terminamos encima pagando plata por cosas que no valían, porque Aerolíneas Argentinas era un desastre como estaba administrada por los concesionarios: habría que haberles rescindido la concesión por mala gestión, pero hacerlo bien, no teniendo que después pagar como más de 10.000 millones de pesos a los anteriores dueños. Hemos tenido que pagar cuando los salvamos sacándoles la empresa porque estaban haciendo todo mal. Entonces digo lo mismo con YPF, que la nacionalizamos de una manera y la pagamos el doble de lo que valía después.

ML: Si continúa pensando que ser presidente de la Argentina es el peor trabajo del mundo, ¿por qué quiere ser reelecto?

MM: Es un trabajo muy duro y sobre todo en esta época donde el poder se ha ido horizontalizando. Con el tema del mundo digital todo se opina, todo se debate, hay mucha más ansiedad, hay mucho más inestabilidad y uno tiene que hacerse cargo de todas esas locuras que genera está hiper comunicación producto de la revolución tecnológica.

Pero yo amo este país y sigo sintiendo las mismas cosas por las cuales me metí en política: que merecemos vivir mejor, que tenemos las capacidades para hacerlo y siento que lo que hemos hecho estos tres años y medio es muy valioso y perderlo nos condenaría a pagar tal vez, y no voy a exagerar, 25 años en nuestra historia. Porque una vuelta atrás generaría un rechazo universal del mundo, sería aislarnos de vuelta y hoy sin comercio no hay desarrollo, sin relaciones con el mundo no hay intercambio tecnológico y no hay paz, porque también el comercio genera paz.

Creo que hoy tenemos una oportunidad única y yo siento de corazón que estamos en el comienzo de una gran época y que tengo que terminar de cruzar el río este que los argentinos decidieron cruzar. Porque no fui yo: este cambio proviene de que los argentinos decidimos cambiar la historia, los argentinos decidimos terminar de buscar responsables por lo que nos pasa y hacernos cargo de nuestro futuro. Este es el gran cambio, no echemos más la culpa ni a poderes ocultos ni a un sótano de Nueva York con unos señores decidiendo que la Argentina no crezca. La Argentina no creció, no se desarrolló, producto de nuestros errores y de nuestra falta de protagonismo: de no habernos hecho cargo cada uno de decir que pongo yo. ¿Y poner qué? El esfuerzo justo.

ML: ¿Por qué la elección de Miguel Ángel Pichetto, que proviene del epicentro del peronismo, como compañero de fórmula?

MM: Primero: nosotros somos un espacio que, por más que nos hemos fundado desde una identidad distinta y de un compromiso distinto hacia la política con una fuerte conciencia de servir y no de que la política sea un medio para salvarse uno mismo, desde el primer díaproducto de que creemos en eso y además porque estamos en minoría en el Congreso, en minoría dentro de un sistema que viene de añoshemos propiciado el diálogo como herramienta fundamental, que este país lo había descartado especialmente después de la década kirchnerista donde era sometimiento a bifes. El diálogo, el federalismo y la búsqueda de acuerdos que propusimos para 10 y conseguimos dos o tres.

Tuve los tres años en el Congreso que nos permitieron ir avanzando en desarmar esa bomba que heredamos. Pero ese mismo diálogo lo llevamos a la lucha contra el narcotráfico, la mejora en la educación, la mejora del transporte, a Vaca Muerta, al campo y el desarrollo futuro del campo. Entonces primero rescatamos fuertemente el tema del diálogo y este cambio es decir convoquemos primero: Miguel Ángel Pichetto, un punto y aparte. Una persona que conocí en estos 3 años y medio: cuatro encuentros personales antes de, por teléfono, invitarlo a acompañarme en este desafío. Pero salvarlo mucho públicamente, que es lo que vale, las personas públicas valen por lo que dicen públicamente, no en forma privada.

Felipe González destacó como algo malo de