Más artículos

Argentina, nuevo territorio en la pelea de China y EE.UU. por el 5G: Huawei ya dio el primer paso

Argentina, nuevo territorio en la pelea de China y EE.UU. por el 5G: Huawei ya dio el primer paso
En el mundo crece la embestida de Estados Unidos contra Huawei. Las razones de ese comportamiento y el impacto en un contexto local en tiempo de decisiones
Por Andrea Catalano
20.07.2020 11.00hs Política

En los mismos días en que la Argentina encaraba las negociaciones para renovar el swap de u$s8.500 millones con el que el Gobierno de la República Popular China le permite al Banco Central de la República Argentina tener algo de aire, en el mundo recrudeció la guerra comercial de occidente contra Huawei, una de las empresas más importantes de ese país. ¿Es posible pensar en los impactos que podría tener en la Argentina lo que sucede en el mundo mientras acá se avanza en políticas que continúan las tomadas en los dos gobiernos anteriores?

La Argentina acumula décadas de buena relación con China, en lo político, en lo económico, en lo empresario, en lo social. Hoy es China el principal socio comercial de la Argentina. Son de ese país las contratistas de las represas en el sur del país y, una empresa china, Huawei, es el principal proveedor de equipamiento para redes de telecomunicaciones 4G de la Argentina, además de serlo también en 5G, en pleno desarrollo.

El pasado 7 de julio, el jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves, y el secretario de Negociaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, recibieron a Steven Chen Shiqing, CEO de Huawei Argentina para comentar las actividades de la compañía en el país, y el eventual impacto que la tecnología 5G podría tener en la Argentina y en el mundo. Lógicamente, la geopolítica fue parte de la charla y la competencia comercial global, la ciberseguridad y la protección de los datos personales fueron otros de los temas que se pusieron sobre la mesa.

A esa reunión se llegó por pedido de Huawei Argentina, según pudo saber iProfesional. La irrupción de la pandemia a apenas tres meses del cambio de Gobierno había impedido establecer ese canal de diálogo. El comunicado que emitió la cancillería fue elogioso. Allí se destacó que la compañía emplea a 500 argentinos en forma directa y que resulta fundamental para la Argentina trabajar de manera conjunta en lo referido a inteligencia artificial y 5G.

En 2019 Huawei fue la empresa que desarrolló la más amplia familia de patentes referidas a la tecnología 5G en el mundo, seguida por Samsung, LG, Nokia, ZTE y Ericcson, en ese orden, de acuerdo a la consultora IPLytics. Si bien la guerra comercial entre Estados Unidos y China ya estaba declarada todo hacía prever el año pasado que esta tendencia se mantendría en 2020.

Aunque en la Argentina no hay avances en materia de 5G y no está claro si habrá novedades en este sentido durante este año, es un ejercicio de las compañías explicar cuáles son las ventajas de esta nueva tecnología. De hecho, Huawei viene realizando pruebas con Personal, el principal operador de telecomunicaciones del país, y Ericsson lo ha hecho con Movistar.

Los movimientos que el país viene dando en el marco de su relación con China son mirados con atención por Estados Unidos. Aunque hasta ahora no ha habido ningún pronunciamiento de ningún funcionario ni de ningún otro referente de ese país sobre estos temas sí hay un interés sobre poner sobre la mesa de discusión las cuestiones vinculadas con 5G.

"En este contexto internacional China es el principal socio comercial de la Argentina, más que Brasil. El swap de monedas con China con el Banco Central argentino sirve de respaldo, es una ayuda por un lado y una absoluta necesidad por el otro. Mientras tanto, Donald Trump se hace el distraído con la región y principalmente con la Argentina. Pero el hecho de que se haya impedido a (secretario de Asuntos Estratégicos) Gustavo Béliz su llegada al BID lleva a que la Argentina tome ciertas decisiones porque necesita un socio comercial fuerte", explicó a iProfesional, el consultor político Carlos Fara.

Es decir, desde el punto de vista político hay razones actuales y también previas por las que nuestro país mantiene esas buenas relaciones con Xi Jinping. Desde el punto de vista de los negocios también. Cuando se habla del mercado de las tecnologías y las telecomunicaciones mucho más.

Por el mundo

Hay que darse una vuelta por el mundo para comprender la complejidad del proceso y para tratar de entenderlo en el marco de nuestro contexto. La mitad de las redes de telecomunicaciones del mundo funcionan con equipos de Huawei. ¿Por qué?

"Huawei se convirtió en uno de los principales jugadores del mercado hace años porque era un proveedor más barato y con igual o mejor calidad que las de los otros competidores. Las patentes son principalmente chinas. Además de vender, Huawei brinda una serie de servicios como actualización, capacitación, logística para el día a día que se traducen en mucho valor agregado. Ofrece soluciones end-to-end. Es decir, no vende sólo infraestructura sino otros elementos que hacen al servicio y entran en la economía de escala", dijo a iProfesional, en estricto off, una de las fuentes más conocedoras del mercado de telecomunicaciones a nivel regional y global.

Este proceso comenzó hace una década, cuando comenzaron a construirse las redes 4G, momento en el que la empresa china inició su posicionamiento ganador. Es el peso de esta década lo que entra en juego en este momento cuando el Reino Unido decide que las operadoras de telecomunicaciones no podrán comprarle más equipamiento de red a Huawei, y cuando Estados Unidos anunció en la misma semana que restringirá las visas a los empleados de esta compañía y de otras del país asiático.

El argumento, tanto del gobierno inglés como de los Estados Unidos cuando impide a las compañías de su país hacer negocios con la empresa china, se basa en el supuesto espionaje que el gobierno del país asiático realizaría en diversas naciones. Pero "todos los gobiernos espían y lo hacen con otros proveedores de equipamiento. No es lo que hacen sino quién lo hace", agregó la fuente. A lo que podría agregarse, quién lo dice y quién acusa.

La decisión de Gran Bretaña implica, a su vez, que los operadores de telecomunicaciones tendrán tiempo hasta 2027 para desmontar los equipos de Huawei y remplazarlos por otros. Tal vez la mejor muestra de que la política choca con el funcionamiento del negocio y no tiene mucho para hacer en el momento actual. No se puede quitar un equipo de una red de un día para el otro y dejar a la mitad de los ciudadanos británicos sin servicio. Ahí será otro el costo político. En un contexto como el actual dejar sin conectividad a la población equivale a dejarla sin agua.

"Los operadores de telecomunicaciones de todo el mundo saben de hace años que en algún momento podía suceder algo así. Esto no es un tema de seguridad sino político y comercial. Acá se toman represalias porque China no respeta las normas de la Organización Mundial del Comercio. Y la represalia contra Huawei es tardía porque ya se garantizó entre el 40% y el 50% del mercado de tecnología inalámbrica, prácticamente equivalente a la participación de China en el mundo", agregó la fuente consultada. 

Entre el 40% y el 50% del mercado de infraestructura de redes es de Huawei
Entre el 40% y el 50% del mercado de infraestructura de redes es de Huawei

Los siete años de gracias que el Reino Unido dio a los operadores de telecomunicaciones es porque, si bien se puede desmontar la tecnología ya instalada, no se lo puede hacer en un día. Además, hay que recordar que las actuales redes 5G en operación están apoyadas en la infraestructura 4G porque el estándar tecnológico lo permite, no es ilegal. Y esta es una cosa más que molesta a los competidores.

"Pero acusar de eso a Huawei es como si el ladrón le dijera al pillo que robó. A ninguno se le cae la cara de vergüenza porque son todos iguales", señaló la fuente.

3GPP es la organización global que desarrolló el estándar 5G. Está conformada por siete socios de Estados Unidos, Asia y Europa que, a su vez, invitaron a otros socios de representación de mercado provenientes de las mismas regiones. Es decir, que todos los países participaron de la definición de la norma. Luego, cada compañía creó a partir de ella.

Retorno local

Volvamos, ahora, a la Argentina. La reunión del CEO de Huawei con los miembros de la cancillería tuvo como objetivo presentar a la compañía y sus actividades. Coincidió en tiempo con las nuevas decisiones que comenzaron a tomarse en Gran Bretaña, con las negociaciones por el swap, con las mayores amenazas de los Estados Unidos, y también con una de las reuniones de la subcomisión de asuntos políticos de la comisión binacional argentino-china.

Esta sucesión de acontecimientos generó diversas interpretaciones. A tal punto que el Consejo Argentino-Chino, se pronunció sobre ellos y en el caso de Huawei en particular, señaló que "algún medio se encargó de mostrar la oposición actual de países como EEUU, Australia y los integrantes de la UE a utilizar esta tecnología omitiendo la decisión de países como Inglaterra de desarrollarla en su país en enero de este año".

Y agregó: "Afirmamos nuestro apoyo al multilateralismo político y económico, basado en la premisa que, los actuales y futuros proyectos políticos y económicos deben generar beneficios al pueblo argentino. Coincidimos con la política del Gobierno Nacional de evitar injerencias extranjeras que condicionen la libre elección y puesta en marcha de las mejores políticas a implementar en nuestro país".

La reunión de la comisión binacional refirió, por caso, a la cooperación en agroindustria, asuntos espaciales, intercambios en defensa, ciencia y tecnología, asuntos oceánicos, temas culturales y deportivos. No apareció el tema telecomunicaciones de modo estricto.

"China no es Huawei y Huawei no es China", dijo, con vehemencia, otra fuente consultada por iProfesional que también prefirió el off, y que conoce de cerca la relación entre las distintas partes involucradas en la discusión.

Y agregó que la tecnología de 5G, por ser un estándar, no es una tecnología que la ofrece China a la Argentina, sino que es una empresa china la que le vende esa tecnología a empresas que deciden cuál de todas las disponibles comprar. Señaló que, por esa misma razón, no es un tema que deba estar en la agenda bilateral argentino-china.

5G es un estándar creado por una organización integrada por miembros de Estados Unidos, Asia y Europa
5G es un estándar creado por una organización integrada por miembros de Estados Unidos, Asia y Europa

¿El tema está en la agenda bilateral de la Argentina y Estados Unidos? Pareciera que sí, de acuerdo a lo que pudo saber iProfesional de otras fuentes consultadas que, casualmente, también pidieron un estricto off. 5G sí acapara la atención de parte de los intereses de Estados Unidos con presencia en la Argentina. Y tienen argumentos para mirar con atención los movimientos de Huawei en el país.

Sostienen que la proveedora de equipamiento tiene subvención del Gobierno chino, razón por la que sus soluciones cuestan hasta un 30% menos lo que, en su interpretación, genera distorsiones en el mercado. Además, y en relación a 5G estrictamente, refiere a esas mismas subvenciones para poder ofrecer condiciones financieras que ningún operador de telecomunicaciones puede dejar pasar.

Este es el escenario actual en la Argentina. Huawei es uno de los principales proveedores de infraestructura de las redes 4G de los tres principales operadores del país: Telecom, Telefónica y Claro. 

Aún no hay definiciones sobre 5G en el país. Y lo que debe decidir pasa por el espectro sobre el que se apoyarán esas futuras redes, no por la tecnología y, mucho menos, por el proveedor al que le deberán comprar las compañías de telecomunicaciones porque son ellas, en definitiva, las que toman las decisiones de negocios.

¿Por qué Trump prohíbe a Huawei en su país y les impide a las compañías norteamericanas tener negocios con ella? Porque eso forma parte de las potestades de las naciones. Si es justo o no es otra cosa.

Mientras tanto, los países tomarán decisiones políticas y la tecnología continuará evolucionando y desarrollándose. Que los países europeos, como España, pidan definiciones concretas a los gobiernos sobre el tema responde al hecho de que este sector planea sus inversiones y decisiones de negocios para el largo plazo.

El desarrollo de una red demanda, al menos, cinco años, y lo que se decida hoy será lo que impacte justo cuando termine el plazo de las empresas de Gran Bretaña para desinstalar Huawei. Y cuando eso ocurra el mundo podrá haber cambiado. La tecnología también. Hasta se estaría hablando de manera concreta de 6G. Hace un par de días, Samsung puso a 2028 como la fecha de inicio de esta tecnología. Esta historia continuará.

Temas relacionados
Política en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído